miércoles, 10 de junio de 2015

COLECCIÓN DE CASOS ÉTICOS PRÁCTICOS PARA ASISTENTES Y SECRETARIADO EJECUTIVO Y ADMINISTRATIVO





COLECCIÓN DE ALGUNOS CASOS ÉTICOS  PARA ASISTENTES DE DIRECCIÓN Y SECRETARIADO EJECUTIVO PRESENTADOS POR ALUMNAS Y ALUMNOS  EN LAS CLASES DE ISSA (SAN SEBASTIÁN-DONOSTIA). INVESTIGADOS POR ELLOS MISMOS

La siguiente colección de casos pretende compartir en un foro abierto el trabajo de los últimos años desarrollado en las aulas. Son casos de ética específicos para asistentes de dirección teniendo como referencia el libro: “Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa” de Rafael Hernández Urigüen.

Antes de exponer los casos, se recuerda que continúa abierta  una iniciativa solidaria que envía gratuitamente el libro citado para formación de profesionales en Latinoamérica:


A Perú para la Escuela  Condoray (Yauyos-Perú) 


y  para la Asociación Anasses http://www.anasses.com/


También para la escuela padre Gumucio enChile:


Para  México  a  Dña. Gricel Arjona Mújica, fundadora de  la Asociación Mexicana de Secretarias y Asistentes Administrativos, A.C. (AMEXSAA) y que desarrolla programas formativos  para secretarias en la ciudad del Carmen, Campeche, México

Todas las personas que deseen colaborar aunque sea con una pequeña aportación económica pueden  efectuar los ingresos en esta cuenta de

Kutxabank:

20955957761070369474

Código IBAN: 

ES7720955957761070369474


BIC: CGGKES22
Al hacer la transferencia puede  escribirse como concepto: libros gratis Latinoamérica









COLECCIÓN DE CASOS

ABRIL DE 2014

 AUTORA: ÁLVAREZ CAMPANO JULIA


Despido injusto a causa de maternidad

  Matilde, asistente de dirección de una empresa dedicada a la publicidad y relaciones públicas, está casada y tiene dos hijos. A sus 32 años de edad, después de haber pasado por diferentes puestos en la empresa, le conceden el ascenso que siempre había deseado. Matilde tenía una buena relación tanto con los empleados y trabajadores como con el director general de la empresa, pero esto llegó a su fin cuando le comentó a su jefe que estaba embarazada. El ambiente de trabajo había cambiado por completo, el jefe cada vez le asignaba menos tareas cediéndoselas a sus compañeros y añadiendo que los últimos trabajos que ella había realizado no eran lo suficientemente buenos y que cada vez ponía menos interés en el trabajo y que sólo iba a cumplir el horario preestablecido ya que el jefe en sus primeros años de trabajo le llamaba hasta en días festivos y Matilde ahora aunque quisiese no puede atender a su jefe.

Matilde se enteró por el típico boca a boca de todas las empresas que se iba a producir una reducción de plantilla y empezó a darse cuenta de la situación en la que se encontraba. Matilde con 32 años y dos hijos estaba embarazada de cinco meses, su marido por la crisis que ha sufrido nuestro país se quedó sin trabajo ya que trabajaba en la construcción. En ese momento ella no se podía permitir su despido y decidió hablar con su jefe y contarle lo de su marido. La respuesta del jefe fue que pese a sus derechos por la maternidad y las nuevas leyes que habían entrado en vigor, su puesto iba a ser eliminado pese a la reducción de plantilla y que al no haber otra persona que fuese a suplir su puesto, tampoco se podría reincorporar cuando cumpliesen las 16 semanas (4meses)  que se conceden por la baja de maternidad.

Matilde finalmente fue despedida a los seis meses de su embarazo alegando una reducción de plantilla.

Este es otro caso de injusticia laboral por parte del jefe contra la mujer en este caso por su motivo de maternidad.

Según la legislación española Matilde podría denunciar a la empresa.

Para profundizar en el caso véase el capítulo 5 y el Anexo I que recopila la legislación española sobre la maternidad del libro “Asistente de dirección: Crecimiento personal/ excelencia corporativa” Autor. Hernández Urigüen, Rafael





AUTORA: BASABE VELASCO CLAUDIA

Empresas con “filosofía  a favor de la maternidad” y prácticas discriminatorias

Este es el caso de Natividad, una mujer casada y con 2 hijos que estudió la carrera de graduado social y trabaja en una empresa de decoración. Desempeña el puesto de administrativa desde hace ya diez años y nunca ha tenido ninguna queja, le gustaba mucho su trabajo y estaba muy a gusto.

Hace un poco más de un año se quedó embarazada de su primer hijo. Durante el embarazo todo fue bien en la empresa: trabajaba a jornada completa y cogió la baja por el embarazo sin ningún problema. No le dijeron nada sobre lo que podía pasar cuando tuviera el bebé.

Una vez que dio a luz y se quiso incorporar a trabajar, la empresa le comentó la opción de dejar de trabajar a jornada completa y que hiciera solo media jornada. Esto suponía una disminución del sueldo, el cual no se podía permitir con un recién nacido en casa, ya que el bebé le suponía gastos médicos e higiénicos, entre otros.

A pesar de que Natividad tenía todo el derecho a seguir trabajando a jornada completa, la presión que recibía por parte del directivo era cada vez mayor y le suponía una agonía tener que decidir qué hacer. No pidió ayuda especial ya que estaba en todo su derecho de seguir con el mismo contrato de trabajo y la empresa era consciente de ello.

Tras pensarlo mucho y hablar con familiares y amigos de confianza, decidió que lo que debía hacer en su situación era seguir trabajando como hasta ahora: a jornada completa y con el mismo sueldo y puesto de trabajo. Esta decisión produjo mucha tensión en la empresa y sobre todo con su directivo.

Ahora, Natividad está esperando su segundo hijo y cada vez le cuesta más compaginar la vida familiar y el trabajo, pero tiene la suerte de contar con su marido para que la situación sea más llevadera en ambos sitos.

En cuanto a la situación de la empresa, tiene un buen ambiente de trabajo, pero no porque la empresa hubiese cedido en dejar de presionarla, sino porque le ampara la ley y tenía el derecho a tomar su decisión.

Esta empresa siempre había hecho alarde de tener una filosofía favorable a la vida familiar, y Natividad, en ese aspecto, siempre había estado tranquila. Pero cuando un caso así dejar de ser una mera filosofía escrita sobre papel y se convierte en un caso real, cada una de las partes mira por su propio beneficio.

Como reflexión yo diría que en la teoría se respetan los derechos, pero la visión del empresario y el trabajador es muy distinta, y es más fácil defender un caso como este  en papel que en la vida real. Hay que poner una visión más humana cuando se trata de un caso real y cuando se tratan de personas y sus derechos.




 AUTORA: CID ANNE

Políticas de conciliación empresarial eficaces

Natalia terminó los estudios de Issa en el año 1990. Antes de introducirse en el mundo laboral, decidió realizar un master en California dedicado al marketing. A su vez, aprovechando su estancia en EEUU, se sacó diferentes títulos como el Proficiency y el de Comercial. Además para ayudar económicamente a sus padres a pagar su estancia, trabajo como profesora de su idioma materno (castellano) en una academia estadounidense.

Por todo ello, entre otras muchas más cualidades, podemos decir que Natalia es una mujer trabajadora, fuerte, aplicada y con ganas de ampliar su conocimiento.

Un año más tarde regresó a San Sebastián. Desde su llegada se dedicó a encontrar el trabajo de sus sueños, trabajar en una empresa internacional. Pero comenzó como asistenta en la Caja Rural.

Natalia estaba muy contenta en su nuevo trabajo, se llevaba muy bien con todos sus compañeros, a ser sinceros, la querían, todos hablaban muy bien de ella. Fue aquí donde encontró su pareja.

Transcurridos dos años viajo a Londres. Una ciudad de la que guarda muy buenos recuerdos ya que en su adolescencia viajó varias veces consecutivas con el fin de mejorar su inglés. En esos veranos, Natalia, tuvo la oportunidad de hacer muy buenos amigos.

Esta vez decide volver a Inglaterra con el fin de reunirse con todos ellos. Fue un encuentro muy emotivo ya que volvieron a vivir de alguna manera su juventud, mientras contaban anécdotas inolvidables. También compartieron su vida actual, hablaron sobre su estado civil, familia, pero el tema que tuvo más relevancia fue el trabajo.

Natalia contó su breve experiencia como asistenta en la una entidad  bancaria española, pero a su vez confesó que a pesar de estar muy contenta sigue persiguiendo su sueño. Sus amigos intrigados preguntaron de que se trataba y ella contesto: "Poder tener algún día la oportunidad de trabajar en una empresa internacional"

Dio la casualidad que uno de sus amigos, Miguel, trabajaba en uno de los bancos más conocidos del mundo con la sede en Inglaterra, llamado HSBC. Miguel le dio la gran noticia de que el banco estaba buscando una segunda asistenta por lo que sin pensarlo dos veces decidió presentarse a la entrevista.

Por su amplio currículum, su saber estar y su educación fue la elegida para el nuevo puesto como asistenta del banco HSBC.

Tan pronto como pudo, contactó con su familia para informarles sobre la noticia. Esta llevó a tomar decisiones importantes. Una de ellas; mudarse con su pareja a vivir en una nueva ciudad, Londres.

Cuatro años más tarde, Natalia, estaba feliz en su trabajo pero la enfermedad de su marido, Juan, se cruzó en su vida. Juan comenzó con tratamientos fuertes, por esta razón, necesitaba más que nunca la atención de su mujer.

Natalia comenzó a notar un estrés nada beneficioso para su salud, sentía que no podía con todas sus responsabilidades, por ello decidió hablar con su jefe. Mantuvieron una conversación sincera, ella le  contó la situación por la que estaba pasando y su jefe la entendió.

Ante esta complicada situación no tardaron en buscar una solución. Fue el mismo jefe quién decidió darle la baja ya que entendió perfectamente por lo que Natalia estaba pasado. A su vez, le dijo que no se preocupara por su puesto de trabajo ya que no lo perdería.
En suma, le agradeció todo lo que había hecho por la empresa y reconoció su excelente actitud en el trabajo.

Natalia solo tenía palabras de agradecimiento. Fueron estas palabras las que salieron de su corazón. “Muchas gracias por entenderme, he tenido mucha suerte de tener un jefe tan comprensivo y tan buena persona como eres tú. Que Dios te bendiga”

OPINIÓN PERSONAL:

Desde mi punto de vista, el jefe de Natalia a actuado adecuadamente. Pienso que hoy en día quedan muy pocos directivos que entiendan y se pongan a la altura o en la piel de los problemas de sus trabajadores.

Pienso que el objetivo y la excelencia de las empresas no solo está en obtener beneficios y satisfacer a los clientes sino, a su vez, tener en cuenta a los trabajadores y de alguna manera  satisfacerlos.




AUTORA: DE MIGUEL PEREZ ELVIRA

Denunciar malas prácticas

Susana era la nueva AD del departamento de marketing de una compañía con más de ochenta años de historia dedicada a la fabricación de envases.  Su tarea era además de atender llamadas, visitas y organizar reuniones, llevar la contabilidad y los gastos de su departamento.  Su superior era  Alfredo, el jefe de departamento, que llevaba trabajando para la compañía 20 años y por lo tanto era de total confianza para el gerente, hijo del propietario de la empresa.

Alfredo tenía que viajar porque llevaba la red comercial por toda España y tenía que presentar a Susana todas las facturas de los gastos que tuviese en los viajes. Así fue como ella descubrió la falta de honradez de su superior y la forma en la que se aprovechaba de la confianza que el gerente había depositado en él.

Susana llevaba tan solo un mes trabajando allí cuando encontró un error en una factura y al revisar el resto se dio cuenta de que la mayoría habían sido trucadas o eran falsas. Los costes que se encargaba de cubrir la empresa eran de juergas en sus viajes de negocios, donde corría el champán francés, y compras de regalos para sus familiares.

En el momento en el que descubrió esto su moral no le permite seguir consintiendo estos engaños hacia la empresa. Susana decide hablar con Alfredo para explicarle que esto no es lícito porque ella se ha dado cuenta de lo que está pasando y su lealtad hacia el gerente no pasará este engaño por alto. Alfredo debe ser honesto, devolver el dinero, ofrecer a su jefe una explicación y volver a cuadrar la caja. Sin mediar palabra, Juan se dirigió al gerente.

Durante la mañana del día siguiente el gerente llamó a Susana a su despacho para presentarle una carta de despido por incompetencia. Cuando ella le preguntó por las razones se dio cuenta de que era consecuencia de su charla con Alfredo y que el gerente no había sido informado de las facturas amañadas. Ella le mostró sus pruebas  y le explicó que no consideraba ético ni honrado seguir pasando las facturas como se había estado haciendo con la antecesora a su cargo.

El gerente descubre que Alfredo no solo se aprovecha de su confianza para despilfarrar el dinero de la empresa sino que también para impedir ser desenmascarado por la nueva asistente, última persona en llegar a la empresa. Valoró la honradez de Susana y su bien hacer por la empresa y decidió hacerle un contrato indefinido confiando en ella el empeño de otras funciones más próximas a la gerencia.




AUTORA DURÁ FERNANDEZ LEYRE

Siguen los acosos

Sandra estudió asistencia de dirección hace diez años, no llegó a trabajar en España y se mudó con su familia a Nueva York nada más finalizar la carrera.

Sandra es una chica joven, de buen ver, amable, siempre dispuesta a ayudar a los demás.

Su lengua materna es el Castellano y en la carrera estudió la lengua francesa. Por lo que nada más llegar a Nueva York se inscribió en un cursillo intensivo para sacarse títulos de inglés y tener acceso a trabajar, ya que sin títulos no podía demostrar su conocimiento del idioma. Mientras estaba en el cursillo,  Sandra consiguió un trabajo de niñera ya que de lo que había estudiado no podía encontrar.

Trabajó durante un año y medio de niñera y estaba muy a gusto, al igual que para la familia que trabajaba. Dejó este empleo cuando fue admitida para trabajar en una multinacional, allí mismo en Nueva York, en el área de recursos humanos de asistente de dirección.

Sandra comenzó a trabajar con mucha fuerza y energía, ya que siempre le había gustado esta área de la empresa. Su jefe, Robert, fue muy exigente con Sandra desde el primer momento, lo que a Sandra no le molestaba y se sentía realizada al acabar su jornada laboral. Sandra mantenía una buena relación con los demás compañeros de la empresa, y hasta organizaban cenas de vez en cuando. Ella les consideraba amigos a todos ellos -incluido a su jefe-, aunque ella era muy diplomática y sabía separar la relación profesional de la personal.

Cuando Sandra llevaba trabajando en esta empresa 3 años, Robert empezó a acosarla, a requerir su ayuda cada dos por tres. Sandra no se sentía a gusto y comenzó a esquivar a su jefe, aunque realizaba todo el trabajo que él le pedía. Sandra comentó con su familia lo que le estaba sucediendo en el trabajo y su padre le dijo que abandonase el empleo y que buscase otro trabajo, ya que con su perfil no tendría problemas, pero Sandra no quería fallar a la empresa que le había  brindado aquella oportunidad de sumergirse en el mundo profesional.

Llegó el día en el que Sandra no pudo aguantar los continuos halagos e insinuaciones de su jefe y decidió abandonar la empresa sin decir nada a nadie y sin dar ningún tipo de explicación, además cortó todo tipo de relación con sus antiguos compañeros de trabajo porque se sentía humillada.

● ¿Qué harías si estuvieses en la situación de Sandra?
● ¿Hubieses actuado como ella hizo?
● ¿Qué valores éticos se representan en este caso?





AUTORAS: FRAILE, IRUNE  Y SOTO SARAH

Qué hacer con un compañero alcohólico

Ramón es  el responsable de uno de los sectores de una empresa reparación eléctrica. Tiene a su cargo a cinco personas pero la relación entre trabajadores es muy buena, Ramón afirma que “ante todo son compañeros”. Nos habla de un caso que ocurrió hace unos años en su empresa.

Juan es uno de sus trabajadores que lleva 6 años en la empresa. Nunca han tenido ningún problema con él. Llegaron nuevas normas a la empresa y esto hizo que Juan dejase de tener turno por la mañana y pasase a ser por la tarde con otro compañero. En un principio Ramón no nota ningún cambio en Juan, va a gusto a trabajar pese a que el horario no le gusta mucho.

Un día, Ramón llega a la oficina y nota que Juan está un poco raro, los gestos que utiliza al hablar no son habituales en él y su comportamiento no es como el de siempre. Durante unos días, Ramón no nota nada fuera de lo normal en Juan pero días más tarde vuelve a observar que Juan está raro y además le nota  que desprende un ligero olor a alcohol.

Ramón, ante esta situación, se siente un poco perdido. No sabe si hablar directamente con sus superiores será lo correcto o debería primero hablar con Juan. Finalmente Ramón Decide hablar con sus compañeros y compañeros de Juan. Habla con ellos  y sus compañeros, hartos de taparle, confiesan a Ramón que Juan lleva varias semanas llegando ebrio al trabajo.

Ramón antes de dar parte a sus superiores decide hablar con Juan. Juan le comenta que no está pasando por un buen momento pero que le promete cambiar y no beber antes de ir al trabajo. Juan cumple con su palabra pero esta nueva actitud apenas dura dos semanas. En este tiempo Ramón vuelve a ver a Juan llegar al trabajo en de una forma inadecuada.

Ramón le da una segunda oportunidad antes de hablar con sus superiores. Le aconseja que vaya al médico y que intente salir de esta situación poco beneficiosa. Ramón también decide hablar con la familia de Juan para poner entre todos solución a este problema.

Juan coge la baja por un mes. Al poco tiempo de volver a trabajar recae y Ramón notifica esta situación de nuevo. Entonces es cuando Ramón decide no darle más oportunidades y hablar con sus superiores.

Los superiores deciden sancionarle suspendiéndole sus tareas del trabajo por un mes, sin ningún tipo de remuneración. Juan pasa un mes fuera del trabajo. Cuando Juan cumple el periodo de suspensión se reincorpora a su puesto de trabajo pero una vez más ebrio. La notificación pasa directamente a las personas con cargos superiores en la empresa y sancionan nuevamente a Juan, esta vez por tres meses. No siendo suficiente esta sanción Juan vuelve a acudir en un estado inadecuado a su puesto de trabajo.  Con su actitud llego al despido pero el problema no acabo aquí. Juan era sindicalista, y según la ley los sindicalistas no pueden ser despedidos mientras lo sean. Y en adición, los sindicatos apoyaron a su compañero en todo momento recurriendo su despido.

El despido llego al Tribunal Supremo. La sentencia del juez obligaba a la empresa a:
1-        Dar una indemnización a Juan por despido improcedente.
2-        Readmitirle en el trabajo con las mismas condiciones y puesto que tenía hasta ahora por un año.
Juan fue readmitido en el trabajo. Para la empresa tener a Juan durante un año más no era lo más cómodo, aun así Juan permaneció en su puesto de trabajo hasta que al finalizar el periodo de un año volvió a ser despedido por reincidir en su problema. Esta vez el despido fue totalmente legal.




AUTORA: GARAGORRI SISTIAGA CLAUDIA

Malas prácticas a pesar de ser socios

Tras acabar sus estudios en ISSA, Pilar inició a trabajar en una empresa de importación de ferroaleaciones. Esta empresa había sido creada apenas unos años antes de que Pilar comenzase su trabajo en esta.

La organización importaba de países como Sudáfrica y Suecia, materiales que se utilizaban en diversos tipos de empresas de la industria vasca, por lo que el dominio de idiomas con el que salió Pilar al acabar sus estudios en ISSA le ayudó mucho a la hora de desempeñar su trabajo.

Dicha empresa era de dos socios amigos, uno de los cuales de dedicaba a la gestión y hacía de Gerente, y el otro era el propietario de una empresa de la que necesitaban esa materia prima para la fabricación de sus productos. Pilar conocía al Gerente desde hacía muchos años ya que era un amigo de su padre.

Cuando Pilar comenzó a trabajar, la empresa estaba en sus inicios y empezaban a ganar mucho dinero, pero nunca mejor dicho que “la avaricia rompe el saco”. El Gerente empezó a abusar de la confianza de su secretaria, Pilar, y comenzó a realizar acciones no muy éticas en contra de su otro socio. El Gerente estaba imputando múltiples gastos personales a gastos de empresa. Éste decía a su secretaría que no comentase nada de lo sucedido al socio. Pilar empezó a sentirse abrumada y hasta amenazada ya que el Gerente le comentó en alguna ocasión que si salía a la luz algo de lo sucedido, ella sería despedida.

Al principio, Pilar no sabía cómo actuar dada su  poca experiencia en el mundo empresarial. Según el fraude iba aumentando, el Gerente pidió a Pilar que ocultase cierta información y volvió a amenazarle con despedirle si contaba algo.

Tras acudir a su padre y a varios amigos, un día Pilar decidió contarle todo lo sucedido en la empresa al otro socio. Este agradece su sinceridad y a pesar de que él le prometió a Pilar que mantendría su puesto, ella decidió dimitir.

Al final, tras  muchos desencuentros, los dos socios se separaron y la empresa se disolvió.

Pilar, tras unos meses en paro, encontró un nuevo trabajo en el cual lleva 15 años trabajando ahí, y está muy contenta ya que en él, valoran su trabajo y en ningún momento le han pedido que haga nada inmoral. Hoy en día recuerda esa historia como algo del pasado y se da cuenta de  lo bien que actuó tras darse cuenta de todo lo que estaba sucediendo. En aquella época era una chica muy inocente y no se daba cuenta de la maldad de algunas personas, pero de todo se aprende en esta vida, nos comenta sonriendo.




AUTORA: JIMENEZ SANTAMARÍA MARIA ANGÉLICA

¿Mezclar lo sentimental con lo laboral?


Nicol Rivera, tiene 24 años de edad y trabaja como Asistente General en un Hotel multinacional de una Ciudad turística cerca de las costas del Caribe. Ella con su corta experiencia laboral  ha ejercido su carrera por dos años, sostiene una cordial, amable y hasta amistosa  relación con sus compañeros y compañeras de trabajo. Su apariencia física  y su manera de ser un poco extrovertida atraen rápidamente la atención de sus allegados y como consecuencia  se ha involucrado amorosamente con su jefe superior. 

Tras llevar varios meses de amores clandestinos con su jefe laboral, Nicol comenzó a mezclar  los asuntos laborales con los asuntos personales hasta tal punto en que cuando su “Jefe” le mandaba a hacer una tarea  en el trabajo y ellos habían tenido discusiones sentimentales anteriormente ella solo respondía que “NO LO HARE”.

Su jefe frustrado por estas acciones y con  temor a crear una “escenita” simplemente opta por encomendarle la tarea a otra persona generando en si una cadena de disgustos y asosiegas en el ambiente laboral. 

Muchas personas se están dando cuenta de la preferencia del jefe por Nicol  y han comenzado a indagar sobre el asunto. (Aunque pueden favorecer la motivación laboral, las repercusiones para las empresas pueden ser negativas) (En muchas empresas está prohibido vincular laboralmente a familiares directos de los empleados).

Aunque no se prohíbe en el Código Sustantivo de Trabajo, este le permite a la empresa generar sus propias reglas al respecto. Importante para que los empleados no caigan en una violación al contrato de trabajo y se configure una justa causa para ser despedidos.) 

Discusión.

• Claramente estamos  enfrentándonos a un caso de Ambiente Laboral, en donde el personaje principal, Nicol muestra serios indicios de imprudencia laboral en donde ha mezclado diferentes factores éticos que le podrían costar caro. Una de las consecuencias de mezclar asuntos laborales y asuntos sentimentales es que  le podría costar “su puesto” es decir despido por motivos personales.
• Otra consecuencia sería que el “Jefe” se canse de sus irreverencias y termine con la  ruptura de la relación y con su despido también.

  Las posibles  soluciones al problema:
• Si Nicol quiere continuar con su relación de pareja y de trabajo debería mantener distancia y entre su jefe y ella en el lugar  de trabajo, y así podrá mantener una relación cordial en los dos entornos.





AUTORA: MURILLO OLAIZOLA LEIRE

Definir y defender las competencias. Las pretensiones de un jefe.

Ana es una mujer que estudió  ISSA desde 1981 hasta 1983 y que hoy en día trabaja como organizadora de eventos y marketing en  una empresa de investigación y proyectos técnicos. Al acabar ISSA, pasó un año en Inglaterra para mejorar su inglés y al volver antes de encontrar un empleo fijo, se dedicó a suplantar sustituciones de bajas de diferentes empresas que le llamaban.

Todo comenzó cuando le llamaron para acudir como secretaria de dirección a una pequeña empresa dedicada a la venta de maquinaria. El gerente creó una pequeña empresa compuesta por una secretaria de dirección y dos empleados. El gerente comenzó a pasar los límites profesionales pidiendo a los empleados asuntos personales que no tenían que ver con el trabajo e incluso fuera del horario laboral: si el gerente quería trabajar un domingo, exigía a los empleados pero sobre todo a la secretaria que acudiese con él. Por mucho que la secretaria intentase mediante diálogo y entendimiento decirle que no podía disponer del horario personal, el gerente consideraba que la secretaria debía de estar a su disposición en todo momento.

Además de ello, utilizaba a Ana para temas personal como la relación que mantenía con su novia. Ya que tenía problemas con ella, pedía a la secretaria que dejase la oficina para que acudiese a entregar cartas que le escribía el gerente a ella para arreglar sus asuntos. Un día, Ana acude a casa de la novia de su jefe para entregarle lo que le había ordenado el jefe y la chica ni siquiera contestó a la puerta. Ella volvió a la oficina con la carta de vuelta y el jefe lo valoró como si no hubiese cumplido su función de secretaria.

A pesar de que el padre de Ana le asesoraba con buscarse otro empleo, Ana mientras buscaba algo mejor, tenía que seguir soportando a aquel hombre; jefe suyo. Para llevar a cabo su negocio, el gerente tenía que realizar la compra de diferentes objetos y materiales. Recibía llamadas por deudas que tenía con diferentes tiendas y para no tener que ir él a dar la cara, mandaba a Ana a realizar el pago de sus deudas.

Finalmente gracias a su empeño en buscar algo mejor  y a los consejos de su padre, Ana logró encontrar otra empresa donde poder ir y por suerte puedo abandonar a su jefe que tanto la necesitaba.

Como consecuencia positiva de toda esta experiencia, los dos empleados de la pequeña empresa que también sufrían otro tipo de abuso y la secretaria hicieron una gran amistad compartiendo los problemas y apoyándose entre ellos. Hoy en día, tras 30 años, siguen manteniendo buena amistad y en todos los encuentros que tienen, se mofan de aquella experiencia que tuvieron y de la situación que tenían. Agradecen lo que aprendieron de aquella situación, viendo la falta de experiencia que tenían.



AUTORA: PRADERE LIZARRAGA MARÍA

Un hijo con síndrome de down

Laura tiene 44 años. Desde hace 14 años trabaja como asistente de dirección en un bufete de abogados. Está casada desde hace 15 años con su marido y tiene dos hijos: Pablo y Miguel, de 10 y 5 años.

A los pocos meses de nacer Miguel descubrieron tras varias pruebas médicas que padecía la enfermedad llamada “Síndrome de Down”.  Desde ese momento tanto Laura como su marido fueron conscientes de los cuidados que iba a necesitar Miguel. A medida que Miguel iba creciendo, su dependencia para las actividades diarias se hacía cada día mayor y la atención que requería también.

Un día Laura se dirigió al despacho de su jefe para hablarle de la situación por la que estaba pasando su familia. Ésta le comentó que su hijo pequeño requería muchísima dedicación y atención debido a su enfermedad y que con los horarios de trabajo que tanto su marido como ella tenían, no podían atender a su hijo debidamente. Por ello Laura le pidió a su superior una reducción de jornada y por tanto, de sueldo.

El jefe de Laura considerando la postura en la que se encontraba su asistente y la amistad que les unía, le concedió un horario de media jornada y además, no le redujo el sueldo si no que se lo aumentó un 10% debido a su antigüedad en la empresa y el costo de los tratamientos que iba a necesitar su hijo.

Así Laura pudo proporcionar los cuidados y tiempo que requería Miguel y su enfermedad y la subida de sueldo ayudó en gran medida en la financiación de su tratamiento.

Discusión
  El comportamiento del jefe de Laura ante el problema de su asistente es ejemplar. El superior podría  haber prescindido de su asistente y haber contratado a una más joven que por más horas de trabajo recibiese un sueldo menor. Sin embargo, comprende, ayuda y facilita la vida a su compañera en medida en la que él puede.




AUTORA: SANCHO ORTEGA LAURA

Justicia: no dejarse explotar


Teresa acaba de finalizar sus estudios universitarios y lleva tres meses trabajando en una empresa madrileña dedicada a la importación y exportación de mercaderías. Comenzó su primer día de trabajo con ilusión y motivación. Ella considera que está muy bien cualificada y que afrontará las tareas que le sean encomendadas sin dificultad.

Recién llegada a la empresa se reúne con el director de la misma. Este se encarga de asignar a Teresa las tareas que tiene que realizar y le sitúa dentro de la empresa.
-             ¿Cuáles fueron las tareas que le encomendó su jefe?
Fundamentalmente, responder llamadas, gestionar su agenda, hacerme cargo de la contabilidad de la empresa y ser su intérprete a la hora de negociar con directivos de empresas de habla alemana.

-             ¿Tuvo algún problema o le supuso algún tipo de dificultad la realización de estas tareas?
En un principio no, pero pasado el primer mes las tareas se me empezaron a acumular y eran cada vez de mayor responsabilidad. Decidí organizar mis labores pero aun así las horas de trabajo no eran suficientes para la realización de mis funciones. Durante los dos primeros meses trabajé más horas de la cuenta.

-             ¿Estas horas extras le fueron recompensadas?
En absoluto, ni económica ni personalmente. Día a día mis horas de trabajo se alargaban en tres horas más de las pactadas en mi contrato. 

-             ¿Cómo se sentía dentro de la empresa?
Me sentía infravalorada a pesar de que se me exigía más de la cuenta. Al parecer, era la única empleada de la empresa que manejaba el idioma alemán y, como consecuencia de ello, mi jefe me hacía responsable de todo trámite de negociación con las empresas alemanas.

-             ¿Esta presión laboral le acarreó problemas personales?
Sí. Durante los dos primeros meses sufrí estrés y ansiedad. Mi cargo suponía afrontar muchas responsabilidades y esto me satisfacía pero desde mi punto de vista, la confianza que depositó mi jefe en mí se convirtió en una explotación hacia mí, como empleada, de la que no recibí ninguna compensación económica ni agradecimiento.
           
-             ¿Cuándo decidió comunicarle su situación a su superior?
Cuando mi situación personal comenzó a empeorar a raíz del estrés y la ansiedad.

-             ¿Cómo reaccionó su jefe?
Para mi sorpresa, reaccionó con pasividad. No me puso ninguna pega y apenas hizo comentarios al respecto de mi queja.  Dos días después de reunirme con mi jefe, una nueva empleada pasó a formar parte de la empresa. De un día para otro mis tareas se redujeron al mínimo y fue ella quién paso a ocuparse de las tareas esenciales.

-             ¿Qué hizo usted ante esta situación?
Presente mi dimisión voluntaria. No me sentí ni respetada, ni escuchada, ni si quiera valorada por mi jefe.

-             ¿Cómo terminó todo?
 Decidí dejar la empresa y enviar currículos a otras empresas que estuviesen dispuestas a tenerme en consideración.

-             ¿Le costó superar la situación?
No, apenas tenía experiencia laboral y me veía con posibilidades de emprender otro trabajo que se adaptase mejor a mis valores y funciones como asistente de dirección.
     
-             ¿En qué trabaja usted actualmente?
Soy asistente de dirección en la empresa X. Me encuentro contenta y realizada.






AUTORA: VITORIA, ANA

Empresas que apuestan por la maternidad y la conciliación

Hace 4 años Arantxa X, ex alumna de ISSA trabajaba 10 horas al día en una empresa de Lekumberri. En 2010 decidió cambiarse de trabajo ya que se iba a casar y quería formar una familia y esta empresa no le concedía la compatibilidad que ella quería para formar una familia.

Actualmente trabaja en una sociedad anónima, una pyme que se encarga de la producción de plásticos. Como ya he mencionado antes se incorporó a esta nueva empresa en 2010, y en estos ultimo 4 años se ha casado y ha tenido un hijo.
En este caso podemos  analizar la baja de maternidad y reducción de jornada que le concedieron a Arantxa ante su nueva situación familiar.

Tras dar a luz a su hijo obtuvo una reducción de jornada del 33% concedida por la empresa con un horario flexible.

La empresa le concedió la baja por maternidad sin ningún problema.
Un mes antes de que naciera el niño  se cogió la baja de un mes debido a que el trabajo le resultaba muy pesado durante el ultimo mes de gestación. Tras el nacimiento de su hijo obtuvo una baja de 16 semanas, la que concede el estado, además la empresa le dejó juntar las vacaciones  por lo que obtuvo un mes más y también pudo agrupar las horas de lactancias y obtuvo dos semanas más.

Además durante el primer año de maternidad la empresa le proporcionó un horario flexible (de 11 a 5), el segundo año el horario también se le modificó y actualmente trabaja de (9 a 3). Gracias a esto consigue compatibilizar la familia con el trabajo perfectamente.

Aunque esta empresa  no dispone de una filosofía favorable a la vida familiar, podemos afirmar que en todo momentos se mostró flexible y actuó adecuadamente, ofreciendo mucha flexibilidad y compatibilidad.

Sin embargo, Arantxa,  piensa que las leyes del país no protegen lo  suficiente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y management assistance y dedicarse suficiente a la familia. Ella cree que la baja de maternidad debería ser de una año ya que el primer año es muy importante que el recién nacido lo pase con la madre. Pero este no es problema de la empresa en el que trabaja sino del Estado que no proporciona suficientes subvenciones a las empresas.




AUTORA ZARZA TOYAS, MAGDALENA

Persona entrevistada: Magdalena Toyas Jalón [ISSA 87]

La  figura del asistente de dirección en una empresa familiar


Magdalena es secretaria de dirección. Comenzó ISSA después de acabar un grado superior de administrativo. Empezó trabajando en la empresa familiar desde abajo. Le enseñaron a archivar con 14 años y de ahí en adelante, cada verano, se le asignaba una tarea simple y sencilla con las que iba aprendiendo el valor y la importancia del trabajo.

Tras acabar el grado de administrativo, y después de llevar tres años trabajando en la empresa como contable, decidió ampliar su formación y vino a ISSA a estudiar secretariado de dirección. Mientras estudiaba seguía llevando gran parte de la contabilidad de la empresa.

Cuando se graduó y a pesar de que su padre le animó a que buscara un trabajo fuera de la empresa familiar, tomo la decisión de seguir trabajando con su familia. Durante más de  10 años trabajó codo con codo con su padre, hasta que años después se cerró la organización. Magdalena afirma que trabajar en una empresa familiar es algo totalmente diferente y muy especial. Ella creció a la vez que crecía la empresa.

Asegura que, además, fue consciente de cómo la toma de decisiones afectaba a la marcha del negocio. En muchas ocasiones ella estaba involucrada en estas decisiones, ya que se le preguntaba su opinión. Añade que se trabaja de otra manera, eres más responsable de tus actos y ayudas en todo lo posible para que la empresa salga adelante. El trabajo de Magdalena consistía en organizar las ferias de muebles en las que presentaban a los clientes sus productos pero sobre todo se encargaba de la parte financiera: contabilidad, balances y las gestiones con los bancos, entre otras tareas.

Añade que en una empresa familiar, aunque sea grande, acabas echando una mano en lo que se pueda. Su figura como secretaria de dirección tuvo una gran importancia en la pequeña expansión internacional por la que apostó la empresa. Nos trasmite también que trabajar con tu familia tiene inconvenientes. Para ella el peor momento fue cuando cerró la empresa, fue un periodo difícil para toda la familia, no solo por los puestos de trabajo, si no por todo lo que significaba el negocio para ellos.

Como ella misma dice: “era algo que nos había dado muchas alegrías pero también nos había costado mucho esfuerzo, era algo de la familia, casi un miembro más”. Otro inconveniente, para Magdalena, de trabajar en familia era que algunas veces los enfados del trabajo se llevaban a casa, aunque eran las menos.


Para Magdalena fue una la mejor experiencia laboral que ha tenido, por todo lo que aprendió y porque se sentía parte de un gran proyecto como era la empresa familiar. 

COLECCIÓN DE CASOS ÉTICOS PARA ASISTENTES DE DIRECCIÓN SECRETARIAS Y SECRETARIOS-FORO LIBRE  DE DISCUSIÓN CURSO 2012-13



AUTORA: MARTA CABEZA GONZÁLEZ

MOBBING A UNA EXTRANJERA


El caso que voy a analizar trata sobre una chica que estudió ISSA- School of Management Assistants y que tras terminar sus estudios, quería realizar prácticas en el extranjero para mejorar su nivel de idiomas. Podría ser tanto Inglés como Alemán, al ser los idiomas que cursó durante sus estudios de secretariado.

Decidió mejorar su nivel de Alemán, y encontró una buena oportunidad como secretaria de dirección en una empresa en Munich. Aceptó la oferta aunque no remunerada por la experiencia de conocer la cultura de otro país y mejorar sus habilidades personales y lingüísticas. A su vez, con las complicaciones de hoy en día en cuanto a encontrar trabajo, esta oportunidad sería una clara ventaja en su currículum vitae. Todo era positivo, ya que las prácticas las realizaría en verano, para que en septiembre pudiera comenzar a cursar un Master que quería sobre dirección de empresas de moda.

Una vez instalada en la conocida ciudad alemana y tras unos días de turismo para conocer los alrededores, llegó el primer día de trabajo. Nadie le hacía mucho caso, y se encontraba un poco perdida. Compartía sus cometidos con otras dos chicas alemanas, ya que ella era la única extranjera. Los compañeros no eran amables y  se preguntaban qué hacía una extranjera en su empresa.

Esta situación resultaba incómoda, pero pensó que sería temporal, ya que no habían tenido tiempo para conocerla, que pronto cambiarían de opinión. Pero no fue así, las malas miradas y comentarios entre sus compañeros empezaban a pesarle.

Decidió acudir a su jefe para comentarle la situación, y éste le prometió que hablaría con sus compañeros, pero al fin no actuó al respecto. El tiempo de prácticas restante, estuvo desplazada, sola durante toda la jornada laboral. No comentó esta situación con su familia ni sus amigos para no preocuparles, porque al estar en otro país y sin nadie conocido, la situación era complicada.


DISCUSIÓN

Considero que en ocasiones hay que valorar más la capacidad de trabajar en equipo y adaptarse a trabajar con personas de diferentes personalidades y nacionalidades que la cualificación personal de una persona.

Se puede considerar que la protagonista de este caso sufrió mobbingdurante sus prácticas en el extranjero.

Se percibe una baja calidad moral en la actitud de los trabajadores de la empresa.
Por supuesto la errónea actitud del jefe cuando la alumna acude a pedir ayuda, ya que debería haber iniciado una investigación.

Aun viviendo esta situación durante todo el verano la víctima  supo sobrellevalar con lógica de honradez, elegancia y profesionalidad.

Para profundizar en el caso se puede consultar el libro “Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa”, los capítulos 4 y 7 de la primera parte y de la segunda parte el 1.2, capítulo 2 y capítulo 7.



ESTOS CATORCE CASOS PRÁCTICOS HAN SIDO INVESTIGADOS EN EL CURSO 2011-2012 POR ALUMNAS DE ISSA (SCHOOL OF MANAGEMENT ASSISTANTS)



 AUTORA: BEATRIZ AGUIRRE

MATERNIDAD-CONCILIACIÓN-DECISIONES


Una graduada en Asistencia de Dirección llevaba trabajando trece años para la misma empresa en San Sebastián cuando se le ofreció cambio de puesto con mejoras profesionales y económicas pero dentro de la misma institución. Al cabo de unos meses de haber empezado a desempeñar sus tareas y encontrarse a gusto, recibió una llamada de otra institución vasca que le ofrecía un puesto de trabajo en alta dirección y con el cual recibiría mayor salario.

El mayor problema que se le presentaba era que está institución únicamente tenía sede en Vitoria por lo que debería realizar viajes diarios o establecerse allí durante la semana, lo que conllevaba pasar menos tiempo con su familia. Otra razón para planteárselo era la fidelidad a su empresa, ya que había estado trabajando para la misma durante muchos años y se le había recompensado con un ascenso recientemente.

Tras meditarlo y consultarlo con su marido, el cual le apoyaba tomara la decisión que quisiera, decidió quedarse en la empresa de San Sebastián, puso a la familia delante de sus ambiciones profesionales. Se dio cuenta de que con su personalidad le hubiera sido imposible pasar tanto tiempo alejada de su familia ya que para ella es lo más importante, así como la educación de sus hijos ya que los padres tienen que estar presentes en su vida.


Después de varios años se le ha preguntado por la decisión que tomó en su momento, ella está muy contenta con lo que eligió en su momento y asegura que hay que ser consecuente con las decisiones que se toman. Pensándolo fríamente estima que si hubiera elegido marcharse hubiera sido una decisión completamente egoísta ya que no hubiera pensado en las consecuencias que su elección podría haber ocasionado en su familia. A día de hoy, su trato con la empresa sigue siendo muy cordial y recientemente ha pasado a desempeñar tareas de dirección.

Comentario y discusión
Con este caso queda claro que en la vida hay que tener criterios éticos tanto en el ámbito profesional como en nuestra vida personal. Todas las decisiones que tomamos no sólo nos incluyen a nosotros, y pueden tener consecuencias negativas en las personas de nuestro alrededor; por tanto, es necesario pensar las cosas detenidamente y desde un punto de vista ético. La ética tiene que formar parte de nuestras vidas para lograr una mejor convivencia con todos los que nos rodean.


Este caso se podría relacionar con el libro Asistentes de dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa” en el tema 5: “Maternidad: Aportación femenina al trabajo” que trata sobre la maternidad y las soluciones que ponen las empresas para favorecer a sus empleadas. Este tema va de la página 93 a la 103. Así mismo tiene relación con el tema 7: “Qué hacer ante diversas situaciones” concretamente con el apartado 7.3. “Primeras semanas laborales” ya que al recibir un ascenso empieza en un puesto de trabajo nuevo. Este apartado se encuentra en las páginas 116 y 117. 



AUTORA: IRENE ÁLVAREZ
Conciliación trabajo-familia

Este es el caso de Joanna. Cuando finalizó sus estudios entró a trabajar en una empresa en la que actualmente lleva 26 años.

Durante todo este tiempo ha ocupado distintos puestos y ha vivido distintas experiencias.

Hace cosa de 10 años, se le planteó la oportunidad de cambiarse de departamento para desempeñar la labor de una Asistente de Dirección. El nuevo departamento se encontraba en otra provincia y tras hablar con su familia, decidió instalarse en una nueva casa y aceptar el puesto.

Estaba previsto que Joanna ocupará dicho puesto durante 4 años por lo que ella y su marido decidieron que solo ella se trasladaría a la nueva provincia para que el cambio no afectara también a sus dos hijas. Por ello, Joanna iba y venía cada 3 semanas para visitar a su familia.

Durante los primeros años Joanna tuvo un jefe estupendo pero luego le trasladaron y otro ocupo su lugar. Como Joanna ya conocía correctamente el funcionamiento de la empresa, decidió encargarse de algunos trabajos de su jefe mientras este lograba hacerse a su puesto y ponerse al día.

Transcurridos los 4 años, y tal y como el jefe de personal le había prometido a Joanna, llegó el momento de que volviera junto a su familia.

El jefe de personal comunicó al jefe de Joanna que esta sería trasladada en cosa de tres meses y que por ello ya le habían asignado una nueva AD. Durante esos 3 meses, Joanna enseño a su sustituta las labores que debería desempeñar.

A pesar de que Joanna le había ayudado mucho a su jefe, cuando este supo que ella sería trasladada, empezó a fastidiarle. Le hacía asistir a reuniones innecesarias, le tenía todo el día sin hacer nada y a última hora del día le mandaba trabajos absurdos para que tuviera que quedarse más tiempo. Además, los viernes que Joanna decidía ir a visitar a su familia, el jefe le programaba toda una tarde de reuniones, que el calificaba como “importantes”, para que saliera más tarde y pillará, de este modo, todos los atascos.

Ante esta situación, Joanna no pudo hacer nada. El último mes de trabajo, ya no tenía nada que hacer, ya que su sustituta ya se encargaba de todo. Sin embargo, su jefe no daba luz verde para que Joanna pudiera ser trasladada a su nuevo puesto. A pesar de todo, ella decidió ayudar al resto de sus compañeros en la medida de lo posible y afrontarse a la actitud egoísta de su jefe sin quejarse en ningún momento.

Pienso que Joanna cumplió hasta el final con sus obligaciones en el departamento de la empresa.
Comentario y discusión:
         El hecho de ayudar a su segundo jefe en cosas que en realidad no le pertenecían demuestra perfectamente su generosidad.
         Dicha generosidad se ve reforzada en sus últimos meses de trabajo al ayudar a sus compañeros en todo lo posible.
         Su segundo jefe debería aprender de ella y no ser tan egoísta. Además, debería haberle mostrado su agradecimiento a Joanna cuando esta decidió ayudarle a su llegada.

Para profundizar en el caso `puede consultarse el libro: “asistentes de dirección…”
Parte 1-Capitulo 5: Maternidad
Parte 2-Capítulo 1: Acoso-Apartado 1.2: Acoso afectivo o mobbing
Pate 2-Capítulo 7: Mobbing





AUTORA  MARÍA GRACIA ANDRIOLA

Interculturalidad

Para realizar el caso, he decidido basarme en el cuestionario sobre la interculturalidad, ya que en mi opinión enriquece a la persona y le da una visión amplia de lo que son las distintas realidades.

1. Mi nombre es Lidia Melgar, tengo 38 años , trabajo en Ópticas Visión , una empresa en Lima (Perú) , América del Sur.

2. Yo trabajo hace 6 años, como recepcionista y asistente en el área de ventas.

3.  Bueno yo empecé mi actividad laboral en una pequeña ciudad donde nací en la Sierra del Perú, donde todo me era muy conocido y familiar.
Mi actual trabajo esta ubicado en una área turística de Lima, por lo cual tengo oportunidad de tratar diariamente con diferentes personas, inclusive de otros países.
El hecho de moverse de localidad es un cambio cultural regional , diferencias en cuanto al clima , la comida , el acento al hablar , costumbres , como sabrás el Perú tiene tres regiones geográficas Costa , Sierra y Selva, con diferencias marcadas como ya dije .

Aun no saliendo de mi país ya encontré diferencias culturales a las que debía adaptarme.

4. Por supuesto que las diferencias culturales enriquecen mucho la mente, ahora me intereso en leer y buscar información acerca de la historia de otros países, noticias sobre la realidad mundial , mantenerme al día de las novedades dentro de mi país, todo esto para tener temas de conversación interesantes con mis compañeros y posibles clientes.
Inclusive tengo oportunidad  de hablar en inglés a los extranjeros que atiendo.

Aprendí a ser respetuosa y tolerante con las diferencias de los demás y  pedir el mismo trato reciproco para una convivencia armoniosa, todo dentro de las buenas costumbres y de lo moral.

5.  Hay aspectos negativos  también, generalmente observo que hay una gran diferencia basada en el aspecto económico, socialmente recibe un mejor trato la persona que tiene más bienes materiales, el valor de la persona se ha trasladado a lo que ostenta , que a lo que es.

Corrupción, por el afán de obtener más ganancias que las debidas en justicia.

Otro aspecto negativo dentro de la globalización cultural es el perseguir el bien individual, sobre el bien común.


6. Bueno yo doy un trato amable, sincero a todas las personas, no discrimino por raza, situación económica, educación.
Me esfuerzo por no criticar las diferencias.
No me siento superior a los demás, no impongo mis ideas.

Reflexionar sobre mis propias limitaciones personales, me abre la mente y me hace confiar en los demás dentro del equipo de trabajo para alcanzar metas trazadas.

7. Por mi educación siento que por donde paso debo dejar huella, por lo tanto la empresa en la que laboro es como mi segundo hogar.

Me propongo sonreír todos los días aunque tengamos que afrontar momentos difíciles, sostener durante el día un espíritu positivo, alegre.

Por lo tanto el ambiente de la empresa es familiar, cordial , trabajamos sin stress y hemos creado vínculos de amistad.

Estoy muy feliz de trabajar en esta empresa que desde sus gerentes se recibe un trato muy humano, intercultural.

8. Por supuesto que la vivencia intercultural enriquece como ser humano y pone retos en lo profesional, ya que el afán es intercambiar aspectos positivos y corregir o desterrar los negativos.
Hay que hablar en otros idiomas, lo cual es magnífico para el acercamiento cultural.

9. Bueno se trata de una amiga cercana que se fue a trabajar a Japón.
En cuanto al Intercambio cultural fue un poco difícil, ya que son personas muy pegadas a sus tradiciones y con un profundo  respeto a cumplirlas por su honor.
El aspecto positivo fue vivir por un tiempo dentro de una sociedad ordenada, gozar de la modernidad tecnológica, transporte, vivienda moderna y una dieta alimenticia saludable.

Los aspectos negativos fueron la realidad idealizada, son personas que no expresan sus sentimientos
Todos tienen que ser iguales, las mujeres no pueden sobresalir.

Esta amiga decidió dejar ese trabajo aunque la remuneración era óptima, no se enriquecía como persona.

10. La experiencia intercultural es positiva, si sabemos desechar los aspectos negativos que existen en toda cultura humana. Es mejor buscar esa experiencia intercultural viajando a otros países.

Hay que desear hablar otras lenguas para acercarnos más a la comprensión cultural.

Se vive una experiencia intercultural aun, dentro de nuestro propio país.

Comentario y discusión:


Lidia Melgar presenta un claro testimonio de respeto y deseo de aprender de nuevas culturas. Convendrá tener en cuenta el trato humano que tenia como valor añadido al clima laboral de la interculturalidad, ya que ella estaba acostumbrada a relacionarse con personas de distintas razas y condiciones sociales.

Ella actuaba con mucho respeto y esperaba un tarto reciproco, por parte de sus clientes para poder tener una convivencia armoniosa. Debemos de ser personas abiertas y con el deseo de aprender de nuevas cultural y tradiciones, ya que eso es lo que enriquece a la persona humana.

Para profundizar en el caso puede consultarse la tercera parte del libro “Asistentes de dirección…”,  capitulo2: ¨Valores éticos de la asistente de dirección que proyecta trabajar en el extranjero, y también la segunda parte, capitulo 2: Ambiente Laboral. Conviene tener en cuenta la introducción  al tema “Interculturalidad” del libro “Asistentes de dirección…” pp. 385 y ss.  y los principios de respeto a la persona que en él se contienen.



AUTORA: JÉSSICA CERVERA CARCAVILLA

Mobbing, acoso afectivo y laboral


María, a sus 23 años, al terminar sus estudios,  comenzó a trabajar en una empresa muy conocida. Los 5 primeros años trabajó como secretaria. María era una chica muy competente, trabajadora y ponía mucho empeño en todo aquello que realizaba.

En su quinto año de trabajo, el director tuvo que abandonar durante un tiempo la empresa por motivos personales dejando el puesto a cargo de su hijo. Al principio todo iba bien, María seguía esforzándose cada día en su trabajo, e incluso el nuevo director le premió con un ascenso a asistenta del director y un aumento de salario.

Cuando apenas llevaba un mes trabajando con el nuevo director, éste de vez en cuando se le insinuaba, hasta que un día incluso le llegó a invitar a cenar.

En ese momento, María se sintió un poco incómoda e insegura, pero a pesar de ello, aceptó la invitación, pero cuando María volvió del trabajo reflexionó y decidió no acudir a la cena.

Al día siguiente, María acudió al trabajo como habitualmente lo hacía pero a partir de ese día el director le comenzó a acosar psíquicamente: amenazándole, ignorándole, interrumpiéndole cada vez que ésta hablaba, aislándole de sus compañeros de trabajo, ridiculizándole, asignándole trabajos demasiado complicados…

Desde ese momento la vida de María desde que entraba por la puerta del trabajo era un auténtico infierno pero ella intentaba ignorar e olvidarse de todo ello y seguía trabajando allí por conservar su puesto de trabajo que tantos esfuerzos le había costado conseguirlo.

Hasta que un día, harta de ser tan injustamente tratada, se reveló contra el director de modo que  el éste dio por extinguido su contrato de trabajo. Al principio María no quería recurrir a la justicia pero su familia le apoyó y finalmente recurrió, teniendo la empresa que indemnizar a María por despido improcedente y por acoso psicológico.

Hoy en día María trabaja como directora de marketing en otra compañía y se arrepiente de no haber denunciado al director desde el primer momento en que comenzó a recibir acosos psicológicos por su parte.

 Comentario y discusión

Este caso hace referencia al tema del mobbing tratado en el capítulo 7 del libro “Asistentes de Dirección: Crecimiento personal/excelencia corporativa”.

María se dejó llevar por el miedo y la impotencia que este tipo de casos denotan. En el caso de María como muchos otros desconocidos en nuestra sociedad, muchas personas permanecen en silencio en vez de actuar.

Uno de los retos que como sociedad deberíamos imponernos sería romper totalmente estas barreras que hacen que las personas ven mermados sus derechos fundamentales.

Además, una de las maneras más efectivas de conseguirlo es mediante la práctica; si el superior ve a la persona que está a su cargo como un igual en derechos y en obligaciones, la relación entre ambos y la coordinación que se va a dar mejorarían el nivel de productividad, y él mismo vería que aprovecharse de las personas no es una práctica que salga gratuita.






AUTORA CATALINA CUCHY ZULAICA
Mobbing o/ y acoso afectivo


Marta consiguió su primer empleo como asistente de dirección en una empresa de moda con sede en Madrid.
Al principio, tuvo algunas dudas sobre si solicitar o no el puesto porque ella vivía en San Sebastián con su familia y sabía que iba a ser un poco duro llegar a Madrid sin conocer a nadie y empezar a trabajar.

Pero después de realizar la entrevista se le fueron todas las inquietudes; le entrevistó el directivo para el que iba a trabajar, conoció la empresa y quedó muy ilusionada. Así fue como se convirtió en la asistente del director de ventas, llamado Pablo, que además era agente comercial y copropietario de otra empresa filial.

Al principio todo fue estupendamente e incluso hizo varias amistades en el trabajo con el resto de comerciales. Al cabo de un mes, las cosas con el directivo empezaron a cambiar; todo empezó en una fiesta que organizó la empresa donde Pablo estando bastante ebrio se le insinuó varias veces.

Marta le rechazó educadamente y pensó que al día siguiente seguro que Pablo ni se acordaría debido a la borrachera. En efecto, al día siguiente, el directivo no hizo ningún comentario sobre la fiesta pero cada vez la hacía sentir más incómoda. Empezó a  menospreciar su trabajo, desmotivándola; también le presionaba para que quedaran a tomar algo fuera del trabajo, a lo que Marta se negaba.

Y cuanto más pasaba el tiempo, peor le hablaba. No le contó la situación a nadie, ni siquiera a sus padres porque no quería preocuparles. Un día, cuando ya no podía más, se sinceró con dos de sus compañeros pero tampoco pudieron ayudarle; le explicaron que Pablo llevaba más de 20 años en la empresa por lo que era un peso pesado y nadie se atrevía a plantarle cara.

Al final la situación fue insoportable para Marta, así que dejó el puesto y les contó todo lo sucedido a sus padres. Estos le dijeron que tendría que haber pedido ayuda mucho antes y haber puesto una denuncia. Pero Marta tampoco lo veía tan claro y lo último que quería era enfrentarse a su antiguo jefe.

Al cabo de un tiempo, se encontró con un antiguo compañero del trabajo que le contó novedades sobre su ex jefe. Le explicó que después de marcharse ella, Pablo contrató a otra secretaria la cual también acabó dejando el trabajo. Se enteró que la chica le denunció a Pablo por acaso laboral y ganó el juicio.

Además, el director general le pagó una mayor suma de dinero a la secretaria para que todo se llevara con la mayor discreción posible ya que no les convenía despedir a Pablo debido a los años que lleva en la empresa y el poder que ostenta.

Ahora Marta reconoce que si le vuelve a ocurrir algo parecido, lo denunciaría. En ese momento era joven y algo insegura y se vio desbordada por la situación.  

Discusión
Este caso está relacionado con el capítulo 6 del libro Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa que trata sobre prevenir el acoso.
Ante el menor indicio de acoso hay que reivindicar nuestros derechos, por lo que me parece que Marta aguantó demasiado. Quizás al ser su primer empleo y sentirse un poco desubicada no se atrevió a hacer frente a esta situación. Optó por olvidarlo todo y empezar de cero.




AUTORA: ALICIA FÀBREGA


MATERNIDAD-CONCILIACIÓN



África lleva 5 años trabajando en una multinacional auditora. Empezó como secretaria
en un "pool" pero en seguida ascendió hasta ser la secretaria personal del socio director. Un trabajo sacrificado ya que suponía estar 9h/día trabajando al máximo, más las horas extras, sin coger todas la vacaciones que corresponden...

Cuando se quedó embarazada sufrió de hiperémesis gravídica; esto suponía tener que reposar desde el primer día de embarazo, durante todos los que pudiera tener.


Desobedeciendo al médico, el séptimo mes de embarazo y después de haber estado reposando volvió a trabajar porque se sentía culpable y no paraba de recibir llamadas de la oficina. Como consecuencia se le adelantó el parto y su hijo nació prematuro, estando incluso dos semanas en la UCI muy grave. Nadie en el trabajo le agradeció el esfuerzo de ir a trabajar en el séptimo mes, ni tampoco se interesaron por el bebé o por ella a pesar de haber mantenido una buena relación con todos.

Cogió la baja por maternidad y a las 16 semanas se incorporó de nuevo a la oficina.

Aunque tenía horario reducido llegaba antes de tiempo para intentar adelantar cosas, pero no tenía sentido porque su trabajo empezaba cuando llegaba su jefe, y éste tendía a llegar y marcharse tarde.

Sus compañeras, las dos solteras y sin hijos,  tenían que terminar su trabajo cuando ella se iba. Al final acabaron cansándose y todo eran malas caras,  malas formas, y muy mal ambiente. Esto provocó que muchos días África volviera llorando a casa.

Al año se volvió a quedar embarazada. Como ya suponía, el embarazo fue igual que el anterior pero ella reposó desde el primer mes. Esta vez contrataron a una sustituta, ya que había avisado que después cogería excedencia para atender a sus dos hijos.

Unos meses antes de reincorporase fue a hablar con su jefe. Éste le anunció que ya no conservaría su puesto, que era mejor que volviera a la “pool” porque ya no podía cubrirle todas sus necesidades. África, aunque sabía que este trato era ilegal, aceptó por miedo a que la relación empeorara. Además su jefe se enfadó al enterarse que pretendía tener más hijos en el futuro y le dijo que tendrían que llegar a un acuerdo.

Ahora África teme que le ofrezcan dinero para que se marche. Siente que no sirve de mucho y lamenta terminar con muchos años de esfuerzo y dedicación.

 Comentario y  discusión
De su experiencia África destaca el poco apoyo que recibió de sus compañeras y su falta de solidaridad y compañerismo. Pero también se da cuenta de que lo que para ella antes era esencial (¿cómo iba a estar sin trabajar, sin mi oficina?) ahora es una tontería. En casa está feliz aunque reconoce que hoy en día es un hándicap ser madre.
Éticamente es reprochable el comportamiento de su jefe y sus compañeras. No le facilitaron el trabajo mientras estaba embarazada y dejaron que pusiera su salud y la del bebé en peligro. Además también sufrió psicológicamente por el mal ambiente que se creó en la oficina. La empresa debería haber contratado una sustituta desde el primer momento y por ley debería haberle mantenido el puesto de trabajo al menos durante un año. 

Para profundizar en el caso cfr.: “Asistentes de dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa”, especialmente en su capítulo 5






AUTORA: PAULA GOÑI

Permiso de maternidad

A continuación se explica el caso de una chica que estudió ISSA. Se ha cambiado el nombre real para guardar el anonimato. La historia tuvo lugar hace algunos años, por lo que ahora ya han mejorado las normativas en esa empresa.

Sara, es una chica de Pamplona que realizó sus estudios en ISSA. A través de esta entrevista nos explica cómo vive ella en el mundo laboral y a los diferentes problemas que se ha tenido que enfrentar desde que comenzó a trabajar.

Sara es una persona bastante preparada, ya que además de haber estudiado ISSA se ha formado en diferentes medios. Desde el 2006 trabaja en una empresa de energías renovables.


Asegura que en su caso es perfectamente compatible su horario de trabajo con su vida personal, teniendo una jornada de ocho horas y media. Aunque también me cuenta que cuando la carga de trabajo es alta, es la primera que se queda más tiempo hasta dejar todo hecho. Bueno, eso era más bien antes, cuando todavía no había formado una familia y se dedicaba plenamente a su trabajo.

Una de las razones por las que está orgullosa de trabajar en esta empresa es porque ahora mismo ésta se encuentra inmersa en un Plan de Igualdad, donde uno de los puntos principales es la política de conciliación familiar y laboral.


Sara dice que no hay ningún problema si alguien necesita salir durante la jornada laboral. Por ejemplo a consultas médicas, al pediatra en el caso de los que tienen niños; en este sentido la empresa no pone ninguna traba.


Con la implantación de este nuevo plan la empresa va a permitir reducciones de jornada según las necesidades de cada empleado hasta que los niños cumplen los 8 años. Apoyar las bajas de maternidad y los permisos de paternidad permitiendo a los trabajadores que lo disfruten en el momento que les corresponde, o si se diese el caso que por la carga de trabajo en ese momento no es factible, que lo retrasen a cuando sea conveniente.

Por último Sara, me comentó un caso curioso que le ocurrió a una compañera y amiga de su empresa, respecto al tema de conciliar trabajo y familia.


Una compañera tuvo a su segundo hijo y tenía intención de cogerse unos meses de excedencia ya que no tenía plaza en ninguna guardería y no era partidaria de dejar a su hijo con una persona completamente desconocida.


En la empresa nunca habían puesto ninguna objeción ni a las excedencias ni a las reducciones de jornada, pero en su caso la situación era más complicada ya que ella era la única persona del departamento que sabía realizar el trabajo que desempeñaba. El problema surgió porque en ningún momento los responsables se habían planteado formar a otra persona o incluso contratar a alguien que le relevase durante las 16 semanas correspondientes a su baja maternal (ella gestionaba las urgencias, por supuesto que con total flexibilidad, desde su casa).

Por lo tanto, cuando ella planteó sus intenciones en la empresa, tenía que cogerse excedencia porque no tenía otra opción. En un principio la empresa le negó esta excedencia asegurando que no había ninguna persona que pudiera ocupar su puesto y que dependía de ella un departamento entero. La única opción que le daban era una reducción de jornada. Pero la trabajadora no quería esa elección.
Ante la duda de no saber cómo afrontar esta cuestión; después de meditarlo bien y consultarlo con sus compañeros y familiares, decidió que lo mejor era hablar directamente con el jefe y llegar a un acuerdo. Ya que ésta se informó y sabía que toda mujer tiene derecho a su maternidad amparada en España por la legislación vigente.
Además la empresa se encontraba en situación de cambios por el nuevo plan. Por lo que pensó que no sería difícil llegar a una solución por ambas partes.

Así las cosas, el jefe le entendió y llegaron a un acuerdo. Él le propuso trabajar desde casa, en los horarios que a ella le viniesen bien de tal forma que pudiese atender tanto a su hijo como a su trabajo. Por supuesto ella aceptó encantada, y así estuvo aproximadamente durante seis meses hasta que logró una plaza en la guardería y decidió incorporarse con reducción de jornada que era lo que ella deseaba.

Sara afirma que está encantada de trabajar en esta empresa, que se siente muy identificada con los valores, las políticas y la formación que se lleva a cabo en ella. Además de que también convive en un buen ambiente de compañerismo que favorece las relaciones entre todos.

Aconseja que para las personas que actualmente están pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo- familia; les recomendaría que hablasen con su responsable directo para tratar de llegar a un término medio. Una flexibilidad horaria más amplia o poder trabajar desde casa podría ser una solución a esa crisis.


Discusión
En un principio el jefe no actúa adecuadamente. Pero gracias a que Sara decide hablar con él, definitivamente llegan a un acuerdo. Esto demuestra que al final el jefe es una persona comprensiva, amable y atenta y dispuesta a hablar y negociar.
También quiero destacar el buen trabajo que llevó a cabo la empresa, ya que al final contó con una cultura de maternidad y una política de conciliación familiar y laboral, como hemos mencionado anteriormente.

Para profundizar en el presente caso puede ser útil la lectura (del libro asistentes de dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa) del capítulo 5, de la parte primera, y todo el anexo I, que recopila la legislación española sobre la maternidad.

AUTORA: MARINA GUTIÉRREZ

Justicia-Compañerismo-Denunciar irregularidades

Una secretaría de dirección, Mónica, llevaba trabajando 12 años para su jefe en una empresa española muy importante en su sector y que estaba pendiente de ser transformada  a una multinacional.

Ella era la mano derecha de su jefe y persona de confianza. A su jefe Ramón se le consideraba una bellísima persona en la empresa.

Sin embargo, llevaba a cabo una serie de acciones que no eran del todo legales. Hacía facturas (conocidas como facturas B) para una empresa X en la que constaba que le vendían un tráiler de su material.

El problema era que las facturas y albaranes eran falsos ya que esta empresa X no compraba esos materiales, sino que simplemente tenía las facturas para declarar algún dinero que le entraba y así podía tapar  agujeros. La mercancía iba a otra empresa que no tenía nada que ver con este asunto.

La empresa en cuestión no recibía ningún tipo de beneficio por este trámite y era Mónica la que rellenaba estos documentos y por tanto, estaba al corriente de este hecho.

Esta secretaria durante los 2 últimos años había estado haciendo fotocopias de todas las facturas y albaranes “ilegales”  que hacía, y los iba guardando en una carpeta.

Cuando llegó el momento de la fusión de la empresa, Mónica, decidió hablar con los jefes correspondientes que estaban llevando a cabo esta transformación. Ella les pidió una serie de condiciones a cambio de darles esa información.

Ramón fue despedido, y ella misma decidió dejar la empresa ya que no estaba dispuesta a enfrentarse a la situación que había creado.


De esta manera consiguió indemnizaciones, y dinero extra  además de por haber estado trabajando tantos años, por el negocio que había hecho con los jefes de la multinacional.


Comentario y discusión:
Yo creo que este es un caso de ambiente laboral antiético, y de lealtad/compañerismo y discreción, ya que es antiético estar cubriendo una mala acción pero, personalmente, también me parece antiético traicionar a una persona que no se está lucrando con esas acciones. De todas formas la justicia exige evitar estas malas prácticas.

 Para profundizar en el caso, cfr.: “Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa”, capítulos 3 y 4 de la Primera parte y capítulo 9 de la Segunda parte.


Ramón por supuesto obró mal en el sentido de que aunque ni él ni la empresa obtuvieran beneficios, estaba ayudando a una empresa a esconder algo ilegal.

Mónica  por su parte obró mal ya que si no estaba de acuerdo en formar parte de esas acciones ilegales, debería haber tenido la valentía y la recta conciencia de decirle a su jefe que no le parecía bien, sabiendo además la confianza que debían de tener después de tantos años. 

No actuó bien, desde mi punto de vista, porque durante 2 años estuvo esperando y preparándose para poder dar el golpe que la hiciera ganadora de un dinero que no le corresponde, además de ser acosta del daño a terceras personas, ya que estaba todo pensado con premeditación y alevosía.


Los jefes de la multinacional es lógico que hubieran pactado con esta mujer ofrecerle algo a cambio de cierta información, pero al ver que ha jugado de manera sucia deberían haber castigado su actitud.





AUTORA: JULIA LARRIETA CARO

Secreto profesional. Investigador que pide datos no pertenecientes a su departamento



Este caso que voy a analizar trata sobre una chica que trabaja como asistente de dirección en una empresa y mantiene una buena relación con investigadores y trabajadores de su propia empresa. Lo que ocurrió un día, fue que uno de estos investigadores fue expresamente a solicitarle unos datos que ella tenía disponible y podía facilitarle. Al ir a buscarlos, se dio cuenta de que los datos que el investigador le pedía no correspondían a su área de trabajo, sino a un departamento diferente al suyo.

Entonces, ella intentó ganar tiempo diciéndole que los datos pedidos no se los podía dar al momento ya que necesitaban de una elaboración por parte de ella. El investigador insistía en tener los documentos pero ella se negaba manteniendo su postura y finalmente lo convenció de que en cuanto los tuviese, si los conseguía, se los enviaría por correo electrónico.

Una de las más acertadas soluciones era hablar con su superior y comentarle lo que había ocurrido. Y así fue, nada mas marcharse el investigador, ella trató de ponerse en contacto con su superior y hacerle saber la situación ocurrida y que él le dijese lo más apropiado y lo que debía hacer.

El directivo en un primer momento se sorprendió por la situación que le contaba, ya que le extrañaba que una persona de otro departamento le hubiese pedido información. De este modo, el directivo le dijo que había hecho lo correcto en preguntarle a él antes de enviarle información, ya que podría sentar mal si se enterasen de que un departamento aporta datos a una persona ajena a este departamento. Así que el directivo le dijo que hablaría con él y aclararían lo sucedido.

Ella tuvo una reacción natural, ya que no encontró la actuación del investigador ética y decidió contar una mentira piadosa, antes que entregarle unos documentos que no le correspondía conocer.


Ella me comenta que fue una situación muy incómoda ya que son temas muy sensibles y hay que tratar con tacto estos asuntos ya que pueden provocar rencillas entre departamentos. Me parece que la actuación de esta chica fue muy profesional y correcta, ya que al no estar segura de lo que debía hacer decidió preguntar primero a su directivo antes de actuar.

 Comentario y discusión

Referencia al libro: Este caso que he analizado hace referencia al capítulo de Secreto profesional del libro de Asistentes de Dirección: crecimiento personal, excelencia corporativa Capítulo, apartado 3.2, pp. 67 y ss . y II parte, capítulo 9.  Como cita en el libro, el no facilitar información es la actitud ética y justa que debe seguir la asistente de dirección no solo para evitar “los piques” entre los diferentes departamentos sino para proteger la privacidad de los datos que no tiene por qué conocerlos sino pertenece a ese departamento y así evitar la competencia desleal.





AUTORA: ALBA MAYO


Justicia: reconocimiento profesional/mobbing

Marta es una chica de 28 años que estudió ISSA. Al finalizar el último curso se marchó a Madrid para realizar las prácticas en una multinacional española con sedes en varias partes del mundo.
Marta estaba muy ilusionada su primer día de trabajo. Nada más llegar le presentaron a su jefa, Alicia, y al resto de compañeros de trabajo, con los que conectó enseguida. Al principio su jefa le asignó tareas "fáciles" como hacer fotocopias o  llevar informes de un lado a otro con la excusa de que todavía estaba empezando y tenía que aprender. Al principio Marta pensó que Alicia tenía razón y que, poco a poco, aumentaría la responsabilidad de las tareas que le asignase. Un día, su jefa recibió una llamada desde una de las filiales situadas en el extranjero.
Como su interlocutor hablaba en inglés y ella apenas sabía unas pocas palabras, llamó a Marta para que hablase con él y le tradujese. Marta le dijo a su jefa que llamaban porque tenían problemas con algunos pedidos y Alicia le explicó el procedimiento que debían seguir tanto para anularlos como para cambiarlos mientras Marta traducía al momento para el hombre al otro lado del teléfono.
Al terminar Alicia le dio las gracias a Marta y esta se sintió orgullosa de poder haber sido de ayuda en la empresa. Pero su alegría duró poco cuando a los dos días se enteró de que su jefa había informado del incidente a sus superiores, omitiéndola por completo y atribuyéndose todo el éxito. Pensó en ir a hablar con ella pero decidió no hacerlo por si empeoraba las cosas. Lo cierto es que las cosas empeoraron por sí solas.
Alicia cada vez trataba peor a Marta: la utilizaba de chica para todo, le mandaba que le trajese café, que llevara papeles de un lado para otro... Pero cuando llamaban del extranjero la hacía venir rápidamente a su despacho para que tradujese y le ayudase a solucionar el problema, aunque luego Alicia se atribuyese todo el mérito.

Marta pensó hacer algo, intentar hablar con ella, con sus compañeros de trabajo o incluso con sus superiores pero al final siempre lo dejaba pasar pensado que Alicia cambiaría de actitud. Pasaron los tres meses y finalizó el periodo de prácticas. Marta abandonó la empresa sin contar a nadie la actitud que su jefa había mantenido con ella y sin que esta mejorase su actitud lo más mínimo.
Comentario y discusión
En mi opinión, Marta ha actuado mal al soportar la situación durante tanto tiempo sin intentar ponerle solución.
Creo que debería haber hablado con su jefa para intentar que esta cambiase su forma de actuar con ella y, si después persiste en sus actuaciones, hablar con sus superiores para ponerles en conocimiento su actitud.
Por otro lado, también me parece nefasta la actitud de la jefa con respecto a Marta ya que, desde mi punto de vista, debemos hacer que las personas que se incorporan nuevas a la empresa se sientan bien para que puedan ser capaces de desarrollarse como profesionales y ofrecernos todas sus posibilidades.
A mi modo de ver, creo que la actitud de Alicia con respecto a Marta puede deberse a que se siente amenazada ya que Marta está mucho mejor preparada que ella a nivel de idiomas.  
Para profundizar en el tema, cfr.: “Asistentes de dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa, Capítulo 1 y capítulo 3 de la primera parte y capítulo 7, parágrafos 7.4  hasta el 7.4.2.2.





AUTORA: MIREN OYARBIDE
Conciliación trabajo-familia-crecimiento personal

¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?. ISSA + Master Marketing y Gestión Comercial en ESIC.

¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años? Trabajo en KRAFFT, una empresa química que se dedica a la fabricación y distribución de productos químicos para Automoción, Industria y Construcción.

¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar? Sí, tengo muy buen horario. Entrada flexible de 8 a 9:30 y salida a las 17:00h.

Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
Todavía no soy madre por lo que tengo mucho tiempo libre para mí. Voy al gimnasio, estudio Inglés..

 Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes? Es completamente armónica.

¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar? Claramente la satisfacción personal repercute en el trabajo y a la inversa. Tanto en el trabajo como fuera de él sigues siendo la misma persona y forma parte de tu vida por lo que hay que tratar de estar satisfecho en ambos ámbitos. Una vida familiar plena se transmite de forma positiva en el trabajo.

¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia? No.

¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los  responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas-  ausentarse del trabajo cuando  se necesita atender  necesidades familiares).

Disponemos de horario flexible, permiso de maternidad, de lactancia, ayuda a los estudios, permisos por enfermedad, permisos personales, etc

 En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación? Está claramente plasmada en el convenio de empresa.

 Si la incompatibilidad  estuviera causada, sobre todo, porque usted  no sabe cómo conciliar familia-trabajo ¿ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema? No me he encontrado en esa situación.

Comentario y discusión

Teresa es una antigua alumna de Issa, que además realizó un Máster en Marketing y Gestión Comercial. Actualmente trabaja en Kraft, una empresa química que se dedica a la fabricación y distribución de productos químicos.
Su empresa es un buen ejemplo de conciliación ya que tiene un muy buen horario. Dispone de flexibilidad a la hora de entrar de (8 a 9 y media), para aquellas mujeres que son madres y tienen que llevar a sus hijos al colegio y sale de trabajar a las 17.00, lo que le permite organizarse y estudiar inglés.

A lo largo de su experiencia profesional cree que claramente la satisfacción personal repercute en el trabajo. Ella cree que tanto en el trabajo como fuera de él sigues siendo la misma persona y forma parte de tu vida por lo que hay que tratar de estar satisfecho en ambos ámbitos. La empresa dispone de unas ideas favorables de vida familiar en el que tienen horario flexible, permiso de maternidad, ayuda en los estudios.

Yo creo que este caso es un ejemplo positivo de conciliación y de maternidad ya que no ponen impedimentos. Tratan a las mujeres como una trabajadora más sin ningún tipo de discriminación por estar embarazada, y les ofrecen ayudas a las mujeres embarazadas de la empresa.

En mi opinión hoy en día las grandes empresas están cambiando sus valores y facilitan a las mujeres a conciliar su vida familiar con la laboral, ya que es indispensable.


Para profundizar en el caso, cfr.
“Asistentes de dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa, capítulo 5, Maternidad.




AUTORA: LIDE SOLANO

MOTIVACIÓN-FORTALEZA-SEBER ADAPTARSE


Ana es una secretaria de 26 años que trabaja en Madrid en una importante consultora norteamericana. Se le ofrece la posibilidad de marcharse a Londres, ya que varias personas a las que asiste y con las que trabaja estrechamente deben irse por una temporada a realizar una serie de proyectos. Ella se encuentra muy feliz en ese momento de su vida: está cómoda en Madrid, con su trabajo y sus compañeros de trabajo,  su novio, sus amigas y su familia.

Tras una larga reflexión, finalmente decide aceptar trasladarse a la mencionada ciudad. Sin embargo, y pese a estar en la misma empresa que antes, rápidamente empieza a encontrar muchas diferencias en el modo de trabajar y en la cultura entre ambos lugares. Ana comienza a arrepentirse de la decisión tomada. No está acostumbrada a los horarios de trabajo, comida y descansos, ni a la gran ciudad que Londres es: no le gusta la comida, ni el tiempo.

Además, no se encuentra del todo cómoda con sus compañeros de trabajo. En Madrid, también trabajaba con gente de otros países. En Londres, la mayoría de sus compañeros son, principalmente, de La India y de Francia. Ella, desmotivada y triste con su vida actual, y a pesar de sentirse sola, no muestra demasiado interés en conocerles e integrarse (no come con ellos, rechaza sus invitaciones…). No tiene nada en su contra; sólo piensa en lo que extraña a su familia y a sus amigos.
Poco a poco empieza a darse cuenta de que sin integrarse, hacer nuevas amistades y, en definitiva, sin adaptarse a la nueva cultura, no va a poder sentirse cómoda con su trabajo ni con su vida.

De manera que decide conocer a sus nuevos compañeros de trabajo y sus formas de vida. Sale con algunos de ellos a cenar, a hacer deporte, etc. Conoce sitios increíbles y empieza a gustarle la ciudad, al tiempo que se conoce más a sí misma. Todo ello repercute en su trabajo, donde una vez adaptada a su forma de trabajar y sus horarios, empieza a ser mucho más eficiente.

Finalmente, hace buenas migas con mucha gente y está cómoda con su vida social y laboral, al igual que lo estaba en Madrid con una cultura distinta. Se da cuenta de que todas las culturas y trabajar con distintas personas siempre tienen algo que ofrecerte. Lo importante es tratar de adaptarte y conocer a las personas y su forma de vida, que muchas veces te pueden llegar a sorprender. Además, esta experiencia supuso un primer paso para ella, para interesarse por las nuevas experiencias que su vida laboral le ofrecería más adelante.

Comentario personal:
Pienso que Ana actuó correctamente al decidir poner fin a lo mal que se sentía en Londres. Podemos observar en la inicial actitud de Ana algunos sentimientos como inseguridad, vergüenza, etc. al no querer integrarse del todo en el nuevo trabajo. Como aspecto positivo, debemos señalar la decisión de cambio personal en Ana para comenzar a sentirse cómoda en la empresa.

También, queremos resaltar los valores de compañerismo y humanidad que se observan en sus compañeros de Londres. Desde el principio, tratan de acogerla y es Ana la que se aísla. Además, posteriormente, cuando da un cambio de actitud, ellos no se muestran rencorosos y siguen encantados con poder conocerla.

Finalmente, debemos señalar que es fundamental que exista un ambiente laboral bueno, para beneficio de Ana, sus compañeros y la empresa. Los compañeros de trabajo deben conocerse y en muchas ocasiones debe existir una confianza mutua. Sin integrarse ni adaptarse a la forma de trabajar de sus compañeros, Ana no va a trabajar bien.

Cf., para profundizar el caso, puede consultarse el libro: “asistentes de Dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa”, capítulo 3, apartado 3.4, y el capítulo 8, apartado 8.1.2.



AUTORA: BERTA UDÍAS SELLERS

Maternidad


Ana Castillo trabaja en una empresa del sector de energías renovables. La empresa se encuentra inmersa en la implantación del Plan de Igualdad, donde uno de los puntos principales es la política de conciliación familiar y laboral. Por lo que, tienen flexibilidad horaria y una buena comunicación con los responsables de departamentos.

En un momento dado, una compañera de Ana se quedó embarazada de su segundo hijo. Al no encontrar ésta una guardería para su hijo y no ser partidaria de dejarle con una persona desconocida, quería pedir unos meses de excedencia. En la empresa nunca habían puesto ninguna objeción ni a las objeciones ni a las excedencias, pero en el caso de esta trabajadora la situación era más complicada, debido a que ella era la única persona que pertenecía a su departamento. En ningún momento, los responsables de la empresa se habían preocupado en enseñar a otra persona por si alguna vez se daba algún problema como éste. Tampoco habían contratado a otra persona en las semanas que la trabajadora se encontraba de baja maternal (ella llevaba las urgencias desde su casa).

Cuando ella expuso sus intenciones a la empresa, ésta le proporcionó otra solución: podría trabajar desde su casa, en los horarios que ella pudiera para poder atender a su hijo y al trabajo. La trabajadora aceptó agradecida la oferta y estuvo así durante seis meses, hasta que consiguió plaza en la guardería. Después, decidió incorporarse con reducción de jornada que era lo que ella deseaba.

 Comentario y discusión

Se trata de un caso que, en general, es completamente ético. La empresa está al servicio de los trabajadores y les beneficia en todo lo que pueda. Como es el caso de esta trabajadora, se le expone un problema al tener un hijo y la empresa le favorece dejando que trabaje desde su casa y con un horario muy flexible.

Por otro lado, en lo que la empresa no es del todo ética es en no contratar o enseñar a otra persona para que realice el trabajo, cuando esta trabajadora esté de baja. De esta manera, la trabajadora no tendría que trabajar desde su casa cuando estuviera de baja maternal.

Por ello, la empresa debería respetar los meses de baja y enseñar a otros trabajadores para realizar otras actividades. De esta manera, llevaría el tema de la maternidad de una manera completamente ética.

Para profundizar en el tema: cfr.: “Asistentes de dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa”, especialmente en su capítulo 5 y  el 6 de la Parte II








AUTORA: ZABALA ORMAZÁBAL

Maternidad: reivindicar los derechos

Matilda Echeberri es licenciada en Filología Inglesa y trabajó durante 8 años en el consulado peruano en Zurich (Suiza).  En sus primeros 5 años no tuvo ningún problema con sus compañeros y la empresa, pero en el sexto año escondió su embarazo por unos meses para poder conseguir una plaza fija.

Al conseguirla anunció que estaba embarazada y tuvo que cogerse la baja debido a complicaciones.

La empresa decidió no pagarle durante los 6 meses que estuvo de baja. Matilda pidió explicaciones y le dijeron que era debido al haber escondido su embarazo durante un mes. Sin embargo, cuando se incorporó a la vida laboral en su primera nómina le ingresaron los 6 meses que no le habían pagado.

Debido a asuntos familiares Matilda, su marido y su hijo debieron de regresar a Perú donde decidió trabajar a jornada completa para su familia. En su momento estaba muy contenta con su decisión pero después de 10 años tuvo la oportunidad de volver al mundo laboral y no dudo en cogerla. Desde ese día, Matilda está muy contenta con su trabajo y piensa que hizo mal en dejar el mundo laboral para ocuparse tan solo de su familia porque podría haber compaginado las dos cosas.

Comentario y discusión:
En referencia al libro Asistentes de dirección crecimiento personal/excelencia corporativa, encontramos que la mentalidad productivista que mira a la mujer madre como un problema por considerarla  un obstáculo persiste.

Sin embargo, está comprobado que la experiencia de la maternidad suscita en la mujer nuevas actitudes muy positivas en su modo de relacionarse y trabajar.

Debido a estas nuevas actitudes, muchas empresas de Estados Unidos han facilitado a sus trabajadoras la atención de sus bebés construyendo guarderías en sus instalaciones y así ayudarles en su trabajo tanto laboral como familiar y no penalizarlas por querer formar una familia.

Para profundizar en el caso, cfr. El Capítulo 5 del citado libro y el 6 de la Parte II


CASOS  DEL CURSO 2009-10


AUTORA: JUGATX LANDA CENICACELAYA


Narración de una historia

Me llamo Nora, tengo 22 años y me gradué en ISSA. Mi currículum laboral no es muy amplio todavía. Aunque me gustaría narrar una de mis experiencias. Todo empezó cuando llevé a cabo mis prácticas como Management Assistant en una multinacional, fue entonces cuando conocí a otra chica, Elena.


Elena y yo teníamos que trabajar juntas y por ello decidíamos que era mucho mejor repartirnos el trabajo para ser más eficaces. Nuestros cometidos diarios, eran bastante variados, desde hacer fotocopias hasta traducir textos o redactar alguna que otra carta, bastante sencillo para todo aquello que aprendimos en la universidad.


Los problemas comenzaron cuando Elena, cambio de actitud en el trabajo. Sacó su lado más competitivo pues no podía aguantar que yo tuviera un currículum más completo y mis superiores empezaran a delegarme labores de mayor responsabilidad. Nuestra relación se enfrío a causa de ello y más tarde Elena empezó a criticarme a mis espaldas y a hacer comentarios feos delante de otros compañeros. Llegó un momento, que no podía aguantar semejante presión a la que estaba sometida, y por ello pensé que la mejor solución sería dimitir.


b) Discusión
Elena no actuó nada bien, ya que no pudo aguantar que Nora tuviese un currículum más completo y una secretaria debe abstenerse de cualquier competencia desleal en relación con sus compañeros. 

También Elena tiene que ser consciente de que la discreción es algo de una importancia fundamental en el mundo laboral, y por eso no estuvo nada bien que criticara a Nora a sus espaldas delante del resto de compañeros. Además debe ser consciente de que representa un colectivo al que tiene la obligación de defender y enaltecer.


Referencias

Las referencias que he tenido en cuenta para llevar a cabo este trabajo son los códigos deontológico y dentro de estos, me he basado en los principios fundamentales de las normas éticas de conducta del /la secretario/a los siguientes:

Dignidad: debe abstenerse de todo comportamiento que suponga infracción o descrédito y desenvolverse en el ejercicio de su profesión con honor y dignidad.
Integridad: debe actuar con honradez, lealtad y buena fe. 



AUTORA:   ABRAHANNA LUNA


Conciliación del trabajo con la familia en el mundo del secretariado, management assistance y P.A.


Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?.

Mis estudios son el Área Técnica Comercial Mención Secretariado en Academia Militar Batalla de Las Carreras


En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años?
Trabajo como Asistente en el Área Administrativa desde hace 2 años.


Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Sí, puedo conciliar mi trabajo.


Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
Es un poco difícil pues es absorbente pero trato de arreglar mi horario de tal manera que pueda dividir mis tareas, lo hago con la ayuda de herramientas como las agendas, los recordatorios en los correos electrónicos, los post-it y sobre todo poniendo en práctica los conocimientos y los métodos aprendidos dentro del aula.


¿Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
Los esfuerzos son estresantes más que difíciles pues encontrar el equilibrio entre las tareas cotidianas de trabajo y las personales requiere el desprendimiento personal de parte de uno para poder realizar profesionalmente este trabajo.


¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?
La satisfacción personal que consigo a través del día a día me permite realizar mis tareas con entusiasmo y entrega y repercute de una manera positiva en mi vida personal y viceversa cuando logro cumplir las expectativas de mi rendimiento como profesional.


En el caso de que usted no consiga compatibilizar trabajo y familia ¿podría explicar a qué se debe esta incompatibilidad?

Es difícil congeniarlas por lo absorbentes que pueden ser al momento de realizar tareas familiares pues como profesionales vivimos en un mundo tan competitivo el cual no da lugar a ese tipo de actividades.


¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?
Si


En caso afirmativo: ¿podría explicar cómo se manifiestan esas trabas por parte de la empresa?
Las encuentro en el horario pero trato de reponerlas y establecer metas para poder compartir junto a mis familiares


Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares).
No

En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?
Si tienes problemas familiares debes dirigirte al área de Recursos Humanos y exponer tu caso a fin de que te puedan brindar la ayuda necesaria.


Si la incompatibilidad estuviera causada, sobre todo, porque usted no sabe cómo conciliar familia-trabajo ¿ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema?
No he tenido ese problema por el manejo que le he dado a través de los conocimientos adquiridos en el área y porque he aprendido que con dedicación y deseos de superación de mi parte se puede conciliar. No he buscado nunca asesoramiento pues no ha sido necesario.


En caso contrario: ¿Por qué no siguió aquellos consejos?
Por ejemplo: “me parecían muy teóricos” o: “los consideraba irrealizables porque soy muy distinta/ o a quien me los proporcionaba”.

¿La dificultad de conciliar trabajo-familia nació quizá más bien de la falta de comprensión de alguno de sus parientes que no aceptaba, por ejemplo, que usted disfrute de una autonomía profesional, o incluso que no comprendiera que usted tiene derecho a trabajar?
No. mi familia ha sido mi punto de apoyo y equilibrio cuando más lo he necesitado, estoy muy agradecida de que a través de ese apoyo brindado, hoy soy una profesional con deseos de seguir fortaleciendo mis debilidades y seguir aprendiendo Aún más, tengo ambición de romper mis propias barreras.
Referencia del caso práctico
Mi caso está relacionado con dos formas de vida y una persona.
Durante muchos años las mujeres han luchado para hacerse un hueco en el mundo laboral. Poco a poco lo han logrado pero todavía existen pequeños lugares muy difíciles de lograr compaginar el horario laboral con la vida personal.
A continuación les dejo con la historia de una asistente de dirección en la RD. Ella estudió en la Escuela Militar del Ejército Nacional “Batalla de las Carreras”, siendo una de las pocas chicas que se graduó en su promoción. Actualmente trabaja en la Quinta Brigada de Infantería del Ejército.
Si se desea profundizar más en el tema en el libro de Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa en la primera parte en el capítulo 5, pondrán encontrar más infomación.





AUTORA:   ALBA FERNÁNDEZ PALACÍN

ACOSO PISCOLÓGICO
Este es el caso de una joven que sufrió acoso psicológico en uno de los puestos de trabajo que ocupó. No ocurrió mientras ella estaba de prácticas sino en su segundo o tercer puesto de trabajo. Ella trabajaba en el departamento de Marketing.


Todo empezó a los dos meses de empezar a trabajar en la empresa. Al principio ella pensaba que lo que estaba ocurriendo era por ser nueva en la empresa y por no tener mucha confianza o amistad con sus compañeros de trabajo. Cuando se reunía con su equipo para tomar las decisiones o la innovación de un producto parecía que al resto del equipo no le interesaba lo que ella estaba contando, la interrumpían con temas que no tenían relación respecto al motivo de la reunión, etc. Se sentía bastante aislada pero no porque ella se cerrara en sí misma, sino porque los demás no la respetaban debidamente.

Dejó pasar el tiempo pero todo seguía igual. En las reuniones de trabajo seguían sin prestarle mucha atención o a no tener en cuenta sus ideas u opiniones. Le asignaban tareas de poca importancia mostrando así su desconfianza hacia ella. Empezaba a creer que no valía para el trabajo y dejó de confiar en sí misma.


Esto le afectaba muchísimo en su vida personal, estaba muy desganada y las personas de su entorno lo notaron y trataron de hablar con ella. Ella al principio no se daba cuenta puesto que ya empezaba a creerse inferior a los demás. Finalmente, gracias a su pareja, familiares y amigos empezó a darse cuenta y volvió a creer en sí misma. Y cuando se sintió con suficientes fuerzas dimitió. En total estuvo trabajando casi un año en esas condiciones y dice que si en algún momento se da cuenta de que algún compañero suyo está pasando por lo mismo que actuará sin pensarlo para poder ayudarle.


Hoy en día tiene un negocio familiar junto con su marido y a pesar de haberlo pasado mal sigue con la misma fuerza o incluso más de la que tenía antes en el ámbito laboral.


Esta historia está relacionada con el tema mobbing o acoso psicológico que hemos tratado en clase.

La acosaban psicológicamente interrumpiéndola, ignorándola y menospreciándola. No se burlaban de ella, ni le decían cosas para hacerla sentirse inferior sino que mediante una serie de acciones eso se fue formando por sí solo hasta que ella se lo creyó. No la criticaban, ni la amenazaban, ni rumoreaban sobre ella, ni se reían de ella pero así y todo creo que es un caso mobbing.


Este caso está relacionado con el capítulo 7 (pp. 245-251) del libro que está centrado en el Mobbing. La historia de esta joven no es igual que los casos del libro del tema 7 pero tiene cierto parecido con todos ellos. 






AUTORA: ANA LUJÁN ROMÁN
CONCILIACIÓN TRABAJO FAMILIA
Coro es una chica que al terminar su carrera en asistente de dirección consiguió hacer las prácticas en una empresa dedicada a los materiales de soldaduras que se dedicaba principalmente a aleaciones especiales, reparación de soldaduras, soluciones integrales o a distribuir las marcas x y z Se trabajaba de 9 a 14:00 así que podía pasarse toda la tarde con la familia en casa, o salir a dar una vuelta... Cree que en invierno todo era diferente pero una de las chicas que trabajaba conmigo era madre y no trabajaba ninguna tarde, ella hacia jornada continua.


Después de la empresa de Pamplona, la contrataron en un colegio de Bruselas en el que trabajaba hasta las tres y media de la tarde, por lo que la relación trabajo familia también era muy buena. Además, tenía las mismas vacaciones que los estudiantes, por lo que eran desde Julio hasta Septiembre. Para ella ha sido el mejor sitio donde puede conciliar familia –trabajo.


Desde hace una semana está trabajando en una institución oficial de Bruselas en la que no es muy fácil conciliar la relación trabajo – familia ya que se entra hacia las 9 de la mañana y no sale hasta las 8 y media o las 9 de la noche . Es una institución en la que los trabajadores viven por y para ella porque no tiene horas para más. Según Carlota en este momento de su vida le sería imposible tener una familia ya que le sería imposible verla más que cuando se levante o una hora antes de irse a la cama.


Este caso está relacionado con el capítulo número 5 del libro Asistentes de Dirección: crecimiento personal / excelencia corporativa titulado ya que habla sobre el tema de maternidad, la familia, la mujer. Las páginas del libro que abarca el caso son de la 93 a la 100 A través de este testimonio llegamos a la conclusión de que a pesar de que Coro no lleva mucho tiempo en la vida laboral, es una persona muy solicitada ya que en un tiempo muy reducido de tiempo ha podido experimentar tres lugares de trabajo distintos cada uno con sus aspectos positivos y negativos.

Centrándome en su actual puesto de trabajo creo que la empresa debería de tener unos horarios más flexibles o nuevas técnicas de trabajo para que de esta forma todos los trabajadores pudieran tener más dedicación a su familia, amigos o hijos. 







AUTORA: ANA TEJADA

PROBLEMAS CON LOS COMPAÑEROS

Carolina, la secretaria de Dirección de una empresa multinacional, tiene una reunión con dos compañeros de trabajo, el jefe de producción y el jefe de almacén.
El jefe de Carolina le ha delegado que organice varios envíos urgentes y cuando entra en la sala estos dos compañeros empiezan a incomodarle haciéndole preguntas sobre su ropa y sobre qué hace los fines de semana. Ella les pide por favor que se centren en la reunión y que dejen de preguntar acerca de su vida privada.
A los dos días se vuelven a reunir como seguimiento del tema y los dos compañeros continúan en la misma posición de preguntas indiscretas. Al final ella les dice que le parece que están teniendo una actitud poco ética y que ha decidido que se lo va a comentar a su jefe. Al terminar la reunión ellos le piden disculpas y le piden que no se lo cuente al jefe, le prometen que no volverá a ocurrir; ella acepta las disculpas.


COMENTARIO
Bajo mi opinión, Carolina hizo bien en no contestar a ninguna pregunta de los dos indiscretos compañeros de trabajo; también hizo bien en pedirles por favor que se centrasen en el trabajo.
Respecto a contárselo al jefe o no, no estoy segura de qué hubiera hecho yo en su lugar, pero por lo menos los compañeros le pidieron disculpas y le prometieron que no volvería a pasar. Con su actuación creo que se ganó el respeto del jefe de producción y del de almacén aunque sigo sin estar segura de si yo se lo hubiera comentado al jefe.


CASO 2: MOBBING
La secretaria de Dirección, además de compañera, es amiga del Jefe de Mantenimiento. Éste ha tenido un comportamiento poco ético con un subordinado, un operario de mantenimiento, le ha hecho mobbing y la secretaria de Dirección, al igual que los demás, se ha dado cuenta del asunto. Además, el jefe de mantenimiento, como amigo, se lo ha contado.


La secretaria de Dirección le comenta a su amigo el jefe de mantenimiento que no está bien cómo intentaba solucionar sus problemas con ese empleado, que debería actuar de otra manera e intentar solucionarlo. Como éste no ha cambiado su actitud, ella, como Secretaria de Dirección y por lo tanto confidente del Director General, se lo cuenta al Director General para que, si lo considera, tome cartas en el asunto. Ella, por supuesto, le ha pedido al Director General que como siempre espera confidencialidad en este tema.


COMENTARIO
El jefe de Mantenimiento está teniendo un comportamiento completamente antiético. La Secretaria intentó ayudarle a solucionar el problema pero, como éste seguía tratando al subordinado de la misma manera, me parece correcto que se lo haya contado al Director General por si quiere tomar cartas en el asunto.
No creo, para nada, que la Secretaria haya tenido un comportamiento “acusica” porque, desde mi punto de vista, el mobbing es algo que no se puede tolerar.
Para profundizar en los casos, puede consultarse: "Asistentes de dirección: crecimiento personal / excelencia corporativa". El primero de los casos, en el que la asistente es cuestionada sobre su vida privada, correspondería al capítulo uno: acoso; mientras que el segundo caso se corresponde con el capítulo 7: mobbing. 






AUTORA: ANDREA GIMÉNEZ GALARZA
OTRO DE CONCILIACIÓN
Para elaborar este caso he entrevistado a Ana Ruiz, es una chica de 42 años que trabaja como secretaría en una gran empresa de servicios. Para conocer su experiencia en el mundo laboral he realizado las siguientes preguntas:

1.- ¿Cuáles han sido sus estudios y preparación?
Estudié secretariado en la rama de Formación Profesional. Durante los estudios hice prácticas como secretaria en una empresa de estudios socioeconómicos, y al finalizar los mismos entre a formar parte de la empresa en la que actualmente trabajo.

2.- ¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde cuántos años?
Trabajo en una oficina dedicada la gestión y trámites administrativos (Gestoría). Tengo una experiencia de 20 años en la misma.

3.- ¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Hoy en día resulta más fácil hacerlo ya que en este terreno se ha avanzado poco a poco, sobre todo en los últimos 10 años. Antes te veías en la situación de tener que elegir entre tu vida familiar o laboral, o como poco no promocionar en tu vida laboral.

4.- Si la respuesta anterior es afirmativa, ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo y si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
En los últimos años, sobre todo en las grandes empresas, ha habido una concienciación de este tema por parte tanto de los empresarios como de los trabajadores, llegando a acuerdos que están facilitando el modo de compatibilizar la vida laboral y familiar. En mi caso, cuando yo empecé a trabajar sólo contábamos con la baja por maternidad que incluso se amplió de 3 a 4 meses, este fue el primer avance.
Más tarde hemos tenido la adecuación de horarios laborales, licencias para acompañar a los menores al médico, cursos profesionales dentro del horario laboral, etc.
Todo esto, se ha hecho posible gracias a las negociaciones dentro de la empresa entre el propietario de la empresa y los propios trabajadores.

5.- ¿Esta compatibilidad es armónica o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
Cada día resulta más armónica, pero en ocasiones ha resultado difícil de conseguir. Todo depende de la voluntad negociadora del propietario de la empresa, pero se nota que cada vez la concienciación es mayor por ambas partes.

6.- ¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar?
Indudablemente. Cuando una persona quiera o necesite trabajar en una empresa, si en esta se siente involucrada en el proyecto y además su labor se ve recompensada, en su ámbito familiar se sentirá más tranquila.
En mi caso, es muy importante tener una satisfacción profesional para así no llevarme los problemas a casa.

7.- ¿Y su dedicación familiar también repercute positivamente en su modo de trabajar?
También es importante, ya que un conflicto familiar te puede abstraer de la dedicación al trabajo que necesitas.

8.- ¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?

No encuentro grandes dificultades. Lo que sí he observado es que en el caso de las mujeres nos ha limitado y nos sigue limitando la promoción profesional. Por ejemplo, en muchas empresas, en puestos directivos, se requiere una dedicación casi exclusiva, que aunque esté remunerada limita mucho la dedicación familiar.

Por lo tanto, en una familia generalmente es sólo uno de los miembros el que opta a esta dedicación, y hay que decir que hoy en día todavía siguen siendo los hombres.
En mi empresa, muchas reuniones de trabajo, comidas, etc. se siguen realizando fuera del horario laboral lo que dificulta la dedicación familiar.

9.- ¿Ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema?
Nunca he buscado asesoramiento fuera de la empresa, pero dentro de ella sí. En cuanto hay alguna novedad procuro estar informada.

10.- ¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?
Yo recomendaría a las personas que estén en esta situación que soliciten ayuda tanto dentro como fuera de su empresa, quizá su problema incluso puede estar amparado por la ley y no tiene ningún derecho a perderlo.
En caso de que el conflicto esté en tu ámbito familiar, igualmente tratar de solucionarlo para que no te repercuta en tu rendimiento laboral. Siempre hay que procurar discernir entre tu vida laboral y tu vida familiar.

11.- ¿Le importaría describir algún caso de conciliación trabajo-familia ya sea negativo, positivo, o con comienzo difícil y final feliz?
El caso más reciente de conciliación trabajo-familia que conozco, tengo que decir que es positivo, ya que se trata de conceder una mayor flexibilidad horaria a los trabajadores que tengan personas mayores a su cargo para su cuidado. El caso se trata de una mujer que tiene a su cargo a su madre de 84 años con una salud delicada y que requiere atención continuada. Esta mujer solicitó la misma flexibilidad horaria que la que disfrutan las madres con niños menores de 12 años, y se la concedieron.


Bueno con esta pregunta hemos terminado, tengo que decirle que me han resultado muy interesantes sus opiniones y me han servido de mucha ayuda.
Para terminar me gustaría decir que dentro de la conciliación de la vida laboral-familiar queda mucho por hacer. Quizás mi experiencia está enclavada en una gran empresa que tiene conciencia de esta situación, pero la realidad es que hay miles de medianas y pequeñas empresas en las que estas cuestiones no se han empezado ni tan siquiera ha plantear, con lo cual sus trabajadores están todavía muy lejos de tener estos derechos.

Espero que se siga avanzando en el tema.
Muchas gracias. 
Para profundizar en el caso: cfr: pp. 93-100. del libro Asistentes de Dirección: Maternidad: Aportación femenina al trabajo.



AUTORA: CINTYA SAN MARTÍN BERNAL
CONCILIACIÓN FAMILIA-TRABAJO

Ésta es una encuesta realizada a una chica de 25 años que es diplomada en Turismo y licenciada en Humanidades y Empresa. Actualmente está trabajando en una Universidad privada. Lleva trabajando allí desde hace un año exactamente y está muy contenta.

Sin embargo, hay veces que se le hace difícil compaginar el trabajo con la familia ya que tiene horario partido y llega a Irún sobre las 7 de la tarde, y si por ejemplo está interesada en ir a alguna academia para complementar su trabajo o estudios, las academias están cerradas.

Aun así, todo lo que realiza en el trabajo y su satisfacción profesional, le repercute positivamente en el ámbito familiar y viceversa. Todo lo que le ocurre lo comparte con su familia y su pareja porque tiene una buena comunicación con ellos, lo que ambas creemos que es importante.

De todas formas, no encuentra dificultad alguna por parte de la empresa para dedicar tiempo a su familia o a cualquier otro asunto. La Universidad donde trabaja le ofrece bastantes ayudas económicas respecto a la maternidad y hay muy buen ambiente con los directivos y con los demás compañeros. Además, si tienen la necesidad de ausentarse para atender a necesidades familiares, o porque tienen que ir al médico o por cualquier circunstancia, pueden hacerlo sin problemas (avisando previamente, por supuesto).

Si dado el caso alguna empleada se queda embarazada y sufre un embarazo difícil, puede solicitar la baja antes de lo previsto y hasta que el niño/a cumpla los 6 años dispone de una reducción de jornada para su cuidado.
Ella piensa firmemente que las leyes de nuestro país protegen las posibilidades de trabajar profesionalmente y dedicarse a la familia gracias a las ayudas por hijo y recomienda a aquellas personas que se encuentren en un momento de crisis en la conciliación familia-trabajo, que busquen otro trabajo que se ajuste mejor a las condiciones familiares, ya que la familia es lo primero.

Ha comentado que en la Universidad, se realizan conferencias, seminarios y cursos para los empleados sobre cómo solucionar éste problema y que está en proceso de estudio la implantación de un horario algo más flexible, para mejorar las condiciones de trabajo en la empresa.

Ha añadido que anualmente se celebra una comida con todos los trabajadores de Tecnun y Ceit, en la que homenajean a los jubilados. Es una ceremonia en la que se tiene en cuenta a las personas, sobre todo a los “mayores”. Por lo que es muy bonita y divertida.
Hay una cosa que me ha parecido curiosa, y es que a todos los hijos de los empleados de entre 0 y 10 años por Navidades, les hacen regalos.

La conclusión que yo saco con esto es que es importante conciliar el trabajo y la familia. Sobre todo, saber distinguir entre el ámbito profesional y el ámbito personal y tratar de no mezclar las dos cosas. ¿Por qué digo lo de conciliar el trabajo y la familia? Porque creo que debemos aprender a valorar lo que tenemos, bien sea dentro de la familia, bien sea en nuestra vida profesional. ¿Qué es lo que nos va a hacer crecer como personas? ¿Qué es lo que nos hará madurar? La gente de nuestro alrededor, la familia, los amigos, los compañeros de trabajo etc.

Se pueden aprender grandes cosas de los demás y también de nosotros mismos. Pero para ello, hay que saber desenvolverse solos, ir con la cabeza bien alta y estar seguros de que lo que
estamos haciendo es correcto.


Para profundizar, Cf: Capítulo 5: Maternidad, aportación femenina al trabajo/ Capítulo 2 (parte II): Ambiente laboral 






AUTORA: BEATRÍZ ARAMBURU

El caso responde a una entrevista hecha a una asistente de dirección, antigua alumna de ISSA, casada y que tiene dos niñas de cinco y ocho años.

Ana trabaja en un despacho jurídico situado en el cetro de San Sebastián desde hace diez años.
Ana puede conciliar su trabajo, ya que trabaja media jornada, de diez de la mañana a tres de la tarde. Sin embargo, encuentra dificultades por parte de su empresa para dedicar tiempo a sus dos niñas, Sara e Isabel, cuando éstas están enfermas y cuando están de vacaciones.
Por ejemplo, hace 1 año Sara estuvo en la residencia por una peritonitis causada por el apéndice, y únicamente tuvo fiesta los cuatro días reglamentarios. Los 11 días posteriores, tuvo que ir a trabajar después de apenas haber dormido en el hospital.
Ana ha logrado esta meta ya que redujo su jornada laboral.
Al comienzo, trabaja a jornada completa. Cuando nació Sara, redujo su jornada laboral. De esta manera, puede llevar a las niñas al colegio y recogerlas por la tarde. Cuando están enfermas, se quedan con su padre o las dejo con la amoñi (abuelita).
Esta compatibilidad a Ana le resulta muy estresante.
Su dedicación familiar no le repercute positivamente en su modo de trabajar, no todo lo contrario. Le influye mucho más la situación familiar que la laboral. Quiero decir, que si tiene problemas en casa, en el despacho está más nerviosa, inquieta, etc.
Desgraciadamente, su empresa no dispone de una filosofía para sus empleados.
Ana opina que las cosas han de tomarse con tranquilidad, que no somos “superwoman”. De todas maneras recomienda que si el horario es muy malo, y si es posible, que reduzcan la jornada laboral
- ¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años?
Trabajo en un despacho jurídico desde hace 10 años.
-¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Sí, porque trabajo media jornada, de 10:00 a 15:00 horas.
- ¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?
Sí, cuando mis hijas están enfermas y cuando éstas están de vacaciones.
-¿Podría explicar cómo se manifiestan esas trabas por parte de la empresa?
Pues por ejemplo hace 1 año Sara estuvo en la residencia por una peritonitis causada por el apéndice, y únicamente tuve fiesta los cuatro días reglamentarios. Los 11 días, tuve que ir a trabajar después de apenas haber dormido en el hospital. Resumiendo, no me puedo quedar con ellas en casa cuando están enfermas.
-¿me podría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
Al comienzo, trabajaba a jornada completa. Cuando nació Sara, reduje mi jornada laboral. De esta manera, puedo llevar a las niñas al colegio y recogerlas por la tarde. Cuando están enfermas, se quedan con su padre o las dejo con la amoñi (abuelita).
-¿Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
En mi caso es muy estresante.
-¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?
No porque me influye más la situación familiar que la laboral. Quiero decir que si tengo problemas en casa, en el despacho estoy más nerviosa, inquieta, etc.
-¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores?
Desgraciadamente no.
-¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?
Que intenten tomárselo con tranquilidad, que no somos “superwoman”. De todas maneras recomiendo si el horario es muy malo y es posible, reducir la jornada laboral.
Para profundizar en el caso, puede consultarse: maternidad/actuación antiética de la empresa: en: "Asistentes de Dirección: crecimiento personal...", p. 241




AUTORA: Blanca Azorín

ENTREVISTA A UNA ASISTENTE DE DIRECCIÓN
La persona a la que he entrevistado se llama X y estudió en ISSA. Su carrera estuvo centrada en la formación de Asistente de Dirección. Actualmente, ella está trabajando en San Sebastián en una empresa de investigación, concretamente en una fundación de un Centro de Investigación Tecnológica. Lleva 22 años de desarrollo profesional en la misma empresa.
En cuanto a lo de si se puede compaginar la familia con el trabajo me ha dicho que sí, eso si, siempre apoyándose en ayuda externa. Nunca ha tenido problemas para armonizar su vida laboral y familiar. La satisfacción profesional repercute en su vida familiar ya que si en ambos ámbitos estás bien eso favorece de manera positiva en el día a día.
Sobre si alguna vez ha encontrado dificultades por parte de la empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar o familia me ha dicho que no, eso si siempre dentro de un orden. Su empresa si que dispone de una filosofía favorable a la vida familiar de sus empleados y para ello hace uso de horarios flexibles, reducción de jornada… Aunque eso sí, poco a poco se está consiguiendo mejorar aún más en este ámbito. En referencia a que la incompatibilidad estuviera causada por no saber conciliar trabajo y familia me ha respondido que no y que nunca ha necesitado ayuda externa para resolver esa situación.
Ella cree que las leyes se podrían mejorar ya que todavía falta mucho por hacer aunque eso sí ha resaltado que últimamente se está mejorando en este ámbito. Sobre las personas que están pasando una crisis en cuanto a la familia y al trabajo me ha dicho que debería hacer entender a esas personas, su familia en este caso, lo importante que es para ella el trabajo ya que le da una satisfacción personal, ya que ha cursado unos estudios para poder trabajar en ello, porque sino no le vale de nada.

Para profundizar en el caso: Cf capítulo 5 sobre la maternidad (pág. 93 a 100), dentro de este capítulo estaría centrado mi caso sobre todo en los puntos, 5.1, 5.4 y 5.6. 






AUTORES: IOANNA FAGUNDEZ Y JUANJO GARÍN

Caso de Asistente de Dirección
Como protagonista de nuestro caso hemos escogido a X, antigua estudiante de ISSA. Ella nos relatará su experiencia personal.
¿Cómo empezaste a trabajar en la empresa?
Cuando volví de Estados Unidos empecé a buscar trabajo y me apunté a diferentes bolsas de trabajo. Una la de ISSA, otra fue en la de Lanbide, que trabaja en los tres territorios vascos, ya que mi objetivo era trabajar en Guipúzcoa.
Como no tenía experiencia previa y la situación económica, por culpa de la crisis, no era muy propicia, había mucha demanda de trabajo y poca oferta. Al haber muchas personas cualificadas y con más experiencia que yo, me era muy difícil competir contra ellas y adquirir un puesto de trabajo.
Cuando fui a ISSA me ofrecieron una beca, pero al principio fui reacia y preferí esperar a que me llamasen de alguna empresa. A medida que iba pasando el tiempo las ofertas que me llegaban eran únicamente para cubrir bajas, a media jornada y muy lejos de mi casa. Por otro lado, las “buenas ofertas” que me encontraba requerían una experiencia que no tenía. Debido a esta situación, decidí aceptar la beca PIE que ofrece la Universidad de Navarra, y que consiste en trabajar y estudiar al mismo tiempo.
¿Por qué no querías ser becaria?
El primer motivo es que el sueldo es menor que trabajando con contrato y además no se cotiza. Por otro lado, tenía miedo a lo que iba a tener que estudiar y al nivel que exigirían. Me sentía atada porque iba en nombre la Universidad, y quería dejarla en buen lugar frente a la empresa. Para terminar tenía miedo de fallar a la compañía y me asustaba el trato que iba a recibir de los demás compañeros.
¿Cómo concilias tu vida social y el trabajo?
Teniendo en cuenta que trabajo desde las ocho y media de la mañana hasta las seis y media de lunes a jueves, con una hora y media de descanso para almorzar, y de ocho y media a tres los viernes, es muy difícil conciliar mi vida social y laboral. A pesar de ello, siempre saco tiempo para practicar mis aficiones, por ejemplo, los lunes y los viernes suelo ir al coro del cual soy miembro desde hace tres años. Aún y todo me gustaría hacer más cosas.
¿Cómo reaccionaste al trabajo que te adjudicaron?
Aunque ahora ya me he relajado y habituado al trabajo, al principio no lo pasé bien porque de la idea que me había hecho en la entrevista a lo que hacía en realidad había una gran diferencia. Yo llevaba la experiencia de la Quincena musical, y al ver que aquella empresa se dedicaba entre otras cosas a la preparación de cursos y jornadas, yo me hice la ilusión de que quizás tendría alguna semejanza con lo que había hecho en las prácticas, pero no fue así. Me frustró bastante y he estado varios meses sin poder aceptar la situación y darle la vuelta.
Ahora ya me he relajado y no me tomo mi trabajo como si fuera un deber. Estoy viendo cuál es la sensación de empezar del escalón más bajo, y creo que hay que tomarse el trabajo con filosofía. Pero no todo es oscuro: hay algunos momentos que me siento muy feliz, como por ejemplo cuando viene una persona importante y me llama por mi nombre y saben valorar hasta el trabajo más simple que hago.
Por otro lado, me siento muy apreciada por la directora, puesto que ver que la persona que dirige la empresa siente una falta cuando yo no estoy cubriendo mi puesto, me satisface, me honra y me sube la autoestima.
Echo de menos tener más compromisos, pero me tengo que dar cuenta de que llevo muy poco tiempo en la empresa y que el puesto que cubro no puede adquirir mayores responsabilidades, puesto que cuando uno las tiene trabaja, y yo cuando trabajo y me felicitan por ello me llena de orgullo y satisfacción. De hecho, la gente de la empresa me pregunta cuáles son mis aspiraciones porque les gustaría ayudarme y darles más responsabilidades, pero el problema está en que la empresa no es muy grande y el trabajo que hay es muy individual y no pueden delegar trabajos en mí, puesto que son sus trabajos.
¿Es fácil trabajar en una empresa como becaria?
Depende de la persona, del puesto de trabajo, de la empresa, etc. Si eres una persona pasiva y lo único que te interesa es ganar un sueldo bajo, hacer los trabajos que te asignan, preparar cafés a los invitados, sacar fotocopias, atender las llamadas telefónicas y marcharte a casa sin “ninguna” preocupación, ser becaria no tiene porqué ser algo malo.
¿Cómo es el ambiente de la empresa en la que trabajas? Bueno, regular, malo y ¿por qué?
El ambiente de la empresa es difícil que siempre sea bueno, y más cuando hay muchos trabajadores, puesto que no todos reaccionamos iguales ante las mismas situaciones. Aun así, hay mucha compenetración entre los trabajadores y más cuando la directora de la empresa también es muy agradable y simpática con nosotros. La gente sabe trabajar en equipo, son muy amables
Para profundizar en el caso, cf:
la 2ª parte del 2º capítulo en relación al ambiente laboral en sus inicios, en la página 195 del libro Asistentes de Dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa.

AUTORES: IOANNA FAGUNDEZ Y JUANJO GARÍN

Conciliación del trabajo con la familia en el mundo del secretariado, management assistance y P.A.

Siguiendo con el caso que tenemos que hacer, hemos decidido hacer la entrevista a X, una de las personas que tan amablemente atienden a los estudiantes en la secretaría de una universidad
¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?
Diplomatura ISSA, postgrado de formación de competencias y múltiples cursos.
¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años?
En el sector de la educación. Desde hace 20 años.
¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Bastante bien.
Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
En esta vida hay muchas etapas, pero sin hijos es todo más fácil de conciliar. Con ellos es más complicado, por ello tomé la determinación de trabajar desde casa (teletrabajo), en vez de dejar de trabajar, pero yo no podía dejarlo por como soy. La conciliación la logré por el horario flexible, el cual, lo pude llevar a cabo sin ninguna objeción.
¿Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
Es armónica dependiendo de los momentos, pero un factor que nunca me ha fallado y que me ha ayudado a lograr esta armonía es sin duda la ayuda externa, con esto me refiero sin lugar a dudas, a mi familia. Creo que la conciliación es una utopía, aunque si yo he conseguido no estresarme en ningún momento a sido gracias a la ayuda que he recibido de por parte de mi familia.
¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?
Por supuesto, todo es una unidad, con lo que algo que me afecta en el ámbito familiar se va a reflejar en mi ámbito profesional (a pesar de hacer grandes esfuerzos por que esto no sea así) y viceversa, un logro o un fracaso en el trabajo va a repercutir en mi situación familiar. Siempre tenemos que tener algo que nos motive y nos haga seguir hacia adelante.
¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?
Por lo que a mí respecta, no he encontrado dificultad alguna a la hora de compaginar mi horario laboral con las tareas domésticas y familiares puesto que, yo planteaba los problemas que me surgían y junto con ellos las posibles soluciones que serían favorables para mí y que no repercutían negativamente a la compañía.
¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares).
En mi empresa no hay ningún escrito en el que se exprese directamente los puntos sugeridos en esta pregunta. Pero, si es cierto que se habitúa a todo tipo de casos dependiendo de las personas y de la situación.
En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?
Puede que el hecho de que no esté escrita expresamente la política de la empresa, referido a este tema, sea beneficioso para los empleados que trabajamos aquí. Yo creo que algo escrito, puede desfavorecer en algunos casos en vez de ayudar, que se supone que es su misión. En mi opinión, cada uno se tiene que buscar sus propias medidas.
Si la incompatibilidad estuviera causada, sobre todo, porque usted no sabe cómo conciliar familia-trabajo ¿ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema?
Nunca he tenido que recurrir a un asesoramiento expreso, creo que es mucho más sencillo y eficaz que cada uno se pare a pensar qué es realmente lo que necesita o es mejor para él.
¿Piensa que las leyes de su país protegen suficientemente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y management assistance y dedicarse suficientemente a la familia?
Una frase que utilizo mucho y que creo que es perfecta para esta pregunta es “café para todos”, con esto quiero recalcar una idea que he mencionado con anterioridad, que no todas las leyes son buenas para todo el mundo, que depende tanto de la persona en sí como del momento en que se encuentre. Por otro lado, creo que a las leyes de nuestro país les falta mucho camino que recorrer para llegar a lograr las grandes ventajas de las que disfrutan otros estados, un claro ejemplo de ello pueden ser las bajas de maternidad de un año de duración que tienen en lugares de Europa como Holanda.
Si su respuesta fuera negativa: ¿podría trazar unas líneas de recomendaciones prácticas para crear o modificar esas legislaciones?
Yo creo que las leyes generales no favorecen a todos por igual, sobre todo cuando tienes a niños o personas mayores a tu cargo. Es por esto por lo que creo que el objetivo final de las leyes tendría que ser el de dar apoyo a las empresas (tanto financiero como institucional) para que estas pueden ayudar a sus empleados en los momentos que lo necesiten.
Un ejemplo de esto podría ser, reforzando la idea que Juanjo mencionó en las primeras clases de ética, en casos de embarazos, que el peso que ello conlleva no lo cargue por completo la empresa sino que, el gobierno de facilidades para estos casos, promulgando así un acercamiento tanto del gobierno con las organizaciones, como de las empresas con sus trabajadores.
¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?
Lo primero que tendríamos que hacer es plantearnos realmente cuales son nuestros valores, teniendo en cuenta que estos cambian mucho a lo largo de nuestra vida, y que son los causantes de los desequilibrios que podemos sufrir. Tenemos que tener una prioridad y afrontar las consecuencias que ello conlleva de la mejor manera posible, ya que la vida es simplemente elegir y saber rechazar. Hay personas ambiciosas que tienen que saber decir que NO, y el hecho de no saber rechazar les conduce a una crisis personal.
¿Le importaría describir algún caso de conciliación trabajo-familia ya sea negativo, positivo, o con comienzo difícil y final feliz? Escriba o hable libremente sobre sus ideas y aspiraciones en este tema.
Lo primero de todo, tengo que decir que he expuesto todas mis ideas libremente y sin tabú alguno a lo largo del cuestionario.
Siempre se está pensando en la conciliación familiar con la mujer, pero ahora el estado da al padre, o por lo menos, ofrece, la baja por paternidad. De hecho, en mi casa, mi marido ha sido quien ha pedido una reducción de jornada para cuidar de nuestros hijos.
Para finalizar: queremos resaltar unas palabras que x nos ha dicho y que nos han llamado mucho la atención: el puesto de asistente de dirección es un trabajo muy privilegiado, puesto que permite conocer en todo momento la situación en la que se encuentra la empresa, y sobre todo los dos “posicionamientos” posibles como son el del jefe y el de los empleados.
Para profundizar en el caso:
Cf: la 2ª parte del 2º capítulo, en relación al ambiente laboral bueno, en la página 191 del libro Asistentes de Dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa.





AUTOR: JOSÉ IGNACIO RODRÍGUEZ REMÍREZ

CUESTIONARIO PARA SECRETARIOS Y AYUDANTES QUE TRABAJAN EN ÁMBITOS POLÍTICOS/
1. Antes de nada quiero agradecerle su colaboración para este tomo del libro de ética para secretarios y ayudantes de dirección. ¿Podría comenzar qué estudios ha realizado usted, de qué titulaciones dispone y cuál ha sido su trayectoria profesional hasta ahora?
1º.- Bachiller Elemental y Secretariado. (Taquigrafía y mecanografía)
2. ¿Desde cuando trabaja usted como funcionaria /o para un partido político/ Administración pública/ Sindicato, etc.?
2º.- Trabajo para la Administración pública desde el año 1989
3. ¿En qué consisten sus tareas y cometidos?
3º.- Empecé trabajando como secretaria en la Policía Local, ahora estoy en la Oficina Técnica, con un arquitecto y aparejadora, atiendo a los vecinos que vienen a quejarse de problemas de calles en mal estado, falta de alumbrado público, jardines, saneamientos, citas para los técnicos, informes y algún presupuesto para proyectos.
4. ¿Qué es lo que más le satisface de este trabajo? ¿Consigue usted incentivar su afán de superación profesional sabiendo que siendo funcionaria / o tiene asegurado el puesto de trabajo, en principio, de por vida? ¿Cómo se plantea su reciclaje y afán de superación?
4º.- El poder ayudar a los vecinos, a) Si tato de superarme, b) con algún curso
5. ¿Qué es lo que menos le satisface y cuáles son las dificultades más relevantes que ha encontrado hasta ahora?
5º.- Cuando los vecinos vienen a quejarse a gritos porque no se les solucionó el problema.
6. ¿Puede conciliar su vida laboral con la vida familiar?
6º.- Sin ningún problema
7. Si la respuesta anterior fuera afirmativa: ¿podría contar cómo consigue esta conciliación y cómo ha resuelto hasta ahora las posibles incompatibilidades?
7º.- Cuando mis hijos eran pequeños tenía a mis padres que los cuidaban
8. ¿Cuáles son los problemas éticos más frecuentes que ha encontrado hasta ahora en el desempeño de su profesión como secretaria/ o?
9. ¿Cómo los ha procurado afrontar?
10. ¿Cuáles le parecen más complicados e incluso irresolubles?
11. ¿Cuáles son los problemas que encuentran habitualmente los secretarios que desempeñan su profesión como funcionarios?
11º.- Los intereses de los vecinos
12. ¿Su puesto de trabajo es estable o peligra con las elecciones? ¿Sucede lo mismo a otras compañeras que trabajan con políticos de otros partidos, Instituciones públicas o sindicatos?
12º.- Es estable
13. ¿Qué propuestas haría usted para evitar la incertidumbre y la inestabilidad de los puestos de trabajo de las secretarias/ os que trabajan en los ámbitos políticos o las distintas tendencias sindicales, etc.?
13º.- Si es funcionario o laboral fijo no tiene por qué peligrar el puesto de trabajo
14. ¿Le parece que es complicada para una secretaria la probabilidad de reciclaje profesional en estos ámbitos? Por ejemplo: si el partido rival/ Sindicato/ ganara las elecciones ¿sería posible que una secretaria /o trabaje para un candidato de la oposición?
14º.- Sería posible
15. Si el cargo político/ sindical etc. Para el que trabaja una secretaria/o perdiera su puesto después de unas elecciones ¿piensa usted que sería conveniente un código deontológico que permita a esa secretaria/ o trabajar para el nuevo puesto del partido contrario para evitar la competencia desleal y vivir la confidencialidad de la información que tiene de la persona anterior?
15º.- No porque aumentaría bastante la plantilla de cada vez que hay elecciones y la gente de confianza que trae cada partido político quedaría trabajando en la administración sin ningún tipo de examen.
16. En caso de que lo expuesto en el n. 13 no fuese viable, ¿piensa que los partidos políticos /Sindicatos /Administraciones Públicas/ deberían asumir un compromiso firme de proteger los puestos de trabajo de sus secretarias/ os, por ejemplo firmando un contrato en el que les garanticen siempre otro puesto de trabajo?
16º.- Si son secretarios/as de cargos de confianza políticos, los deberían asumir los propios grupos políticos.
17. ¿Sabe si en las Administraciones, ya sean municipales, autonómicas o estatales las secretarias/ os de los cargos políticos tienen garantizada su estabilidad laboral?
17º.- Si siempre que sean funcionarios, interinos o laborales fijos
18. Si no se diera la estabilidad señalada en la pregunta anterior: ¿se le ocurren soluciones para evitar ese problema?
19. Hable de lo que puede servir más para una publicación ética para secretarios y ayudantes de dirección. Puede narrar experiencias personales y casos que conozca directamente o de oídas. Expláyese sin límites de espacio. Incluso tiene la oportunidad de redactar un borrador de código deontológico para secretarias/ os que trabajan en el ámbito político/ sindical/ Administraciones Públicas, etc.
19º.- La atención con el público es un trabajo un poco duro porque la gente llega con sus problemas y quieren que se los soluciones ya. También depende en las dependencias municipales que estés trabajando, cuando trabajé en la Policial Local, se veían muchas calamidades, drogadictos, gente marginal, entonces ahí a sus familiares podías darle ánimo y ayudarlo moralmente.
Si tienes un poco de caridad con la gente y piensas como me gustaría que me tratasen a mí si yo fuera ese vecino, te hace ver las cosas de distinta manera, le escuchas el problema y tratas de solucionarlo cuanto antes, en la medida de lo posible
20. Si le parece oportuno, narre algún caso real (omitiendo nombres) que pueda aportar experiencias éticas a otras personas.
Muchas gracias por su colaboración

CONCLUSIÓN:
En mi opinión este caso nos enseña que es posible la conciliación familia – trabajo y que siempre, da igual cual sea tu puesto de trabajo, debes de ser respetuoso con todo el mundo ya que no sabes si algún día podría tocarte a ti, en cuyo caso creo que te gustaría que te tratasen adecuadamente.
El caso está relacionado con el capítulo 5 (maternidad: aportación femenina al trabajo) y capitulo 8 (algunas experiencias útiles para el crecimiento personal)



AUTORA: MAIALEN MINGO

MOBBING
La protagonista de esta historia se llama Irene, titulada en asistente de dirección.
Irene durante sus años de estudiante, nunca llego a destacar como una alumna extraordinaria, pero a base de trabajo y esfuerzo conseguía sacar las asignaturas adelante.
Cuando terminó la diplomatura empezó a trabajar en una empresa ferroviaria que estaba situada en la misma localidad donde ella vivía. Al comienzo, al igual que la mayoría de las jóvenes gozaba de energía e ilusión. Al poco tiempo de empezar se dio cuenta de que por un lado sus compañeras del departamento se reían a sus espaldas y le menospreciaban, y por otro lado su jefe no le asignaba ninguna tarea, entonces se pasaba días enteros sin trabajos que hacer.
Por un lado sufría “mobbing” por parte de las compañeras y por otro se sentía infravalorada porque su jefe no le encomendaba trabajos que estuviesen a la altura de sus estudios, o directamente le dejaba que estuviese en su despacho sin hacer nada.
Irene se sentía muy mal, no sabía realmente que podía hacer, y se pasaba noches enteras llorando sin saber que hacer.
Al cabo de un tiempo saco valor y se presento a unos exámenes que la empresa ofrecía a los trabajadores para cambiar de departamento. Nuestra protagonista tuvo suerte y le desplazaron a otro sector.
En estos momentos goza de muchos años de experiencia y se alegra mucho de que hubiese cambiado de departamento. Ahora considera amigos a sus compañeros de trabajo, y desempeña un puesto muy importante del departamento.
Desde mi punto de vista debía de haber hablado con el responsable del sector para que le encomendara algún trabajo y ella pudiera demostrar lo capaz que era para realizar esa tarea, y por otro lado para que cesasen las continuas burlas que sólo servían para crear mal ambiente en el puesto de trabajo.

Para profundizar en el caso, cf: pp. 233-235. del libro "Asistentes de Dirección...: Lealtad, compañerismo, denuncias.





AUTORA: MAITANE HERNÁNDEZ ZENDOIA


Entrevista a una asistente de dirección
¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?.
He realizado algún módulo para tener unas ideas generalizadas en el ámbito del secretariado pero realmente estoy licenciada en derecho.
¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años?
Trabajo en una compañía sólida, con un proyecto de empresa en permanente crecimiento, en un entorno internacional. Llevo trabajando aquí desde hace seis años.
¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Sí.
Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
Cuando me contrataron anuncié a mis superiores la idea de querer formar una familia en cuanto pudiera. En ningún momento me pusieron impedimento alguno, dándome todo tipo de ayudas en cuanto a horarios se refiere.
Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
Normalmente suele ser armónica.
¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?
Por supuesto que sí. La satisfacción laboral y la buena dedicación familiar repercuten positivamente en mi vida y por ello repercute tanto en mi puesto de trabajo como en mi vida cotidiana.
¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?
No, siempre me han facilitado un horario flexible.
.¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares).
Sí, en cuanto les anuncié mi estado de buena esperanza me apoyaron los compañeros y superiores. Teniendo un horario flexible y recibiendo la ayuda maternal.
En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?
El lema de la empresa es la pasión por liderar, resume en pocas palabras nuestra visión del negocio: liderar el futuro del sector, abrir nuevos caminos, y crear valor a través de la fuerza y profesionalidad de los mejores equipos, de las marcas más prestigiosas, de la pasión por el negocio. Es por ellos que siempre miran por el bienestar de los empleados ayudándonos en todo momento.
Si la incompatibilidad estuviera causada, sobre todo, porque usted no sabe cómo conciliar familia-trabajo ¿ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema?
No es mi caso.
¿Piensa que las leyes de su país protegen suficientemente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y management assistance y dedicarse suficientemente a la familia?
Creo que las leyes de mi país no protegen lo suficiente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y dedicarse a la familia aunque no sea mi caso.
Si su respuesta fuera negativa: ¿podría trazar unas líneas de recomendaciones prácticas para crear o modificar esas legislaciones?
Personalmente creo que toda mujer tendría que tener el derecho de ser madre sin que eso implique el despido de su trabajo. Tendrían que modificar las leyes y no permitir que algunos empresarios no contratasen a algunas candidatas por el simple hecho de tener la ilusión de formar una familia.
¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?
Les diría que primeramente se dieran cuenta de que todas las crisis tienen sus momentos y hoy en día está casi en la vida de todos los humanos. Tiempo al tiempo. Nunca hay que tirar la toalla y si en algún trabajo no tienen una filosofía de conciliación trabajo-familia seguramente no merezca la pena entrar en esa empresa. Hay que tener las ideas muy claras y ante todo expresarle a los superiores los deseos y metas que quieres cumplir en un puesto de trabajo.
¿Le importaría describir algún caso de conciliación trabajo-familia ya sea negativo, positivo, o con comienzo difícil y final feliz? Escriba o hable libremente sobre sus ideas y aspiraciones en este tema. Importa más su relato sobre algún aspecto notable de la conciliación que seguir minuciosamente el cuestionario.
Conozco el caso de una joven que tras terminar sus prácticas se colocó en una empresa muy importante tanto en Euskadi como a nivel mundial. Tenía un expediente inmejorable y siempre se quería superar a sí misma. Tras un par de años se quedó embarazada y los problemas empezaron para ella.
Su superior le dijo que estaban pasando momentos muy complicados en la empresa y que su baja les iba a afectar notablemente.
Decidió despedirla diciéndole que tenía que mirar por la empresa y que si no ponía ninguna pega él mismo le iba a conseguir otro tipo de trabajo en alguna otra empresa.
Seguidamente le dijo que si ponía algún impedimento se iba a encargar personalmente de informar a las demás compañías de su mal comportamiento y deslealtad hacia la empresa aunque los dos sabían que eso jamás había ocurrido. La joven mujer no sabía qué hacer y se le vino el mundo encima. Se encontró de la noche a la mañana embarazada y sin trabajo.
Cuando se lo contó a su marido, él no lo dudó ni un segundo y denunció a la empresa. Evidentemente fue la mujer quien ganó el juicio y al jefe no le quedó otra que volverla a admitir en el trabajo tras su maternidad.
A los meses de dar a luz y tener que incorporarse a su puesto de trabajo, la mujer empezó a sentirse desvalorada y humillada ya que siempre le daban los peores trabajos a realizar.
A los pocos meses la mujer tuvo que presentar su dimisión porque la situación en la empresa empeoraba con gran rapidez.
Discusión:
La asistente a la que hemos entrevistado parece estar muy contenta y realizada en la empresa en la que trabaja.
Su profesionalidad resulta evidente ya que los directivos no le ponen ningún impedimento a la hora de querer crear una familia y le ayudan con el horario.
En cuanto a la empresa se refiere, podemos decir que tiene una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores.
Por otro lado, el caso que la entrevistada nos cuenta es una caso claro de una actuación antiética de la empresa. Es triste saber que todavía existen aquellas empresas en las que quedarse embarazada pueda llegar a convertirse en un problema tan grande como para perder el puesto de trabajo. Además, es totalmente injusta la actitud del directivo ya que no contento con echarla le intenta chantajear sólo por el bien de la empresa, sin tener en cuenta a la persona en sí.
La legislación española protege a todas las trabajadoras que pudieran sufrir discriminación por maternidad y es generoso en los permisos compartidos también por el marido.
Es necesario seguir creando en el mundo de la empresa una cultura, que redescubra en la maternidad un valor también positivo para la empresa.
Referencia al libro Asistentes de dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa
En el libro de asistentes de dirección hay un caso parecido al que cuenta la entrevistada. Era una mujer que fue ascendiendo en su empresa hasta llegar a ser una de las asistentes de dirección más valoradas.
Cuando comunicó al jefe su idea de quedarse embarazada, éste no le puso ningún impedimento. A pesar de perder el hijo que esperaba, se quedó embarazada de trillizos a los pocos meses. Fue entonces cuando recibió una carta de su superior en la que anunciaban su despido. La mujer recurrió legalmente y consiguió ser indemnizada con una suma de dinero.
Lo que no sabemos es qué es lo que hizo la mujer después de tener a sus bebés. No cuenta si se incorporó a su trabajo o de lo contrario se marchó.
Para profundizar en el caso, cfr: pp. 239-240.


AUTORA: MAITE DORADO GÓMEZ

MAL AMBIENTE LABORAL
Para obtener un caso real y práctico sobre ética, entrevisté a una asistente de dirección de una empresa situada en cierta ciudad española y este fue su testimonio:
“Yo comencé a trabajar en la empresa en el año 2000 y nunca había tenido ningún problema. Mi trabajo había sido siempre valorado positivamente.
Sin ningún motivo aparente mis compañeros empezaron a dejarme de hablar y de dirigirse a mí y cuando lo hacían era muy despectivamente. Para que os hagáis una idea en la oficina éramos 17 personas de las cuales dejaron de hablarme de la noche a la mañana 13 personas de la oficina cuando antes siempre había habido un trato cordial.
A raíz de este cambio de comportamiento yo empecé a sentirme mal y me costaba mucho ir a trabajar. Empecé a cuestionar mi capacidad laboral y a encerrarme en mi misma cuando estaba en aquella oficina, esta situación me afectó muchísimo, me hizo ser débil, a dudar de mi, perdí la autoestima y por las noches no podía dormir.
Tan mal me encontraba que llegué a consultar con un abogado esta situación y me dijo en su día que era muy difícil demostrar el tema de mobbing. Él me aconsejaba que fuese a trabajar y que desarrollara el trabajo lo mejor posible para no dar a mi superior la opción de quejarse. Y que si la situación era muy mala me cogiera la baja por depresión. Afortunadamente no me hizo falta ya que un amigo psicólogo me ayudo muchísimo así como mi hermano pequeño al que quiero un montón.
Los compañeros de las otras oficinas se daban cuenta y me apoyaban pero el día a día era muy duro en aquella oficina, era muy difícil. Muchos de aquellos compañeros que no me hablaban empezaron a marcharse de la empresa por motivos profesionales lo que evito que yo me fuera de la empresa. Una de aquellas personas que trabajaba conmigo en la oficina fue ascendida y paso a ser mi superior.
El trato con él era meramente profesional y siempre estaba buscando mis errores para poder meterse conmigo. Afortunadamente, la situación que viví anteriormente me hizo más fuerte psicológicamente y aquella situación pude superarla mucho mejor.
Al cabo de los meses me quede embarazada de mi primer hijo no os podéis imaginar lo contenta que me encontraba, la situación con mi jefe (el compañero que había ascendido) fue un poco más complicada. 15 días antes de comenzar a trabajar después de la baja por maternidad me informo que me cambiaban de puesto de trabajo ya que el en su oficina necesitaba a una persona 8 horas.
Esta decisión tomada por parte de mi jefe la consulté con mi abogado y me aconsejo que como era un traslado horizontal, sin movimiento e categoría y el departamento que me ofrecían realmente necesitaba una persona para trabajar con ellos, me aconsejo que me cambiara y probara ya que la relación era mala con mi jefe.
También me informo que si decidía denunciar a la empresa que supiese que legalmente iba a ganar yo puesto que la ley me protege a mí y en consecuencia yo volvería a mi antiguo puesto de trabajo. Pero me lo desaconsejo ya que mi jefe me iba hacer la vida imposible.
Afortunadamente soy una persona psicológicamente fuerte y lo que me ha pasado me ha hecho más fuerte y luchadora, pero entiendo que personas que no sean muy fuertes sufran muchísimo.
Actualmente estoy trabajando en la oficina a la que me cambiaron, estoy muy contenta tanto en el trabajo que desarrollo y con los compañeros, ahora sólo somos 5 y el ambiente de trabajo es muy bueno. El trabajo que realizo es totalmente diferente al que hacía pero a base de mucho esfuerzo y de paciencia de mis nuevos compañeros he ido aprendiendo. Estoy muy contenta y el cambio mereció la pena.
Por cierto, mi jornada actual de trabajo son 7:45 minutos diarios.
Un saludo y espero que ninguno de vosotros/as tenga que pasar por nada de esto.”
COMENTARIO
Se trata de un caso sobre mobbing y el mal ambiente laboral por parte de los compañeros y por el directivo.
En mi opinión esta asistente de dirección demostró una gran fortaleza para afrontar la situación que le presentaba. El apoyo de su familia, el del amigo psicólogo y el abogado le ayudo muchísimo para salir adelante.
Respecto al caso del ascenso del compañero a directivo, no es nada ético buscar los errores del otro para ir pisoteándole a pesar del cargo que ocupara. Creo que en una empresa todos deben cultivar las virtudes y los valores para proyectar actitudes positivas hacia la empresa y hacia el trabajo del día a día.
Finalmente, me parece muy bien la elección que tomo esta persona, irse a otra oficina con nuevos compañeros aunque al principio, cuando el directivo se lo propuso dudo y lo consultó con su abogado.
Gracias a esa decisión ha recuperado las ganas y la ilusión de ir a trabajar y a conocer a sus nuevos compañeros los cuales han actuado de una forma muy buena, ayudándole en todo lo que ha necesitado, ya que el trabajo que ahora desempeña es muy distinto al que realizaba antes.
Para profundizar en el caso: Cf. “Asistentes de Dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa", II parte, capítulo: acoso1.2 Acoso afectivo/mobbing, página 187.






AUTORA: MARÍA ERBURU

Dos entrevistas
¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?
ISSA
¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años?
Desde hace 3 Años en una empresa alimenticia.
¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Sí, por supuesto.
Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
El horario que tengo es bastante flexible y me puedo organizar bien con respecto a la familia, amigos y trabajo.
Esta compatibilidad ¿es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
No, la verdad es que es bastante armónica, si tienes bien estructurados tus planes, te puedes organizar de manera correcta. Alguna vez requiere más esfuerzo pero normalmente me organizo bastante bien.
¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?
Sí, porque mi estado de ánimo aumenta y mi familia se alegra de eso. A la inversa ocurre lo mismo, cuando estoy en un buen momento con la familia se nota en el modo de trabajar, trabajo mejor y más animada.
¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares).
Sí, hay muchos de estos aspectos favorables en la empresa en la que trabajo. Hay muy buena comunicación entre los empleados y los directivos, a la hora de tomar decisiones y dar opiniones y horario es bastante flexible como ya he dicho anteriormente.
En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?
Si la incompatibilidad estuviera causada, sobre todo, porque usted no sabe cómo conciliar familia-trabajo ¿ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema?
No he tenido ningún problema de este tipo. Pero si lo tuviese si que pediría algún tipo de asesoramiento para arreglar el problema.
¿Piensa que las leyes de su país protegen suficientemente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y management assistance y dedicarse suficientemente a la familia?
Actualmente, las leyes no favorecen demasiado a compatibilizar familia y trabajo, pero si las leyes no nos lo facilitan, tendremos que poner todos nuestros esfuerzos en conseguirlo.
Si su respuesta fuera negativa: ¿podría trazar unas líneas de recomendaciones prácticas para crear o modificar esas legislaciones?
Que los horarios fuesen más flexibles para compatibilizar el trabajo y la familia, aumentar la baja maternal, etc.
¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?
Que se comuniquen con su empresa y su familia, y comenten sus diferentes puntos de vista y opiniones y propongan soluciones favorables para ambas partes.
¿Le importaría describir algún caso de conciliación trabajo-familia ya sea negativo, positivo, o con comienzo difícil y final feliz? Escriba o hable libremente sobre sus ideas y aspiraciones en este tema. Importa más su relato sobre algún aspecto notable de la conciliación que seguir minuciosamente el cuestionario.
En una ocasión, un familiar muy cercano a mi requería mucha atención y cuidado, yo era la única persona que me podía encargar de él. Lo comenté en la empresa y me facilitaron el horario para combinar las horas de trabajo y las horas dedicadas a dicho familiar. Me entendieron en todo momento, por lo que me sentí muy aliviada y contenta.
Muchas gracias por su colaboración.
Cf.: capítulo 6 del libro Asistentes de dirección (crecimiento perosnal y excelencia corporativa). El tema de dicho capítulo es la maternidad en la empresa y los diferentes problemas que pueden surgir, como por ejemplo: los despidos injustos, la discriminación, las presiones, etc.
Las páginas que tratan ese tema van desde la 237 a la 244.

CASO “ANA”
Ana es una chica que estudió un grado superior de Administración y Gestión. Hizo las prácticas en una empresa de servicios y quedó tan contenta tanto ella como los directivos que se quedó trabajando allí. Había muy buena comunicación entre los trabajadores, cada uno exponía sus opiniones y sus diferentes puntos de vista. Había muy buen ambiente de trabajo.
Ana tenía una buenísima relación con el jefe, se entendían muy bien y se complementaban a la perfección con respecto a lo laboral e incluso si Ana tenía algún problema personal lo hablaban y trataban de solucionarlo.
Después de tres años trabajando en la empresa Ana se quedó embarazada, el jefe y todos sus compañeros la felicitaron contentos, tuvo una baja maternal de lo más normal. Al cabo de cuatro meses volvió muy motivada y con muchas energías a su puesto de trabajo.
Año después se volvió a quedar embarazada, fue en este momento cuando el jefe no respondió tan bien como en el primer embarazo, ya que a la hora de sustituir a Ana había tenido varios problemas para encontrar un asistente tan cualificado como ella.
El jefe decidió buscar otra asistente de dirección más centrada en su trabajo y sin planes futuros de formar una familia.
En mi opinión, creo que había muy buen ambiente de trabajo entre los trabajadores y directivos, pero les faltaba amoldarse a la fusión entre la conciliación maternal y laboral. Ya que a la hora de tener un hijo se necesita tanto el apoyo de la familia como el de la empresa. La maternidad requiere un horario flexible y compresión por parte de los directivos.





AUTORA: MARÍA GARCÍA

EN UNA AUDITORÍA
X es una mujer que lleva trabajando en una auditora multinacional desde hace 5 años. Empezó en la recepción, hasta que llegó al puesto de secretaria del Socio de la Firma, hace ya 2 años.
Todo estaba estupendamente hasta que se quedó embarazada, estuvo de baja por maternidad y luego se incorporó, lógicamente con reducción de jornada para poder atender al bebé. Antes trabajaba 9 horas al día, y ahora 5 horas. Claro está, que su sueldo se ha visto recortado.
Resulta que tiene dos compañeras: una señora soltera y sin hijos de más de 50 años y una chica muy joven, soltera también. Ahora la están haciendo la vida un poco “imposible”. Ella deja todas sus labores terminadas (las que le dan para realizar durante la mañana) y siempre tiene malas caras, malas contestaciones y no le facilitan para nada sus tareas (incluso ocultándole información). Y X ya está desesperada, porque no sabe qué hacer.
Lo ha comentado con el Socio, y le ha dicho ve perfectamente lo que está pasando pero que él no puede hacer nada, sólo darles “un toque” de atención (que ya lo ha hecho). Pero claro, todo sigue igual. Ella supone que el Socio tampoco quiere ponerse “muy duro” porque entiende que al fin y al cabo aunque X es su secretaria personal, a él le interesa más la permanencia en la Firma de mis compañeras, que a la larga hacen más trabajo que ella.
- Qué se espera de los asistentes de dirección-
- La importancia de las virtudes en el asistente de dirección-
- En equipo se trabaja mejor-
En el punto en el que se comenta que las propias compañeras le ocultan información me lleva a hablar de la solidaridad y el trabajo en equipo.
Alejandro Llano comenta que “…la comprensión y la veracidad aparecen como presupuestos imprescindibles de un diálogo con sentido.” Está demostrado que se obtienen mejores resultados al trabajar en equipo, por tanto si las compañeras ocultan información etc, no sólo está influyendo en X sino que afecta a la empresa en general, que irá perdiendo calidad en sus acciones. Entre las cualidades o virtudes personales que favorecen el trabajo en equipo los expertos han destacado las siguientes: honradez conceptual, confianza en las personas y buen humor. Por tanto, desde mi observación particular, pienso las compañeras de esta mujer no deben de tener ninguna de estas características. También se ve falta de compañerismo y de empatía.
- Maternidad: aportación femenina al trabajo-
Todavía nos encontramos con empresas en las que persiste la mentalidad de ver a la mujer madre como un “problema” por considerarla un obstáculo para la producción o la eficiencia.
La ley no llegaba a descubrir el valor de la maternidad como auténtica riqueza que plenifica a las mujeres y aporta lo mejor al bien común. Sin embargo, ahora comienza a extenderse una cultura más favorable a la protección de la maternidad en el mundo empresarial. Cada vez se comprueba más que la experiencia de la maternidad suscita en la mujer nuevas actitudes muy positivas en el modo de relacionarse y trabajar.
Las empresas más innovadoras basan su sistema laboral en horarios flexibles que valoran más los resultados de las tareas que las horas de presencia en la oficina. En X vemos un claro ejemplo que se pueden hacer compatibles las obligaciones familiares con las que reclama la función de la propia empresa.




 AUTORA:  MARÍA PARDO ECHARRI
Conciliación del trabajo con la familia en el mundo del secretariado, management assistance y P.A.


¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?. Estudié ISSA
¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años? En el sector de la educación privada
¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar? Casi si
Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta? Porque mi empresa me lo ha facilitado, pudiendo flexibilizar mi horario
Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes? Afortunadamente armónica porque cuento con ayuda de familiares
¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar? Ambas
¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia? No, todo lo contrario
.¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares). Si, es genial en ese aspecto
En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación? Jornada amoldada al horario de los colegios, horario flexible, no pone trabas a la hora de salir a médico con los niños, o reuniones de colegios… etc.
Muchas gracias por su colaboración.
Hoy en día el ser madre trabajadora está mejor visto. La mujer se ha integrado más en la empresa y con ella también la familia. Hay empresas que llevan mejor este tema y hay otras que ven que la familia puede ser un gran problema para la empresa y no hablemos de la mujer embarazada. La entrevistada trabaja en una empresa donde le facilitan un horario flexible para poder realizar las dos cosas (trabajo-familia).
Cuando se hubo la igualdad entre hombres y mujeres, me refiero en el ámbito empresarial, se fue un poco al extremo feminista. Las mujeres eran hombres y ahí hubo una degradación de la mujer. La mujer tiene que tener los mismos derechos que el hombre pero son seres diferentes a él.
El hombre también tiene un papel en la familia, y más cuando son hombres viudos o padres solteros (aunque no se dé tanto pero hay), hay unas ventajas para ellos también (por ejemplo: cuando nace un hijo suyo también tiene baja por “paternidad”).
Desde mi punto de vista creo que Ana era una excelente trabajadora, volcada completamente en su trabajo y con ganas de crecer tanto profesionalmente como personalmente. No me parece correcto que la echasen del trabajo porque se quedase embarazada, si todas las empresas funcionasen como esta, no habría madres en el sector laboral y eso es inaceptable. Para profundizar en el caso, cf.: Capítulo 6, pág.  237-245 del libro Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa.




AUTORA: NATALIA SALAZAR


AMBIENTE LABORAL-LIDERAZGO

María Ruiz trabajó durante siete años como asistente de dirección, en una empresa extranjera, dedicada al sector de la alimentación. La empresa tiene oficinas por toda Europa, Estados Unidos y Australia, su sede central estaba localizada en Dublín, Irlanda.
El ambiente de trabajo en la empresa era realmente bueno y los comienzos no fueron difíciles, todo se desarrolló con normalidad. María valoraba mucho que el salario estaba por encima de la media del sector y el horario era muy atractivo.
Las tareas de apoyo que realizaba como asistente de dirección se centraron inicialmente en atender el teléfono, redactar cartas, contestar peticiones de información tanto de España como de Dublín y colaborar con el departamento de Marketing, en cuanto a la búsqueda de información en revistas especializadas del sector.
Todo parecía ir bien, el único y gran problema de María era la falta de liderazgo y ética de su jefe, no era un auténtico jefe, por lo que llegaba a caer en la desesperación. María aterrizó en la empresa con muchas ganar de aprender, desarrollar sus facultades y dar lo mejor de sí misma, solo necesitaba un guía, un tutor, un jefe que compartiese información, delegase responsabilidades y se preocupase en desarrollar humana y profesionalmente a sus colaboradores. Una vez trascurrido el empuje inicial María veía con frustración como pasaban los meses y seguía estancada en las mismas tareas, sin nuevos retos y desafíos.
Lo primero que le llamó la atención, es que su jefe quería estar en todo, quería decidir, estar, hacer…, todo tenía que girar en torno a él, su avaricia profesional era patente, por lo que nunca contaba ni daba oportunidades a sus colaboradores.
Por ejemplo, cuando María llegó a la oficina observó que esta estaba sumida en un auténtico caos organizativo, los muebles de oficina no estaban ordenados, había acumulación de periódicos, carpetas, información por doquier, el almacén era otro tanto de lo mismo. No había, en realidad, un auténtico sistema de archivo, el jefe tenía “su” archivo, poco profesional y difícil de entender, acumulaba información de forma desordenada. Tras la solicitud de María para que le permitiese ordenar la oficina y crear un nuevo archivo, él se negó, finalmente, tras múltiples peticiones, dio su brazo a torcer. Tras 6 meses de duro trabajo María consiguió que la oficina pareciese otra y, además, creó un magnifico archivo, el cambio fue tan grande que los compañeros de otros departamentos se quedaban asombrados al entrar en la oficina y decían “ahora sí que es una oficina de verdad”, María se sintió muy contenta por estos comentarios, aunque no recibió ni una triste felicitación de su jefe.
Debido que la empresa tenía que estar informada de todas las novedades que se producían en el área de alimentación dentro del mercado español se encontraba suscrita a todas las revistas especializadas del sector. Recuerda con tristeza María, que una vez pidió a su jefe comprar nuevas estanterías ya que eran necesarias para ordenar todas las revistas que recibía y había suficiente espacio en la oficina para su ubicación. Este se negó tajante. Su jefe se negaba por definición ante cualquier propuesta de María encaminada a modernizar y mejorar la oficina, no estaban utilizando los recursos de tecnológicos y medios a su alcance, y todo ello a pesar de que el presupuesto no era un problema para la oficina, y ellos ante todo tenía que ofrecer imagen.
Otras de las situaciones en las que María pudo comprobar la poca preocupación de su jefe hacia sus colaboradores fue el convenio de la empresa, en este se incluían muchas ventajas y ayudas para el desarrollo profesional de los empleados, cursos de formación, libros, ayudas al estudio, etc. y para la conciliación de su vida personal y laboral, su jefe nunca les informó de la existencia de estas ventajas, aunque sí lo hizo con todos los deberes y obligaciones que les eran de aplicación, y si María llegaba a enterarse de alguna ventaja y solicitaba su aplicación, su jefe se negaba a aplicarla sin más explicación.
María fue averiguando poco a poco, al dirigirse directamente al departamento de Recursos Humanos, algunas de las ventajas que se incluían en el convenio, aunque su jefe seguía siendo un obstáculo insalvable. De hecho, si María se enteraba de algún curso de formación, e iba hablar con él para pedir su visto bueno, éste actuaba, como si era él y no el convenio, el que estuviera concediéndole ese derecho y actuaba con total arbitrariedad, jamás personal en el desarrollo profesional de María y su futuro.
Otro ejemplo fue cuando María estuvo de mudanza, según el convenio ella tenía derecho a un par de días libres, pero, en su ignorancia, no lo sabía, por supuesto su jefe no le informó; Sin embargo cuando fue él, al cabo de un par de años, el que hizo uso de este derecho días antes de su boda, se dirigió burlonamente a María y, riéndose, le dijo “por cierto, se me olvidó decirte que tenía dos días libres por traslado de domicilio para hacer la mudanza”. María veía que su jefe no se preocupaba para nada de sus colaboradores y ocultaba la información.
En otros casos, cuando ya era imposible negarles los derechos a sus trabajadores era incapaz de dar ejemplo y mantener su palabra ante los acuerdos alcanzados. En este sentido, recuerda María, llegaron a un acuerdo propuesto por él mismo, porque de nadie salió esa idea, para que durante verano se disfrutase de forma rotatoria de jornada intensiva, es decir cada semana un empleado disfrutaba de la jornada intensiva, con la condición de que al que le tocase, llegase una hora antes al trabajo.
 El sistema funcionaba de tal forma que la semana del jefe este disfrutaba de la jornada intensiva, pero que casualidad cuando le tocaba a alguno de sus colaboradores se las ingeniaba para de repente, a última hora, cargarle de trabajo urgente, que al pobre empleado le impedía salir a medio día, con el agravante que había entrado una hora antes a trabajar y que pensando en su jornada intensiva no había llevado almuerzo y se quedaba sin comer.
Este capítulo fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de María, que habló seriamente con él, o se respetaba el acuerdo o seguíamos con la jornada partida de invierno. Así fue, finalmente, y aquí es donde María no lo entiende, él no estaba de acuerdo con la jornada intensiva, entonces por qué lo propuso.
A pesar de tener un trabajo bonito, en una empresa con muchas posibilidades, y llegar con muchas ganas de trabajar, María es un buen ejemplo de cómo un mal jefe sin ética puede arruinar la iniciativa y desarrollo profesional de un excelente colaborador. Por eso muy importante utilizar como criterio, entre otros, la ética a la hora de tomar decisiones profesionales, especialmente las que afectan a personas. 
Este caso está relacionado con el tema: Ambiente laboral y en particular con el apartado 2.5 ambiente laboral malo por parte de la directiva del capítulo 2, del libro “Asistentes de dirección Crecimiento personal/Excelencia corporativa”.




 AUTORA: PATRICIA ROSENDO CASTRO
Entrevista a una asistente de dirección de una empresa de hostelería:

¿A qué continente/s y cultura/s pertenece la empresa con la que usted trabaja?
En Europa y todo tipo de culturas
¿Desde cuándo trabaja en ella?
Alrededor de 20 años
¿Qué impresión le causó el comienzo de su actividad laboral? Describa las diferencias que usted encontraba respecto al estilo de trabajo de su propia cultura y el marco de la cultura o civilización donde usted está o estuvo contratada.
El respeto por la manera de comer de cada huésped o comensal a la hora de elegir sus alimentos, básicamente la comida... ya que en general las habitaciones todas las culturas se acoplan perfectamente.
Aspectos positivos de esa diferencia cultural: ¿que le ha aportado a usted? ¿Le ha enriquecido en algún aspecto de sus valores éticos?
Me aporta tolerancia y respeto de la ideología de cada huésped.
Aspectos negativos: ¿Ha encontrado dificultades para adaptarse a ese estilo distinto? ¿Ha encontrado conflictos con sus valores éticos? ¿Qué tipos de conflictos?: descríbalos, por favor.
No, ninguno.
¿Ha superado sus conflictos éticos? ¿Podría explicar cómo?

¿Ha procurado enriquecer con sus propios valores éticos y laborales a su empresa de cultura o civilización distinta? ¿Podría explicar cómo? ¿Ha conseguido algunos logros? ¿Le importaría exponer cuáles?
No, porque mi empresa se mueve con los mismos valores culturas que yo tengo.
A la vista de lo anterior: ¿Le parece que es deseable la interculturalidad en su trabajo como secretaria /ayudante de dirección? ¿le parece que la interculturalidad en el trabajo como secretaria o asistente supone un enriquecimiento profesional y humano?
Sí, porque me ayuda a comprender mejor a las personas para poder tratarlas con mayor respeto.
¿Le importaría narrar algún caso real, propio o ajeno, que ilustre aspectos positivos o negativos del trabajo como secretaria/ ayudante en la empresa interculturalidad?
En el caso de nuestra empresa, en el sector de hostelería, hemos procurado buscar productos que los clientes de otras culturas puedan consumir según sus creencias, ya sea por su religión o su cultura, al igual que con gente con problemas de intolerancia alimenticia (celíacos).
Para profundizar en el caso, cf: Parte IV, capítulo: "Creciendo en valores por un mundo intercultural" págs: 383 a 488 del libro "Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa"




 AUTORA: PATRICIA MENDÍBIL
 LEALTAD
 Este caso me lo relató un pariente, que trabaja en una empresa de distribución alimentaria. Su puesto no es exactamente el de un asistente de dirección, pero considero que su labor es muy parecida por lo que decidí entrevistarlo a él. Lleva trabajando en esta empresa más de 15 años y a lo largo de su carrera profesional se ha topado con más de un caso de cuestiones éticas.
Este que se decidió a contar trata el tema de la lealtad en el trabajo. Como puede pasar en cualquier lugar, un buen día se estropeo la lámpara más importante de la oficina y tuvieron que llamar a un electricista. Contactaron con uno con el que tenían mucha amistad, el cual acudió en seguida. Les hizo el arreglo adecuadamente y cuando fue a bajar de la escalera a la que estaba subido para arreglar la luz, se cayó.
Fue bastante aparatoso, pues se rompió el hombro y brazo derechos. Sin embargo, el verdadero problema apareció al querer ayudarle, pues no estaba dado de alta en la seguridad social. Al ser conocido y tener una amistad previa con él, no se le exigió toda la documentación antes de contratarlo y a la hora de la verdad empezaron las dificultades. Tuvieron que negociar, pues las dos partes salían perdiendo; la empresa, podría haber sido incluso denunciada. Mi pariente en aquel instante se vio entre la espada y la pared, pues no quería que la empresa sufriera, pero tampoco perder una amistad. Al final llegaron a un acuerdo y las dos partes quedaron contentas.
El caso muestra un dilema entre la lealtad a la empresa y a las amistades.
En mi opinión mi pariente actuó correctamente pues no es una situación fácil y decidió esperar a llegar a un acuerdo antes de tener que decidirse por uno o por otro. En este caso todo salió satisfactoriamente pero si yo me encontrara en la misma situación y tuviera que elegir, valoraría mucho la amistad de esa persona. Tendría que tener un lazo extremadamente fuerte con esa persona para arriesgar mi lealtad y unión a la empresa.




AUTORA ROCÍO SAGÜÉS GABIRONDO
AUDITORA INTERNACIONAL

Para este caso de ética he estado investigando para conseguir direcciones de chicas que trabajan como asistentes de dirección.
Hice una selección de preguntas y se las envié. Me han contestado dos de ellas (como pidió discreción respecto a los nombres he preferido suprimirlos). Estas son sus respuestas:
¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?
Estudié ISSA
Empecé estudiando en ISSA, estuve dos años pero tuve que volver a Pamplona así que continué mis estudios en la Escuela de Negocios Foro Europeo, consiguiendo la diplomatura en SIAD (Secretariado Internacional de Alta Dirección). Completé mi formación con 4 meses de prácticas en Brighton (Inglaterra).
¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted?
En el sector de la Educación privada
Trabajo en una auditoría multinacional con sede en diversos puntos de España, entre ellos Pamplona.
¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Más o menos
La verdad es que no tengo problemas en ese sentido. Acabo de ser madre y he podido conciliar perfectamente la maternidad con mi trabajo. He llegado a un acuerdo con mi jefe y trabajo 5 horas por la mañana, de 8,30am a 1,30pm.
¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?
No, por suerte me dan muchas facilidades y mi horario es flexible
En mi caso no encuentro dificultades para conciliar.
¿A qué continente/s y cultura/s pertenece la empresa con la que usted trabaja?
Europea
Es una firma suiza que tiene sucursales por todo el mundo.
¿Ha procurado enriquecer con sus propios valores éticos y Laborales a su empresa de cultura o civilización distinta?
La verdad es que yo trabajo siguiendo mis valores, que gracias a Dios encajan con los de mi empresa.
¿En qué consisten sus tareas y cometidos?
En realidad de todo, desde atender el teléfono hasta actualizar páginas web, pasando por escritos, archivo, traducciones, gestión de gastos. Llevo dos revistas, y la gestión de dos departamentos...
Llevo la agenda del socio director de la oficina de Pamplona, le paso sus llamadas, archivo la correspondencia, organizo viajes, conference calls, reuniones, typing de informes, organización de eventos.
¿Qué es lo que más le satisface de este trabajo?
Que me gusta. ¡Y me divierte!
Lo que más me gusta es que llevas tú sola muchos temas diferentes, desde redactar un informe hasta preparar un viaje, pasando por atender una llamada en inglés. Es un trabajo en el que cuando no estás, se nota porque al final son muchas tareas diferentes. Reporta mucha satisfacción saber que tu jefe cuenta contigo 100%, que confía en ti.
En resumen, de lo que me he dado cuenta después de leer las entrevistas es que es un trabajo en el que se valora sobre todo el saber estar, la lealtad, los principios y los valores.
Para profundizar en el caso, cf.: todo lo referente a la maternidad en el trabajo, relacionada con el capítulo número 5. 2 "mentalidades cerradas a la maternidad"(páginas 95-97) del libro de "Asistentes de Dirección: crecimiento personal..."


CASO 2: DISCRIMINACIÓN POR MATERNIDAD

Para completar el caso, me gustaría contar una historia que me han contado esta misma semana. Es de una chica que estudió hace diez años en ISSA, está casada y hace unos meses embarazada.
Hizo pruebas para trabajar en una agencia, paso la primera prueba, la segunda, la tercera y se quedó en la última prueba, la entrevista, donde cuatro hombres le preguntaron sobre su futuro, cuántos hijos quería tener al decir que pensaba tener alguno más, le dijeron que no le aceptaban.
Solicitó trabajo en otra empresa, paso las tres primeras pruebas de forma excelente y en la entrevista viendo que estaba embarazada, se excusaron diciendo que pronto tendrían que buscar sustituta y que no les compensaba.
Por último, en el tercer puesto de trabajo le ocurrió exactamente lo mismo: pasó las primeras pruebas y en el momento en el que la vieron (que estaba embarazada) la sustituyeron por otra.
Me parece indignante que en la sociedad de hoy en día, ocurran estos hechos. Creo que se podrían solucionar creando guarderías en las empresas.




AUTORA SANDRA GIL

Mobbing/ envidia frente a colaboración

María González, es una secretaria de 45 años de edad y toda una vida de adquisición de conocimientos. Es una persona trabajadora, con un carácter abierto, agradable y servicial. Llevaba diez años trabajando en la misma empresa. María comenzó con un puesto de secretaria hasta demostrar que era la mejor haciendo su trabajo y sus jefes la nombraron asistente de dirección.
Los jefes de la empresa era un matrimonio que tenía dos hijos; los cuales cuando concluyeron sus estudios entraron a formar parte de la empresa. Lo cual terminaba convirtiendo a la empresa en “una empresa familiar”. Por desgracia, estos entraban en la empresa creyéndose los jefes y pensando que ellos podían mandar.
Rogelia, la hija menor de los jefes que tenía 25 años, era una persona desequilibrada. En su vida había tenido bastantes problemas psicológicos y era una persona con aires de superioridad y menos preciaba a María.
Criticaba su trabajo.
La menospreciaba.
Le gritaba, con el fin de intimidarla y que así se fuera hundiendo.
La interrumpía cuando hablaba.
Se metía en su vida personal y criticaba lo que hacía.
Se burlaba cuando algo no le salía bien o cuando la reñían los jefes.
La amenazaba continuamente con el despido.
Intentaba continuamente desmoralizarla para que dejara su trabajo.
María sufrió todos estos acosos durante ocho largos meses. Tomó miedo a ir a trabajar, el trabajo de su vida había empezado a convertirse en su mayor pesadilla. Su rendimiento disminuía a medida que disminuía la confianza en sí misma.
Esto comenzó a matarla por dentro; casi no comía, ya que Rogelia se metía con su aspecto llamándola gorda, perdía los estribos en casa con facilidad, comenzaba a tener problemas de nervios, sufría ataques de ansiedad, su carácter cambiaba día a día.
Todo esto evidentemente afectaba duramente a su familia, ya que no sabían qué hacer para sacarla de ese agujero negro en el que había entrado. Lo primero que hizo la familia fue animarla a denunciar ese acoso psicológico. María recurrió al abogado de la familia y evidentemente denunció a la hija de sus jefes. Al enterarse estos, despidieron a María inmediatamente.
María estuvo necesitando la ayuda de profesionales y todo el amor de su familia para salir de esa depresión que la comía día a día. Finalmente empezó a encontrar las fuerzas necesarias para luchar por sus derechos en el juicio.
Meses más tardes dio por comenzado la batalla legal. María recurrió a algunos compañeros que tenía en la empresa para que la ayudaran siendo testigos de lo acontecido. Desgraciadamente, más de uno al que María consideraba amigo resultaron ser unos traidores, dando una versión falsa en el juzgado intentando inculpar a María.
Por suerte, María descubrió que esos “compañeros” estaban intentando abrir un nuevo negocio con los jefes de la empresa lo cual les convertía ante la ley en “personas con intereses “por lo que se tomó su testimonio como falso.
La resolución falló a favor de María, la empresa tuvo que indemnizar con una fuerte suma de dinero, asumir los gastos médicos y comprometerse a reincorporarla a su puesto cuando hubiese superado la depresión.
María, obviamente, rechazó ese puesto.
Actualmente María se encuentra en el paro, pero feliz por haber recuperado la confianza en sí misma gracias a su familia y a ella misma.

ANÁLISIS ÉTICO
Estamos ante un caso de mobbing generado por la envidia que tenía Rogelia ante María, sabiendo que ésta era mejor en su trabajo que ella. La acosadora logró terminar con esa confianza que caracterizaba a María y con sus ganas por trabajar en algo que ella adoraba. María ha obrado correctamente; aunque hubiera sido mejor actuar antes de caer en esa fuerte depresión.
La familia ha sido un gran apoyo para ella, ya que la ha animado en todo momento buscando todos los fines posibles para que saliese de ese agujero.
La directiva debería haber intervenido y dejar a un lado los asuntos familiares, ya que dentro de la empresa, todos los empleados deberían trabajar en las mismas condiciones. Además como padres debería haber impedido que los hijos intentasen tomar el papel de jefes amenazando cuando quisiesen a los empleados.
El despido de María fue injusto.
Los compañeros de María, que al final resultaron ser unos traidores, obraron suciamente. Se dejaron llevar por sus propios intereses antes que ayudar a una persona que estaba siendo acosada psicológicamente.
El rechazo por parte de María de volver a la empresa lo veo correcto, ya que los jefes no iban a despedir a su hija y está, después de todo lo ocurrido, odiaría más a María e intentaría de nuevo desmoralizarla.
Desde luego esta clase de acosos psicológicos deberían estar mucho más penados ya que las personas que los generan demuestran ser personas egoístas, malas, envidiosas y con falta de profesionalidad.

REFERENCIAS
Este caso se refiere a los capítulos de mobbing del libro de Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa. Capítulo 7, página 245.



AUTOR: JUAN MANUEL CUENCA

Conciliación del trabajo con la familia en el mundo del secretariado, management assistance y P.A.


¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance? Licenciatura en Administración Empresas

¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años? Empresa Privada Comercializadora y Exportadora de Café. Desde hace 12 anos.

¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar? Si

Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta? Mi horario de trabajo más importante es por la mañana, cuando está abierto en Mercado C de New York, luego por la tarde es más flexible, por lo que cuando mis hijos salían de la escuela, yo ya estaba con ellos en casa.

Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes? Todo trabajo es estresante pero lleno de muchas satisfacciones. Puedo decir que ha sido armónica en mi vida, hay que saber balancear trabajo con vida familiar.

¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar? Si. Definitivamente, en ambas partes.


En el caso de que usted no consiga compatibilizar trabajo y familia ¿podría explicar a qué se debe esta incompatibilidad?

Se debe a que se dedica más a una, y no sabe balancear entre ambas. Tanto el trabajo como la familia son importantísimo, pero hay que saber priorizar.

¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?

A veces.


En caso afirmativo: ¿podría explicar cómo se manifiestan esas trabas por parte de la empresa?

Si hay alguna reunión imprevista, y ya tenía un compromiso con mis hijos y/o esposo.

¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares).

Si

En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?

Hay una buena comunicación con los directores y todo se platica para favorecernos.

Si la incompatibilidad estuviera causada, sobre todo, porque usted no sabe cómo conciliar familia-trabajo ¿ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema?

No

¿La dificultad de conciliar trabajo-familia nació quizá más bien de la falta de comprensión de alguno de sus parientes que no aceptaba, por ejemplo, que usted disfrute de una autonomía profesional, o incluso que no comprendiera que usted tiene derecho a trabajar?

No he tenido esa experiencia

¿Piensa que las leyes de su país protegen suficientemente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y management assistance y dedicarse suficientemente a la familia?

No lo conozco

Si su respuesta fuera negativa: ¿podría trazar unas líneas de recomendaciones prácticas para crear o modificar esas legislaciones?

Si la persona es muy responsable y trabajadora, se puede compensar hablando.

¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?

Que analice con su trabajo, y en su hogar, la situación, se discuta ampliamente con las partes involucradas, y se vea la mejor forma de solucionarlo. Hablando se entiende la gente.

¿Le importaría describir algún caso de conciliación trabajo-familia ya sea negativo, positivo, o con comienzo difícil y final feliz? Escriba o hable libremente sobre sus ideas y aspiraciones en este tema. Importa más su relato sobre algún aspecto notable de la conciliación que seguir minuciosamente el cuestionario.

Mi esposo se fue a trabajar a otro país, y nos visitaba cada tres meses por quince días. Era una situación nueva para nuestra familia. Acorde con mis jefes que al venir él, durante quince días trabajaría solamente por las mañanas, en un horario de 7:30 am – 12:30pm. Al principio no fue fácil adaptarse, tanto de la empresa como a mí, pero si tenía que llevarme trabajo a la casa, lo hacía y cumplía con las obligaciones.

Muchas gracias por su colaboración.
Para profundizar en el caso, Cf.: libro de Asistente de Dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa en el capítulo número 6,: “maternidad.” 




AUTORA: ANDREA BURGUI DOMINGO

MOBBING A MARÍA
Esta es la historia de una amiga de mi tía que tuvo la amabilidad de contármela con todos los detalles que ella recordaba. Para proteger su privacidad vamos a decir que ella se llama María.
María, es la encargada del centro y gestiona casi todos los ámbitos de la empresa: administrativos, personal, formación… Lleva trabajando para esta empresa 4 años , sin embargo, no esta muy contenta con sus jefes, que según ella son los típicos nuevos ricos a los que sólo les interesa sacar beneficios, no les interesan nuevos proyectos, ni inversiones y por su puesto no se preocupan del bienestar de sus empleados.
A pesar de ello, éste no es el mayor problema de María, que asegura que una de las personas que están a su cargo, pongámosle Pepe, le está haciendo su trabajo imposible. Ella cree que se trata de cuestión de celos y envidia, puesto que desde que Pepe consiguió una subida de sueldo y casi se igualó al de María (le supera en 50 euros) la hace quedar mal delante de los jefes, cualquier fallo que tiene lo publica para que todo el mundo se entere, incluso en alguna ocasión ha llegado a mandarle rosas para después ir criticándola, y llamándola de todo.
Pero todo esto fue a peor cuando María por cuestiones de salud, tuvo que tomarse una semana de baja, y él por alguna circunstancia pensó que ella estaba embarazada porque incluso llego a mirar en la agenda de María y justamente vio que tenía cita con el ginecólogo.
Él pensó que con su baja el conseguiría su puesto por lo que a partir de entonces se ha vuelto todavía más insoportable, nadie quiere trabajar con él y le evitan. María tiene fuertes discusiones con él y cada vez que se da la vuelta se da cuenta que él habla mal a sus espaldas.
Sin embargo, ella no quiere abandonar su puesto de trabajo, ya que tiene todo el apoyo del resto de sus compañeros y de su familia que le dicen que no se rinda y que sea fuerte, además poco a poco Pepe tiene menos credibilidad e incluso en un par de ocasiones le ha parado los pies y han defendido a María, lo que le ha dado fuerzas a María, que dice que no piensa abandonar su puesto de trabajo y que superará todas los obstáculos que este individuo le ponga en sus camino.
En mi opinión, se trata de un claro caso de “mobbing”, en el que una persona está siendo acosada por un compañero de trabajo, en este caso la afectada, María, tiene el apoyo del resto de los compañeros, sin embargo, el comportamiento de Pepe hace que no haya un buen ambiente de trabajo y que posiblemente los resultados de su trabajo sean muy por debajo de sus posibilidades. Por lo que yo pienso que lo mejor sería que esta situación fuese puesta en conocimiento de los jefes, no sin antes hablar con Pepe para darle una última oportunidad para que cambie de actitud y avisarle de que si la situación no cambia los jefes serán informados.
Este caso me recuerda al caso de la página 187 que aunque no es totalmente igual ambas sufren “mobbing” y además tiene el apoyo de sus compañeros aunque tomaron decisiones totalmente diferentes, y María decidió ser fuerte y enfrentarse a la situación y Vanesa por su parte, pensó que lo mejor sería alejarse y denunciar.
Cf: "asistentes de Dirección: crecimiento...", capítulo 7 en las páginas 245-249.




AUTORA: ITZIAR PÉREZ MENDIETA

Trabajando como asistente en una prisión


Cuando la secretaria de dirección de la cantina de una prisión grande de una ciudad española se retiró, fue necesario sustituirla.

Tanto el responsable del servicio como el departamento de personal eran de la misma opinión: que debía aprovecharse la oportunidad para introducir algunos cambios.

Se encontró la candidata con la formación apropiada. Fue contratada y asignada a la oficina donde trabajaban seis trabajadoras, que poseían las habilidades necesarias, pero que no tenían la menor idea de los pretendidos cambios.

El inevitable conflicto pronto estalló.
¿Cómo iba la nueva secretaria de dirección a procurar los cambios deseados sin el soporte de sus empleados?.

Nadie había informado a las demás trabajadoras de la nueva planificación. Los nuevos métodos de trabajar les eran totalmente ajenos.

Al empleador no se le había pasado por la cabeza la necesidad de impartir el entrenamiento oportuno.

Las trabajadoras pensaron que todas estas nuevas ideas eran iniciativa personal de Eva, su nueva supervisora.
Esto provocó que se volvieran contra ella.


Comenzaron a chismorrear y neutralizar sus instrucciones. Incluso el hecho de que Eva tuviera un hijo discapacitado se usó en su contra, como si su propio carácter fuera la causa.


Había continuas discusiones acaloradas. Las trabajadoras no atendían las instrucciones de Eva y hacían caso omiso a cualquier asignación de tareas, haciendo habitualmente las cosas más provocadoras de diferencias de opinión.


Mantenían que Eva se sobrepasaba en sus cometidos, lo que no era realmente cierto.


En varias ocasiones, Eva trató de obtener de los responsables de la cárcel, la descripción de sus responsabilidades. 

Sus solicitudes fueron rechazadas.


Las continuas peticiones de Eva fueron interpretadas como insubordinación.


A estas alturas del conflicto, conviene recordar que tales descripciones del puesto son realmente uno de las formas por las que los directivos pueden plasmar su liderazgo a todos los efectos; tanto centralizando la definición de la jerarquía organizacional, como horizontalmente definiendo diferentes áreas de competencia; se trata de un mecanismo indispensable de control, por el cual las diferentes áreas de responsabilidad pueden ser definidas.


En el caso de Eva, lo único que ocurrió fue que la alta dirección se sintió atacada por las continuas solicitudes de Eva, y se autoprotegieron.

Ello legitimó el acoso de las trabajadoras sobre Eva, al interpretar ellas la situación como si la alta dirección estuviera "de su parte".

El acoso prosiguió, degenerando en un proceso de psicoterror, por el cual Eva finalmente perdió totalmente su autoridad.

Las discusiones hirientes se instalaron en la cotidianeidad.

Uno de los directivos, quien accidentalmente las escuchó, reclamó disciplinariamente a Eva para que se presentase a dar explicaciones. Ella remarcó, nada más entrar en la sala de reunión, que se sentía frente a una especie de tribunal. 

No se le dio ninguna oportunidad de explicar la situación; al contrario, fue duramente criticada.

La dirección le ordenó tomar una baja por enfermedad, que el propio médico de la prisión refrendó. Después de permanecer de baja por más de dos años, Eva finalmente perdió su trabajo.

Nunca volvió a encontrar otro trabajo.

Para profundizar en el caso, cf: "Asistentes de dirección: crecimiento personal...", pp. 245-249 




AUTOR: RUBÉN CONTRERAS

EN UNA EMPRESA TEXTIL
¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?.
Administración de Empresas
¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años?
En una empresa privada distribuidora de textil. Desde hace 8 años.
¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Si
Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
Esta meta la he logrado, ya que solo vivo con mi esposo y los 2 tenemos un horario compatible.
Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
En todo trabajo hay que esforzarse para conseguir lo que uno desea, horas largas de trabajo y a la vez ser ama de casa es un trabajo agotador. Pero teniendo un balance en el trabajo y en casa consigo una compatibilidad armónica.
¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?
Si, a las dos preguntas.
En el caso de que usted no consiga compatibilizar trabajo y familia ¿podría explicar a qué se debe esta incompatibilidad?
Se llega a esta incompatibilidad cuando no hay un balance entre trabajo y familia, dedicándose más a una que a la otra. Hay que tener un balance saludable así se encuentra el tiempo para hacer frente a sus deberes y tener el tiempo para su familia.
¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?
Algunas veces.
En caso afirmativo: ¿podría explicar cómo se manifiestan esas trabas por parte de la empresa?
Cuando el trabajo es pesado, es necesario cumplir con los deberes .
¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares). Si
En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?
Hay una buena comunicación con los directores, esto nos ayuda a transmitir alguna necesidad.
¿La dificultad de conciliar trabajo-familia nació quizá más bien de la falta de comprensión de alguno de sus parientes que no aceptaba, por ejemplo, que usted disfrute de una autonomía profesional, o incluso que no comprendiera que usted tiene derecho a trabajar?
No he vivido esta experiencia
¿Piensa que las leyes de su país protegen suficientemente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y management assistance y dedicarse suficientemente a la familia?
No conozco ese tipo de ley.
¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?
Que busque el déficit que impide dicha conciliación, que analice y luego busque el modo de arreglarlo.
¿Le importaría describir algún caso de conciliación trabajo-familia ya sea negativo, positivo, o con comienzo difícil y final feliz? Escriba o hable libremente sobre sus ideas y aspiraciones en este tema. Importa más su relato sobre algún aspecto notable de la conciliación que seguir minuciosamente el cuestionario.
Hace dos años tuve a mi hija, la empresa se portó demasiado bien conmigo , estuvieron atentos en todo el transcurso del embarazo y me dieron el tiempo necesario hasta que estuviera en optimas condiciones para trabajar.
Para profundizar en el caso, cf.:
Asistentes de Dirección: crecimiento personal/excelencia corporativa en el capítulo: 6 “maternidad”.



AUTOR: NEREA MARTIARTU

CONCILIACIÓN DEL TRABAJO CON LA FAMILIA EN EL MUNDO DEL SECRETARIADO, MANAGEMENT ASSISTANCE.

Nekane tiene 38 años, es Licenciada en Admnistración y Dirección de Empresas y cuenta con 12 años de experiencia laboral.


Tras realizar unas pruebas de acceso en una empresa dedicada a la fabricación de mobiliario de oficina, obtuvo un contrato fijo y lleva ya 8 años al mando de la contabilidad de la empresa.


Trabaja ocho horas diarias, de 7:00 a 15:00, y cuando se le pregunta por la familia nos dice que gracias al horario que tiene, puede conciliar su trabajo con su vida familiar sin ningún problema. Tiene 2 niños de 5 y 9 años, está felizmente casada y afirma que la compatibilidad entre trabajo, familia y hogar no requiere gran esfuerzo; todo depende de que uno mismo sepa organizar correctamente su tiempo. Aunque en épocas de mucho trabajo admite que tiene algunas dificultades porque tiene que meter más horas y tiene menos tiempo libre.

Nekane está orgullosa del trabajo que desempeña en su empresa y esa satisfacción personal repercute muy positivamente en su familia, ya que le hace sentir bien y eso se lo transmite al resto de personal que tiene a su alrededor. Su dedicación familiar, también repercute en su trabajo, porque para ella el apoyo recibido por su familia ha sido imprescindible en los momentos más difíciles.

Después de contestar el cuestionario, Nekane trata de describir un caso que le ocurrió poco tiempo después de dar a luz a su primer hijo. Por entonces, trabajaba en otra empresa y llevaba dos años en ella cuando se quedó embarazada. Cuenta que no tuvo ninguna pega a la hora de tomar sus derechos. Obtuvo la baja por maternidad y la empresa seguía pagándole su sueldo habitual.


El problema surgió cuando su bebé fue creciendo. Su marido y ella empezaron a tener problemas para conciliar los horarios laborales con los de la guardería y aunque en ocasiones algún familiar les ayudaba con el problema, su situación no era fácil y decidió dejar la empresa. Cinco meses más tarde, consiguió su actual trabajo, en el que dice no haber tenido ningún problema similar.

DISCUSIÓN:

El caso de Nekane es muy claro. Cuando nació su primer hijo, empezó a tener problemas con la compatibilidad en los horarios y eso empezó a tener efectos en su trabajo (a veces tenía que pedirle a su jefe que le dejara salir un poco antes).


Para ella la crianza de su hijo estaba por encima de su trabajo y por ello decidió que no podía seguir en esa situación. Creo que su decisión en el momento fue la adecuada, ya que de haber seguido en la empresa, a largo plazo, acabaría teniendo problemas con su jefe.


De todos modos, Nekane no sufrió ningún tipo de discriminación ni despido por parte de la empresa y hay que decir, que en ese sentido, su jefe ha sido bastante comprensivo.

Para profundizar el caso, cfr: pp. 243-244. del libro Asistentes de Dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa. 



AUTORA: ALBA MARTÍNEZ DE IRUJO 

CONCILIACIÓN


1. ¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted?

La primera persona a la que entrevisté trabaja en una empresa del sector secundario.



2. ¿Desde hace cuántos años?

Esta persona lleva trabajando en la empresa 15 años



3. ¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?

Si, aunque en algunos momentos es muy complicado ya que tengo tres hijos en edades comprendidas entre los dos a los seis años.



4. ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?

Al principio fue muy difícil. Ya que en casa mi marido y yo trabajamos. Cuando nació mi primer hijo Miguel, cogí la baja de maternidad durante seis meses ya que quería disfrutar de la experiencia de la maternidad el mayor tiempo posible. A los dos años nació mi segunda hija Elena. Después de que pasase el plazo de la baja de maternidad he estado trabajando a media jornada hasta que mi tercer hijo cumplió el año de edad. Ahora se me hace muy duro el volver a la rutina de la jornada completa pensando en cómo estarán y si me necesitarán para algo.



5. ¿Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?

Gracias a la ayuda de muchas personas ha sido una compatibilidad armónica aunque reconozco que también todos hemos tenido que hacer muchos esfuerzos para poder llevar a cabo este proyecto.



6. ¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?

Todo repercute en nuestra vida. Aunque sinceramente considero que la vida familiar repercute, ya que desde en el momento en el que me casé teníamos un proyecto por el que luchar. Sacar adelante la nueva familia que habíamos formado mi marido y yo.



7. ¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?

Sinceramente no me puedo quejar ya que gracias la empresa en la que formo parte me ha dado muchas ayudas para poder organizar y dedicar tiempo a mi familia.



8. ¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares).

Como has podido observar mi empresa me proporciona toda clase de ayudas para poder favorecer la vida familiar con la profesional.



9. En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?

Pertenezco a una empresa familiar de veinte tres empleados. Nos conocemos todos y nos ayudamos en todo lo que esta en nuestras manos.



10. ¿La dificultad de conciliar trabajo-familia nació quizá más bien de la falta de comprensión de alguno de sus parientes que no aceptaba, por ejemplo, que usted disfrute de una autonomía profesional, o incluso que no comprendiera que usted tiene derecho a trabajar?

Como bien he dicho antes, la conciliación de trabajo y familiar tiene muchos problemas, pero, gracias a gran parte de nuestros familiares y de mi empresa este ha sido un camino bastante fácil para los dos.



11. ¿Piensa que las leyes de su país protegen suficientemente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y management assistance y dedicarse suficientemente a la familia?

Creo que sí.



12. ¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?

Lo más importante de todo que tengan en cuenta qué es lo más importante para ellas o ellos, si su trabajo o la vida familiar y si realmente les merece la pena el perderse los momentos más importantes de la vida familiar por un trabajo; en el caso de que no puedan conciliar la vida laboral con la familiar.




13. ¿Le importaría describir algún caso de conciliación trabajo-familia ya sea negativo, positivo, o con comienzo difícil y final feliz? Escriba o hable libremente sobre sus ideas y aspiraciones en este tema. Importa más su relato sobre algún aspecto notable de la conciliación que seguir minuciosamente el cuestionario


Esta chica lleva trabajando dieciocho años como asistente de dirección y quince con su jefe.



El caso no me pertenece a mí sino a mi jefe. Siempre he estado con él ya que durante los tres primeros años de mi trabajo mi jefe trabajó en una gran multinacional con gran prestigio. Pero este trabajo le absorbía mucho tiempo, pues pasaba mucho tiempo fuera de casa, sin ver a su familia y llevando un ritmo de vida frenético. Al principio también me afectaba a mí pero era una época de mi vida en la que no tenía ningún tipo de compromiso y podía acudir perfectamente a todo.


El caso fue que al final mi jefe cambió de trabajo, yéndose a una compañía mucha más pequeña en la que no tenía tantas responsabilidades y su salario era menor pero tenía más tiempo para estar con su familia.


El caso era que yo tenía la posibilidad de irme con él o quedarme en la gran empresa multinacional. Finalmente opté por irme con el ya que nuestra relación era excelente y sabía que en algún momento de mí vida iba a tener la necesidad de tener un horario mucho más flexible para intercambiar mi vida laboral con mi vida familiar. 

Para profundizar en el caso, cf.: 5, La lealtad (página 231), ya que la asistente de dirección decidió dejar el puesto de trabajo e irse con su jefe, con quien tenía una buena relación a comenzar una nueva empresa.




AUTORA: CARLA SACASAS

DISCRIMINACIÓN FEMENINA


Ambos son técnicos del área de empleo y desarrollo de la Agencia de Empleo de un ayuntamiento de cierta capital española, realizan las mismas funciones y dependen del mismo jefe de área. Tienen a su cargo los mismos empleados: directores de las categorías de técnico grupo 3, monitores y un peón alumno.

Pero a la hora de cobrar la mujer computaba hasta ahora como técnico de grupo 4, por el que percibió en 2007 un sueldo de 23.573 euros anuales, mientras que el hombre era un técnico de grupo 2, con 32.719 euros anuales. Es decir, que la empleada, A. I. E. L., por el hecho de ser mujer, cobró en 2007 8.504 euros menos que su colega varón.

Y ahora el Tribunal Superior de Justicia, viene a darle la razón a la mujer, que denunció a la agencia municipal de empleo por discriminación de sexo .Se considera que la empleada aportó "indicios sólidos" de que se realizaron las mismas funciones durante bastante tiempo, que los dos trabajadores tenían las mismas responsabilidades, pero que se les había asignado distinta categoría y, también, que tenían diferente retribución. Por ello, considera que se ha vulnerado el derecho fundamental a no ser discriminada en razón de sexo, que recogen los artículos 14 de la Constitución española y el 17 del Estatuto del Trabajador.

D.X., gerente de la Agencia de Empleo, afirmó que acatará y cumplirá la sentencia. Según él, la agencia no tenía la pretensión de discriminar a ningún empleado y recalcó que ya desde el pasado abril la empresa pública ha realizado una reclasificación laboral para reconocer a esta trabajadora una categoría superior.


Creo que este caso no es sino otro ejemplo más de la discriminación de género y de la sociedad arcaica y retrógrada en la que vivimos. A día de hoy lo que aprecia ser un problema resuelto sigue siendo la realidad de muchas mujeres que son menospreciadas en el ámbito laboral.

Este caso se podría relacionar con el capítulo 6 de Maternidad del libro Asistentes de Dirección en el punto 6.4 que habla de la discriminación que trata el caso de una mujer que después de siete años de experiencia profesional y un puesto de trabajo soñado, al comunicarle a su jefe la llegada de un bebe fue despedida ya que según él no se podía permitir cambiar de asistente de dirección durante unos meses. 




 AUTORA: NAGORE SANTIAGO


Injusticia y Explotación…
Hacía poco que Irene había terminado de hacer las prácticas y le llamaron de una empresa para que trabajara de secretaria.
Las primeras dos semanas Irene estuvo un poco perdida y no había conseguido entablar conversación ninguna con sus compañeros.
Una mañana Juan, uno de sus compañeros, fue donde ella a pedirle un favor. Juan se iba de vacaciones al día siguiente pero antes tenía que terminar un par de trabajos (según él) y le pidió a Irene a ver si podía hacerlo por él. Irene lo vio como su oportunidad para ir conociendo a la gente del trabajo y aceptó.
Al día siguiente fue al despacho de Juan y se encontró con tres pilas enormes de papeles sobre la mesa y una notita de Juan en la que le decía que esos eran los trabajos que le tenía que hacer.
Irene estaba indignada porque este chico se había aprovechado de su situación para endosarle todo su trabajo. Aún así le hizo los trabajos quedándose varias noches en la oficina ya que había dado su palabra.
Juan volvió de las vacaciones y le agradeció. Las siguientes semanas estuvo muy atento con Irene y esta pensó que por lo menos tenía un apoyo en el trabajo. Pero al poco tiempo Juan volvió a pedirle que le hiciera un trabajo y a medida que pasaba el tiempo intentaba aprovecharse cada vez más de Irene hasta el punto de que Juan ni aparecía por el trabajo porque todo lo que tenía que hacer se lo pasaba a Irene.
Esta se hartó y fue a hablar con el jefe a exponerle su situación con Juan. Pero resultó que el jefe era el tío de Juan y la que terminó en la calle fue Irene.
Por suerte al mes empezó a trabajar como asistente de dirección en una empresa de transportes en la que se siente integrada y está muy a gusto.
Discusión:
Era el primer trabajo de Irene y al sentirse aislada es comprensible que aceptara ayudar al único compañero que había mostrado interés en hablar con ella hasta el momento. Yo creo que debería de haberlo hablado antes con alguien que pudiera haberle ayudado (familia, amigos, abogado…) y no haber esperado a que la situación se volviera insostenible.
Juan al ser el sobrino del jefe se sentía protegido y sabía que no le iban a despedir y al ver que Irene aceptaba hacerle sus tareas aprovechó el máximo posible. Su único propósito era librarse del trabajo y tener tiempo para él. Se comportó como un egoísta y fue muy mal compañero ya que debería de haber ofrecido su ayuda a Irene, al ser nueva en la empresa, y no intentar aprovecharse de su situación.
El jefe de la empresa me parece un hombre sin moral ninguna que cometió una injusticia enorme al despedir a Irene. Se entiende que defienda a su sobrino, pero debería de ser dentro de unos límites. Si ve que su sobrino no está actuando bien debería de ir a hablarlo con él y no permitirle actuar mal dentro de su empresa.
Este caso está relacionado con el capítulo 4 (213-230) del libro que hacer referencia a la justicia




 AUTORA: RAQUEL MORENO ACOSTA

FIDELIDAD MOBBING
Marta tiene ahora 50 años. Cuando comenzó a trabajar en la fábrica en la que ha trabajado la mitad de su vida tenía tan sólo quince. Ella aprendió desde los puestos más inferiores el funcionamiento y la organización de ésta. Trabajaba por el día y por las noches se sacaba el título de Auxiliar de Administrativo. Tras varios años de contrato; y tras aprender puestos de lo más variado (almacén, selección…) surgió un puesto vacante en la oficina. Fue ahí cuando Marta empezó a ejercer el trabajo de secretaria.
A lo largo de los años, tras su experiencia en la fábrica, su interés, sus ganas de aprender y su buena relación con los integrantes de la empresa llegó a ser Directora de Compras al por mayor y al por menor de la empresa. Su relación con su jefe era excelente, hasta que por motivos familiares éste decide vender la empresa. Marta cambió de superiores adaptándose sin ningún problema.
El problema se situó en que la venta de la fábrica se hizo de mala manera, ya que los propietarios eran tres y sólo contaron con dos para la venta. Marta se vio envuelta en un juicio en el que si decía la verdad, ponía en evidencia a su jefe; pero decidió hacer lo correcto. Más adelante tras no haber consistencia en esa venta, su jefe de siempre tuvo que volver a la empresa, y comenzó a hacerle la vida imposible a base de desprecios, no contar con ella, no dirigirle la palabra.
Marta decidió entonces que no podía seguir así y con el currículum tan cualificado que tenía y con tantos años de experiencia empezó a trabajar en otra empresa en la que actualmente se encuentra a gusto.
Planteamiento ético:
En este caso podemos ver el valor de la fidelidad en un asistente de dirección que, en algunos casos se ve superado por la moral. Marta decide decir la verdad, aunque para ello perjudique a su jefe. Los acosos que sufre al tomar tal decisión son algo que no se puede consentir y que, en mi opinión debería haber denunciado desde un principio. Valoro la capacidad de obrar de Marta en este caso tras tantos años de experiencia.
Este caso está relacionado con el tema del mobbing (capítulo 7, pag 245.)





 AUTORA: REYES ARECES
Mujer acosada por chismes en su trabajo

Trabajo desde hace dos años en un despacho de contadores, todavía no termino mi carrera y este empleo me ayuda a pagar mis gastos, también me gusta porque el horario es muy flexible y me dan permiso de faltar cuando tengo que hacer alguna tarea.
Me gusta mucho estar aquí porque estoy aprendiendo cosas relacionadas con mi carrera que creo que me van a servir mucho cuando me gradúe. Lo único malo es que hay una compañera que me tira muy malas vibras.

Ella es mayor que yo y lleva más años en el despacho, además de que es la secretaria del jefe, así que es, digamos “intocable”. Desde que entré yo sentía que me miraba feo, tal vez porque soy más joven y pensó que le iba a querer quitar el puesto.

Yo soy guapa y me agrada arreglarme bien para ir a trabajar, no es que ande coqueteando con mis compañeros ni con los licenciados, porque yo tengo mi novio, al que quiero mucho, pero aún así ellos me buscan mucho en la oficina, me llevan café, a veces me dan aventón a mi casa cuando salimos tarde, nos vamos a comer, etcétera.

Nunca ha pasado nada con ninguno de ellos y tampoco ninguno me ha hecho propuestas ni se ha querido propasar, la verdad es que todos son muy decentes, pero me he enterado de que esta señora anda diciendo que ando con no sé quién y que me voy a no sé dónde con varios de ellos.
Lo peor es que también anda inventando que quiero “atrapar” al jefe para asegurarme el puesto.

Yo me entero de todo lo que dice por un compañero que siempre desayuna con ella y otros de la oficina, y es algo que me mortifica mucho.

En la posada de diciembre fui con mi novio a la fiesta y él notó las miradas raras que los demás nos lanzaban, como burlándose.

Me pregunta si todo está bien en el trabajo y yo le digo que sí, porque no lo quiero molestar con lo de los rumores y tengo miedo de que luego él también empiece a pensar que algo así es cierto.

Hasta he pensado en dejar el despacho, pero el jefe ya me dijo que en cuanto termine la escuela hay muchas posibilidades de que me den un empleo fijo, no quisiera desaprovechar esa oportunidad por los estúpidos chismes, pero no sé cuánto más podré aguantar estar en ese ambiente.

Por lo visto, esa señora no se atreve a hacer los comentarios delante del jefe, porque si no, no creo que me haya ofrecido seguir trabajando, pero si acepto, entonces todos van a pensar que sí ando con él o que tuve que hacer “algo”.


COMENTARIO:

Me parecería muy injusto que esta chica tuviera que renunciar a su trabajo por culpa de los chismes.

Para llevar esto a cabo la chica tiene que seguir adelante y ser muy fuerte. Tiene que construirse un caparazón para que esos comentarios no le hagan daño ni afecten a su desempeño.

Sería bueno que la chica se limitase a cumplir solo sus obligaciones en la mejor manera que pueda, para así de esta forma intentar dar menos motivos.
Esto es para intentar controlar las mentes maliciosas y no porque su comportamiento sea erróneo.
Ella no ha dado lugar con su comportamiento a que piensen que tiene otro tipo de relación con sus compañeros.
Por ejemplo, debería limitarse el trato con sus compañeros a lo laboral. Con prudencia podrá seguir adelante, pero debe aprender a esquivar las malas actitudes de esta persona y, sobre todo, nunca darse por vencida. Para profundizar en el caso: cf.: páginas: 337-343 capítulo 3 del libro "Asistentes de dirección" 



AUTORA: IRATXE GARCÍA
Mobbing


Este caso está basado en la historia de una asistente de dirección, estudiante de ISSA, que sufrió mobbing en el trabajo.

Esta chica después de trabajar en diferentes empresas, le contrataron en una importante empresa de transportes.

Los primeros días ella se sintió muy a gusto y le gustaba su trabajo hasta que llego un día que comenzaron los problemas.

Esta chica un día observó que uno de sus compañeros cometía una serie de irregularidades. Ella intentó hablar con el sin ningún tipo de resultado.

Al final optó por hablarlo con sus jefes para buscar soluciones posibles. La dirección optó por despedir al chico y depositó toda su confianza en la joven.

A raíz de esto todos sus compañeros se pusieron en contra de la chica haciéndole vacíos y en algunas ocasiones hasta le llegaban a insultar.

Ella no podía más y empezó a sufrir una fuerte depresión. Cada vez que llegaba a casa se metía en la cama y no paraba de llorar, su marido no sabía que hacer.

Con el paso del tiempo su rendimiento laboral disminuía a pasos agigantaos y los jefes comenzaron a darse cuenta.

La situación con sus compañeros no mejoraba y ya no iba a gusto a trabajar, cada día era un infierno para ella así que al final decidió dejar el trabajo e intentar buscar otro.

Finalmente con ayuda de sus familiares pudo superar esa situación y actualmente trabaja en otra empresa en la cual se siente satisfecha.
Para profundizar el caso, cf. Asistentes de Dirección: crecimiento personal..." Cap. 7 (pp. 245-251) Mobbing. 




AUTORA: ELI OLAIZOLA AIZPURUA
CUESTIONARIO CONCILIACIÓN

MÁS CONCILIACIÓN

1. ¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?
Hice bachillerato por la rama administrativa y continué con la carrera de turismo en San Sebastián.
2. ¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años?
Trabajo en una empresa de transportes y llevo trabajando en ella desde hace unos 30 años.
3. ¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Después de tanto tiempo y trabajando a jornada completa, tengo que reconocer que es una tarea difícil pero mi filosofía, en el caso de la vida familiar, ha sido que lo poco fuera muy bueno.
4. Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
- Organizar los tiempos bien para cada cosa.
- Ser disciplinado y pensar en las necesidades de los tuyos sin abandonar los compromisos remunerados.
- Obtener la ayuda necesaria de otros miembros de la familia.
- Buscar la satisfacción de las labores en cualquiera de los ámbitos.
5. ¿Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
El trabajo bien hecho nunca está exento de estrés y esfuerzo, sobre todo cuando la tarea es continua.
6. ¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?
Sí, en mi caso, el trabajo y la familia están estrechamente vinculados.
7. En el caso de que usted no consiga compatibilizar trabajo y familia ¿podría explicar a qué se debe esta incompatibilidad?
8. ¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?
La dificultad no surge por parte de la empresa, sino por la actividad propia, ya que estamos en el sector servicios y la demanda no depende de nosotros.
9. En caso afirmativo: ¿podría explicar cómo se manifiestan esas trabas por parte de la empresa?
10. ¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares).
La empresa no dispone de tal filosofía pero el tratamiento de las situaciones y necesidades especiales se gestiona con actitud muy positiva y facilitadora.
11. En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?
12. Si la incompatibilidad estuviera causada, sobre todo, porque usted no sabe cómo conciliar familia-trabajo ¿ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema?
13. En caso afirmativo: ¿qué tipo de recomendaciones concretas recibió?
14. ¿Le resultaron útiles los consejos? ¿Intentó ponerlos en práctica?
15. En caso contrario: ¿Por qué no siguió aquellos consejos? Por ejemplo: “me parecían muy teóricos” o: “los consideraba irrealizables porque soy muy distinta/ o a quien me los proporcionaba”.
16. ¿La dificultad de conciliar trabajo-familia nació quizá más bien de la falta de comprensión de alguno de sus parientes que no aceptaba, por ejemplo, que usted disfrute de una autonomía profesional, o incluso que no comprendiera que usted tiene derecho a trabajar?
17. ¿Piensa que las leyes de su país protegen suficientemente las posibilidades de trabajar profesionalmente en el ámbito del secretariado y management assistance y dedicarse suficientemente a la familia?
Yo realmente pienso que este asunto no está regulado por la ley.
18. Si su respuesta fuera negativa: ¿podría trazar unas líneas de recomendaciones prácticas para crear o modificar esas legislaciones?
- Las reuniones no deberían ser los fines de semana o fuera de los horarios de trabajo.
- Planificar el trabajo empresarial con la debida anticipación para respetar los tiempos de todos los afectados (director/a, asistenta, personal auxiliar,…)
- Diseñar servicios adicionales. Por ejemplo: Si en una reunión, una mayoría son padres o madres, debería considerarse ofrecer un servicio de guardería para ese periodo de tiempo.
19. ¿Qué recomendaciones aportaría usted a personas que estén pasando un momento de crisis en la conciliación trabajo-familia?
- Que anulen de su código la ley del mínimo esfuerzo.
- Que subrayen cada día lo positivo de las dos situaciones.
- Un buen consejo para compatibilizar los dos es que piense que la labor desarrollada siempre será una labor ejemplarizante.
- Que busque las fuerzas en sí mismo.
20. ¿Le importaría describir algún caso de conciliación trabajo-familia ya sea negativo, positivo, o con comienzo difícil y final feliz? Escriba o hable libremente sobre sus ideas y aspiraciones en este tema. Importa más su relato sobre algún aspecto notable de la conciliación que seguir minuciosamente el cuestionario.
Pues la verdad es que mi madre ya tiene 90 años y necesita la ayuda de sus hijos, por lo que tengo que compaginar el trabajo con mi madre y el trabajo en la empresa sin tener mucho tiempo para estar con mis dos hijas.
Muchas gracias por su colaboración. 
Para profundizar en el caso, cf.: "Asistentes de dirección: crecimiento personal/ excelencia corporativa", I Parte Cap. 5 y II Parte, Cap: 6. Cf. tb. III Parte, Cap. 2, 2.1.






AUTORA: PALOMA BRAUN

LA CONCILIACIÓN ES POSIBLE
1. ¿Cuáles han sido sus estudios y preparación en el ámbito del secretariado o del management assistance?.
Estudié Secretariado de Dirección en ISSA, posteriormente he realizado cursos de actualización, en temas de contabilidad, idiomas, RRHH.
Debido a mis puestos de trabajo también he realizado cursos de autocad, modelización de mapas topográficos (programas especiales para modelar parques eólicos), presto, proyect.
Tengo un Master en Prevención de Riesgos laborales, las tres especialidades (Técnico en Prevención de Riesgos)
2. ¿En qué tipo de empresa u organización trabaja actualmente usted? ¿Desde hace cuántos años?
Actualmente trabajo en una empresa constructora desde hace 2 años y medio.
3. ¿Puede usted conciliar su trabajo con su vida familiar?
Si, sin ningún problema
4. Si la respuesta anterior es afirmativa: ¿Le importaría explicar el modo de compatibilizar todo detallando, si es posible cómo ha logrado usted esta meta?
Bueno lo más importante es que la empresa te ayude, si la empresa te ayuda luego es cuestión de organizarte. El logro se lo debo en parte a mi familia que también es parte importante, sin su colaboración no lo habría conseguido.
5. Esta compatibilidad es armónica en su vida o ha de conseguirla con esfuerzos difíciles o estresantes?
Si es totalmente armónica y no me supone ningún estrés.
6. ¿Le parece que su satisfacción profesional repercute positivamente en su ámbito familiar? ¿Su dedicación familiar, piensa usted que también repercute positivamente en su modo de trabajar?
Si por supuesto cuanto mayor es la satisfacción personal, la repercusión en la vida familiar es totalmente positiva y viceversa.
7. En el caso de que usted no consiga compatibilizar trabajo y familia ¿podría explicar a qué se debe esta incompatibilidad?
8. ¿Encuentra usted dificultades por parte de su empresa u organización para dedicar tiempo a su hogar y familia?
No, no tengo ninguna dificultad
9. En caso afirmativo: ¿podría explicar cómo se manifiestan esas trabas por parte de la empresa?
10. .¿Dispone su empresa de una filosofía o ideario favorable a la vida familiar de sus empleados o colaboradores? (Por ejemplo: valoración y ayuda a la maternidad/ paternidad; horarios flexibles; buena comunicación con los directivos. Apoyo efectivo por parte de los responsables de RRHH. Factores concretos que permiten -sin consecuencias negativas- ausentarse del trabajo cuando se necesita atender necesidades familiares).
Si
11. En caso afirmativo: ¿Cómo está plasmada esta política favorecedora de la conciliación?
La empresa tiene un plan de calidad y política de empresa y dentro de ese plan se encuentra plasmada la política de conciliación.
12. Si la incompatibilidad estuviera causada, sobre todo, porque usted no sabe cómo conciliar familia-trabajo ¿ha buscado alguna vez asesoramiento para resolver este dilema?
No. 
Para profundizar en el caso: cf.: "Asistentes de dirección: crecimiento personal..." punto 5.6 en la página 100, Maternidad, horarios flexibles.




AUTORA: CARLA SACASAS


DISCRIMINACIÓN POR MATERNIDAD

El caso es que una chica trabaja de secretaria en una empresa digamos que bastante importante de Alemania y la que era hasta ahora directora de comercio exterior, al comunicarle a su jefe que estaba embarazada la despidieron sin ningún miramiento.

La excusa, que su puesto era de viajar mucho y que ahora no se podían permitir el contratar a otra persona para que hiciera ese trabajo pero que tampoco podían de dejar de visitar clientes y hacer nuevos clientes en estos tiempos de crisis que corren. Por lo que le pagaron su parte por despido improcedente y ascendieron a un comercial de sexo masculino al puesto que ANNA cubría.

Es muy injusto que por querer formar una familia tengas que renunciar a otra parte importante de tu vida como es una carrera profesional.

A día de hoy lo que aprecia ser un problema resuelto sigue siendo la realidad de muchas mujeres que son menospreciadas en el ámbito laboral.

Este caso se podría relacionar con el capítulo 6 de Maternidad del libro "Asistentes de Dirección..." en el punto 6.4 que habla de la discriminación que trata el caso de una mujer que después de siete años de experiencia profesional y un puesto de trabajo soñado, al comunicarle a su jefe la llegada de un bebé fue despedida ya que según él no se podía permitir cambiar de asistente de dirección durante unos meses.

Para profundizar en el caso, cf.: capitulo número 5. 2 "mentalidades cerradas a la maternidad" (páginas 95-97) del libro de “Asistente de Dirección...”